... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Descenso


Todavía recuerdo aquella noche en la que llovieron ángeles del cielo. Nadie puede olvidar algo así. Era la madrugada de las lágrimas de San Lorenzo y nos habíamos reunido a las afueras del pueblo, justo donde empiezan los campos de trigo.

Entonces comenzó la lluvia de estrellas y alguien dijo que una parecía haberse precipitado a tierra, perdiéndose en el horizonte. La mayoría de los presentes no le hicimos caso pero, al cabo de unos minutos, comenzaron a caer más estrellas, de una manera vertiginosa y sin descanso. Cada vez caían más cerca, y dejaban una estela de humo blanco que se iba disipando en el cielo nocturno.

Una de esas cosas cayó junto a nosotros, a algo más de doscientos metros; era como un pedazo sólido de nube blanca y cuando golpeó la tierra levantó polvo, arena y piedras. Corrimos al lugar para verlo y todo estaba envuelto en una sedosa niebla blanca, cuando comenzó a disiparse vimos a la criatura.

Estaba de pie sobre el suelo chamuscado y vestía unos ropajes blancos a modo de túnica. Debía medir algo más de tres metros y su globo ocular era negro, por completo.

Desplegó sus alas blancas y muchos comenzaron a gritar que estaban cayendo ángeles del cielo y que el juicio final había llegado. Entonces la criatura abrió la boca para hablar y de ella salió un embudo de negrura tan fulminante y cegador que nos obligó a cerrar los ojos, para siempre. Tras aquello comenzaron a oírse grietas abriéndose en la tierra y los mares precipitándose en ellas, las torres se desmoronaron sobre pueblos enteros...
... y los vientos... comenzaron a soplar con fuerza sobre la arena del desierto.

-.-

"El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra. Y se le dio la llave del pozo del abismo" (Apocalipsis, 9.1)

-.-

¿Queréis oír Sucio Vecindario en la Radio de El Murmullo de las Cucarachas?
Pinchad aquí. A partir del minuto 26, y en la voz de, nada más y nada menos que... Belén (gracias por hablar así de mí, ¡no lo merezco! :P y por elegir ese texto, y gracias también a las cucas).

*foto de aquí

29 Comentarios | Escribe el tuyo:

Blue Coffee 19/10/09 21:53  

Es una de las historias más hermosaos de Scriptoria. Me ha encantado. Los ángeles se nos revelan en sueños, como también los demonios.

Me has hecho recordar tantos pasajes de sueños anteriores que emulan el fin del universo.

Por cierto, amo el Apocalipsis de la Biblia. Esa frase que has colocado es una de mis favoritas.

Saludicos.

Blue Coffee 19/10/09 21:59  

Me olvidaba de decirte que me dejes un comment :P

Mary 19/10/09 22:51  

ADR, esta vez qué místico te me has puesto. Bueno, qué voy a decir yo, que tengo un delirio por los seres alados, y no sé por qué...

Y ya te lo dije un día, eres una relajación para la vista antes de dormir.

un besito

isobel 19/10/09 23:10  

siempre sorprendiendo, ahora me vas a contar como hago para no pensar en ti cuando vea estrellas fugaces, besos apocalípticos.

La Maga 19/10/09 23:22  

¿Otra vez la venida de los Ángeles Caídos?

((... ... ...))

Lala 19/10/09 23:46  

Joder!
Las religiones siempre con bonitos regalos!
Qué agoreros son, gñé...

Ahora en serio, a mi estos temas me encantan. No me creo ná, pero me encantan :D

Me voy a oír eso


Un besito


Lala

Sureña 20/10/09 0:01  

He sacado dos cosas en claro:

La primera es que no pierdes ese toque tuyo, esa forma de conseguir que me(nos) quede un buen sabor de boca después de leer cualquier cosa, hasta la llegada del fin del mundo.

La segunda es que si sobreviviste al Apocalipsis es porque debes ser un Ángel...

Bueno, no he descubierto nada nuevo... ;)

Besitos

guillermo elt 20/10/09 0:13  

A veces he pensado que Juan estaba hasta los ojos... :))

Bueno, sea lo que sea, ahí está, y si está... Sueño, o invención... Temor???... o interpretación fantástica de un viaje alucinante a otra dimensión???

Un abrazo.

