... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Mis Amigos de Siempre

31 de Diciembre de 2007. 15:33h aproximadamente. En un restaurante de mi pueblo. En plena Bahía de Cádiz.

- ¿Qué te "paza", "pisha"? - me pregunta R. en un momento en que estamos todos sentados en torno a una mesa -. Estás "mu callao".
- Que tengo un trancazo que no me aclaro, tío.
- "Ojú" cómo "ta" tú. "Enga" yaaa, tómate algo -. Me recomienda entre la algarabía de la mesa.

Que me tome algo, dice... Y yo con más de cinco cervezas sin alcohol y unas pastillas en el cuerpo, por culpa de este maldito resfriado que me ha querido acompañar en la última (casi única) cita anual con todos mis amigos de siempre.

Todos los años, ese día, quedamos muy temprano a desayunar y a recordar viejos tiempos entre risas porque nos vemos menos de cinco veces al año. Y quizás sean menos las que nos llamamos por teléfono.

- Estás "atontao", "pisha".


R., M., P., G. y los demás viven en el pueblo, y yo les envidio porque tienen cerca a su familia, tan cerca que están a 200 metros, mal contados, de un abrazo y muchos besos bien dados; sin necesidad de tener que soñarlo. Y por las tardes se pueden distraer paseando por la calle, comiéndose unas pipas y viendo pasar los mismos rostros de siempre, algunos nuevos quizás... pero pocos, porque en el pueblo son cada vez más los que marchan y menos los que pueden quedarse.

foto de aqui

- Come más ¿no?. Estás "desganao". Menudo trancazo "tas pillao pa" acabar el año, "cojone".

Y el escenario de fondo son unos astilleros castigados por la lacra del paro y el desconcierto de las contratas "basura"... desde la década de los 80 que dura eso, que ya ha llovido. Ya está bien, ya basta ¿no?.

- Jefe, tráele a mi niña un "fantita" de naranja. "Mushas gracia".

Unos se buscan el trabajo como pueden, otros languidecen bajo un manto invisible que se niegan a reconocer, un manto que dormita acariciado por las pocas olas saladas que besan las orillas de la Bahía. Creo que eso es lo que les da fuerza para seguir porque algunas traen los sueños escondidos en las redes de los pescadores y mariscadores a los que únicamente les queda un triste puesto de cartón o madera a la entrada de la plaza de abastos; allí venden lo que recogen de la mar (como la llaman ellos, porque yo creo que la mar es una mujer con una cabellera de bucles ondeando al viento de levante). ¿Es ese el futuro incierto de mi pueblo?

- Toma, anda, prueba una tortillita de camarones de los "güeno güeno" de verdad. Bebe, bebe.

S. y yo tuvimos que poner tierra de por medio para trabajar en unas condiciones aceptables. Y fuera tenemos nuestra vida (yo la seguiré poniendo en este blog)... un poco apartada de todo aquello, pero ambos sabemos que llevamos bien adentro, hundidos y enquistados en lo más hondo, unos trozos punzantes de cada rincón donde hemos crecido y una caja adornada de miradas que, al abrirla, deja escapar unos segundos de todas las risas que nos hemos echado a la cara.

- ¿Te acuerdas cuando comenzamos a jugar a los juegos de rol?, jajaja.

Anda que si me acuerdo, eran otros tiempos. Entonces sí que éramos libres y teníamos alas. Ahora también, pero nos falta eso que pasa raudo ante nuestros ojos... eso que llamamos Tiempo. De todas formas hay algo que me niego a perder... pase lo que pase.

- ¡Marchando unos cafés!
foto de aquí

...Y eso tiene mucho que ver con el título de este post...

31 Comentarios | Escribe el tuyo:

Trini 9/1/08 18:39  

Quizá la tierra, esa tierra, tire tanto que palie las carencias que en ella se pueda tener. Quizás el levante alimente más que un trabajo floreciente y dinero.
Me gusta la bahía, los pueblos de la bahía. No sabía que eras de tan cerquita.
Precioso texto y que esa amistad que dura tanto, se eternice por siempre.

Abrazos

Angel 9/1/08 18:44  

Tiene que ser duro estar lejos de alli...

Arcángel Mirón 9/1/08 19:13  

El tiempo y la distancias son variables crueles, a veces. Por fortuna, se pueden romper.

:)

pati 9/1/08 20:59  

A mí me cuesta reconocer que estoy partida por la mitad. Llevo tanto tiempo fuera de mi tierra que a veces no sé hasta qué punto sigo perteneciéndole ...

Y lo que daría yo por probar esa tortillita de camarones! ;)

Besos bien dados ... suenan bien.

Leodegundia 9/1/08 23:01  

Puede que físicamente estéis alejados tus amigos y tú, pero seguis siendo una piña que se reune en cuanto hay ocasión y eso es maravilloso.
Un abrazo

39escalones 10/1/08 8:41  

En "Martin (Hache)", la grandísima película de Adolfo Aristarain, el personaje de Federico Luppi dice: "la patria es un invento. Tu patria son tus amigos".
Eso sí, nadie hubiera podido inventar la bahía de Cádiz...
Saludos

Belén 10/1/08 8:51  

Recuerda de donde vienes, eso es muy bueno y te honra, sin duda... y mucho

Besos

Tu hada 10/1/08 9:27  

Quizás sean escasas las veces que al año vemos a tus amigos...pero esas veces son intensas y especiales...

Quizás eres tú el "cabeza"
(jiji)que hace que os reencontréis todos de cuando en cuando...y esos momentos los llenáis de nostalgia, alegría, cashondeo ...y me hacen conocer esa parte de tu vida que yo desconocía...

Recorro contigo cada rincón de tu pueblo y me impregno de tu niñez, de tu adolescencia, de tu madurez...

Cada vez que vamos, aflora en tí ese niño, que jugaba a las canicas en la barriada, en el "capricho",que corría por el paseo marítimo..En tu pueblo cobras "vida" y esa mirada que tienes allí...esa mirada no tiene precio

Cada vez que vamos a tu (mi) bahía...me enamoro más de tí..

Tu hada..

AdR 10/1/08 12:21  

Trini, Si eres de por allí ya sabes que el levante y más cosas alimentan las ganas de quedarse, por muy mal que se pueda pasar a veces. Si coges un mapa de la zona y miras el centro de la Bahía... de ahí, de ahí mismito soy yo :) Aunque nací en "Cadi Cadi" :)

Besos

Ángel, sí que es duro estar lejos, yo pensaba que no, pero con el tiempo me acostumbro menos a dejarlo de ir. Un abrazo

Arcángel Mirón, y yo esas variables las rompo siempre que puedo :) Besos

Pati, no te engañes, tú ya no tienes tierra, tú te debes a tus blogs :P

En Suiza puede que te cueste conseguir tortillita de camarones... incluso camarones. Pero si consigues los ingredientes no es difícil hacerlas, el secreto está en echarlas al aceite en su punto de calor :)

Rolling Kisses

Leodegundia, y la ocasión en que lo hacemos sale de maravilla :) Besos

39escalones, sí, señor, mi patria son mis amigos (¡qué película!). Y la Bahía de Cádiz se la inventaron los fenicios hace tres mil años y, ¡vaya!, que si les ha quedado bien ;) Un abrazo

Belén, no tengo más remedio que recordarlo, además de allí saco mil historias que puedo deformar a mi manera, eso es lo que me gusta, que los pueblos "encerrados" por la costa están más abiertos a la imaginación. Si por mi fuera me quedaba allí a escribir... si pudiera alimentarme sólo del viento y el sol, claro. :) Besos

Hada, cada uno tenemos partes de vida desconocidas, yo creo que esos misterios escondidos y que se descubren poco a poco y sin querer es lo que nos hace seguir con las ilusiones... vivas :)

Gracias por tu comentario tan cercano. Besos escurridizos.

¡Gracias a todos!

Mariano Zurdo 10/1/08 13:09  

Preciosa entrada Adr que no sabes cómo la entiendo, sólo que al revés. Varios de mis mejores amigos se tuvieron que ir de Madrid y nos vemos en escasísimas ocasiones, y para mí son como hermanos.
Esos rinconcitos que se quedan clavados en las entrañas no hacen otra cosa que enriquecernos, aunque a veces hagan daño en vez de cosquillas.
Besitos/azos.

Montse 10/1/08 15:51  

Que bonito tener raices,quiero decir tener los recuerdos de toda la infancia y juventud en la misma ciudad.Yo en 30 años que tengo me he trasladado unas 14 veces de casa... Tambien me daba envidia cuando los amigos se iban en verano "a su pueblo" que en realidad es el pueblo donde nacieron sus padres pero donde ellos han pasado todas las vacaciones de verano.
En fi...
Otra cosita : Asi que de Cadiz eee , toda la familia de mi novio es de alli , de Chiclana. Y este verano fui y me encanto todo y la manera de habra tambien.
Que gracia como te escribo desde el trabajo tuve que parar de escribir este comentario y en ese rato me escribiste tu a mi en el blog.
Un abrazo bien grande!

veinteañera 10/1/08 17:10  

Sabes, me ha encantado tu post, has dado en uno de mis puntos débiles.
Ha sido como trasladarme a mis días de vacaciones, en octubre, que es cuando mejor se esta en la bahía, o donde muere mi río.
Aquellos pueblos marineros se van quedando vacíos, todos van buscando un futuro rumbo arriba, a Sevilla o a Madrid, y sin embargo yo necesito hacer el recorrido inverso de arriba a abajo, algún día lo haré.
Tienes suerte de poder volver aunque sea muy de vez en cuando, y de conservar a aquellos buenos amigos.

Saludos y besitos veinteañeros^^

Pd: tortillitas de camarones que ricas!!!aunque las investase un comerciante genovés, pero junto con los picos es lo mejor de todo Cadiz.

AdR 10/1/08 19:35  

Mariano, me gusta tenerte por aquí cerca, me aportas seguridad y optimismo. No sabes cuánto, fenómeno.

Un abrazo.

Montse, ¿Me escribes desde el curro? Pues como yo, que busco huecos para leeros, :) Y sí, de Cai Cai, estoy orgulloso de eso, aunque no soy el típico de Cádiz que ve su ciudad como lo mejor del mundo :) Yo me quedo con trozos de cada lugar donde voy, pero no pierdo los orígenes. ¿Qué tal las tortillitas de camarones que hace tu chico? ¿eh? ¿eh? :) Ojú, que güenas questán... :D

Besos

Veinteañera, ¿Has probado los picos Yé Yé? esos son los mejores ;D
Gracias por tus comentarios sobre la entrada :) Tú también tienes mucho de lo que estar orgullosa en tu blog

Besitos

Evinchi 10/1/08 20:20  

Lo comparto totalmente. Yo también vivo lejos de mi tierra, y sólo dos veces al año hay reencuentros como el tuyo.

ahora que tengo una amiga embarazada, me voy a perder tanto....

Un besazo.

santiago 10/1/08 21:43  

Ha sido un placer conocerte.
Otro escritor fracasado

Luna Carmesi 10/1/08 22:31  

Las raices cuando no son cadenas es algo que puede ser muy bonito. Incluso a distancia.
:)

santiago 10/1/08 23:42  

muchas gracias y muy amable por tu rápida visita, por cierto yo también viví la caída de los astilleros, creo que eres un escritor, no diré ni bueno ni malo, pero en mi humilde opinión, te considero un escritor.
continuaré visitando tu blog y te enlazaré, merece la pena pasar un rato por estos lares.
un saludo

vitruvia 11/1/08 0:17  

Me encanta esa costumbre preciosa de hacer que la mar sea femenina. Un beso Adr

IRIS 11/1/08 0:58  

Un post muy tierno, y recuerda, que aunque tu y tus amigos estéis separados en la distancia, tu los llevas en tu corazón y ellos a ti en el suyo, y eso hace que no haya distancia entre vosotros! A tus amigos, tu familia, y a todas aquellas personas que tengas lejos físicamente, pero no mentalmente!
Un abrazo muy grande majete!

Escriba perezoso. 11/1/08 1:47  

Quizas te interese apuntarte a los Perezoso Golden blogs...aunque no se si es muy conveniente aceptar gente de tu nivel..je,je.Bueno te paso la info y mi invitación en persona y te lo piensas.Animate que seguro que sera divertido y conoceremos gente fantastica.

Saludos desde el Bufón.
Te dejo el link de la entrada.
http://elbufondigital.blogspot.com/2008/01/apuntate-la-primera-edicin-de-los.html

La interrogación 11/1/08 10:00  

Yo no soy de tu tierra pero la he visitado y he de admitir que aunque no tengo amigos allí, sería capaz de hacerlos inmediatamente para no tener que marcharme nunca.
Pero es una putada que esa región haya sido tan vapuleada por el paro.

Me alegro de que os veáis de vez en cuando. No olvidar nunca a los amigos, es importante, se lleva dentro.

Un beso

Juanjo 11/1/08 14:29  

Es difícil estar lejos de algo tan grande como los amigos, la familia, tu tierra. Créeme, sé de lo que hablo. Hay que poner el acento en qué queremos en la vida y tener claro que una decisión siempre plantea una pérdida. Pero no es bueno plantearse los posibles, la dictadura del "y si...".
Además, seguro que si volvieras tendrías a mucha gente esperándote con los brazos abiertos. Eso siempre reconforta. Un saludo y pa' lante!!

Montse 11/1/08 15:23  

Tortilla te camarones dice ja ja
mi chico no se arriba al fuego ni de casualidad.
Pero alli comi pescaito frito y me encanto el bienmesabe con un puntito a vinagre me encanto.
los cafes con leche en los bares estaban!!! muy buenos eso si el doble de caliente que aqui.
y de los pueblos que vi que no fueron muchos
Me gusto muchisimo Vejer.
Tambien me hizo gracia ir a Zahara de los Atunes por ver exteriores de la peli "Atun y chocolate" que esta toda hecha alli , si no la has visto te la recomiendo.
Besosss

AdR 11/1/08 16:03  

Evinchi, mis amigos han estado embarazados casi todos :) y cuando he vuelto ya habían parido, hasta más de un retoño incluso :D En fin, lo bueno es que se vuelve. Besos

Santiago, gracias por pasarte y por considerarme escritor :), te enlazo también :) Un abrazo

Luna Carmesi, tienes razón, la suerte que tengo es que es raro que esas raíces se vuelvan cadenas... esas fortuna me envuelve :) Besos

Vitruvia, y es así, es una mujer :) Besos y gracias por pasarte.

Iris, eso de llevarnos en el corazón es lo que he querido volcar en el post, espero que se haya hecho :) Besos, amiga.

Escriba Perezoso, Suerte que me has escrito, porque el vínculo de tu blog lo tengo perdido en mi portatil roto :( Te linkeo... Voy a echarle un vistazo a eso de los Golden :) Me halagas :) Un saludo

La Interrogación, pues sí... lo del paro es lo peor que hay allí... casi lo único si me apuras, porque en veranito ya me lo pasaba yo allí tirado en la playa todos los días y algunas noches. Un beso. Te linkeo, para no perderte.

AdR 11/1/08 16:10  

Juanjo, los "y si..." mejor ni me los planteo, me gusta vivir el presente, que además, pienso que es lo que hay que hacer. Y eso, pa'lante, siempre pa'lante :) Un abrazo

Montse, ¡¡ El Bienmesabe !! O lo que es lo mismo: ¡¡El cazón en adobo!! :D Si tu chico no se arrima al fuego habrá que arrimar el fuego a él, jajaja. Me ha hecho mucha gracia lo de los cafés calientes, es cierto, los ponen hirviendo :) Veré Atún y Chocolate, la tengo por ahí y no me acordaba que se rodó en Zahara, ¡qué playa Dios mío, qué playa...! Besos

Argan 11/1/08 20:25  

Magnifico post, el cual solo puede entender plenamente el que ha tenido que emigrar alguna vez. Luego esta la replica, el otro punto de vista... el que se queda. Por elección, por obligación. Al que se le marchan todos los amigos fuera.

Un saludo

AdR 12/1/08 16:45  

Argan, sí, también estuve tentado de escribirlo desde ese punto de vista, que es muy interesante... pero a mí me pueden mucho mis sentimientos :) Soy así... Un abrazo.

Mario 12/1/08 23:59  

por mucho levante que haga,por mucho gorrilla cara que haya en los aparcamientos, yonkis que conocemos de toda la vida, gente de tu misma edad que es uno o lo otro; paro y pamplinas varias volver es especial, recuerdo mis viajes de 9 horas de vuelta a casa y me despertaba justo al llegar a la Bahía, veía brillar el mar de plata cerquita ya del puente Carranza, cosa buena. Y los pucheros de mamá, la ropa vieja... todo está de loco.
Y acercarte a los banquitos donde charlabas con los amigos y nos sacábamos con el cachondeo las niñas que nos gustaban... perdón, hace rato que hablo de mí pero siempre vale como ejemplo. Feliz año!

AdR 14/1/08 9:17  

Mario, tu sigue hablando de ti lo que quieras, que es como si hablaras de mi yo anterior y que sigo guardando dentro :) ¿Y el olor a sal? ¿y el olor a sal?

A ver cuando me puedo pasar por tu blog y te leo, paisano.

Un fuerte abrazo

DianNa_ 15/3/08 9:04  

Aunque a veces sea monótono , te da seguridad ver a diario esa mismas caras que te saludan con tu nombre cuando pasas cerca de ellos, esto es tan pequeño que el anonimato es imposible.
Besos^^

AdR 15/3/08 11:07  

:) Dianna, ¿tú, por aquí, por un post de Enero? Me encanta, jajaja. Pues sí, mira que yo era uno de los que aborrecía las caras que te decían "hola" en el pueblo, todos los días, y ahora esas caras se echan de menos. Pero eso sí, a mis amigos de siempre les llevo bien dentro :)

Gracias por leerme, tan abajo además.

Besos.