El murmullo de las cucarachas 20/10/09 0:16  

Por eso... cualquier cosa que cae de arriba en las cloacas es inmediatamente devorada... una vez cayo un angel... era tan hermoso que ahora trabaja alquilando su boca... y es que es verdad que no tienen sexo!!!!...

y un placer tenerle de nuevo por las cloacasssss!!...

y si tienes micro... algun texto tuyo o de alguien.. y ganas de hacer mermelada sonora copilefera... será otro el placer!!!...

saludos compadreeeeeeeeeeeeee!!

Mil Violetas 20/10/09 2:36  

menos mal que todos los ángeles no somos iguales. Mi metro setenta es escaso...

Besos

dintel 20/10/09 5:46  

Olé, me ha encantado.

39escalones 20/10/09 9:14  

Mucho cuidado con los ángeles caídos, que se gastan muy mala baba...
Abrazos.

no comments 20/10/09 9:29  

Hasta para contar que el Apocalipsis ha llegado lo haces con gran sensibilidad y ternura.
Ya no le tengo miedo, que vengan los ángeles, que caigan estrellas fugaces...

Genial relato.

Un saludo indio

Emma Grandes 20/10/09 9:33  

Qué extraña sensación!!!! Una lluvia de ángeles que augure el fin del mundo. Maravillosa, como siempre, tu forma de expresarte. Mis felicitaciones ;)

Belén 20/10/09 10:23  

Sólo tu podrías ver ángeles, querido... por eso eres mi olisqueador favorito!

Besicos

Juanjo 20/10/09 11:30  

Aunque no lo creas, hay mucha gente que afirma ser un ángel caído, pero los que conozco tienen más de caídos que de ángeles.
De todas formas, si me cae alguno cerca, que no pase de metro setentaicinco, no tenga boca negra, y se llame Ángela.

TriniReina 20/10/09 18:29  

Desde hoy tendré menos ilusión por ver las lágrimas de San Lorenzo...Por si acaso.

Buen relato

Abrazos

Dara Scully 20/10/09 22:05  

Oh, me gusta. Dan ganas de dibujar a ese misterioso ser de negrura.


¡miau!

Silencios 20/10/09 23:10  

Lluvia de ángeles ¿crees que llegarán a Madrid?
hoy lleve mucho, estaré atenta. Quizás te vea ..:-))

Besos a mar.

pamm 21/10/09 0:44  

Una lluvia de ángeles... que lindo todo(=

AdR 21/10/09 13:35  

Blue Coffee, el Apocalipsis es una fuente de historias inagotable, y contiene versículos que muy bien se podrían amoldar a los tiempos que corren.

Gracias por tus palabras, yo no podría elegir una historia de las que escribo, o me gustan todas o no me gusta ni una :)

Besos

Mary, en este caso... más que relajación, pesadilla ¿no? El ser alado traía la desgracia a la Tierra esta vez.

Besos.

isobel, mmm... no salgas la noche de las lágrimas de San Lorenzo :)

Beitos.

La maga, bienvenida a Scriptoria. ¿Otra vez? ¿He escrito antes sobre eso? :) La verdad es que no es un tema original, está en muchos libros y escritos.

Besos.

Lala, a mí también me gustan, las religiones... ya se sabe, metiendo miedo siempre.

Espero que lo hayas disfrutado en la voz de Belén.

Besos.

Sureña, pues jamás hubiera pensado que esto dejaría un buen sabor de boca. Seguro que Fin de Trayecto, el último texto de Apocalyptica, no lo deja.

Mira, pues has notado que el protagonista y narrador del relato es un superviviente de excepción.

:O Gracias :)

Besitos.

guillermo, yo creo que no solo él :D

Una paranoia muy grande. Eso es. Pero fantástica.

Abrazos.

El murmullo..., :D sois únicos, a vosotros no os llega el Apocalipsis, no. ¡Vosotros llegáis a él!

El placer es mío. No tengo micro, eso lo dejo para las mejores bocas, digo... voces :D

Abrazos.

Mil violetas, es verdad, yo por mucho que abro la boca no sale un embudo de negrura. Yo supero un poco el metro setenta, pero no tengo alas.

Besitos.

dintel, gracias :)
Besos.

39escalones, ya lo has visto, en plan moderno el tío.

Abrazos.

no comments, pues no quise poner ternura en ello ¿eh? Sí un poco de incertidumbre y de terror calmado, al final no ha salido como yo quería :) pero gracias.

Abrazos.

Emma Grandes, yo espero que en el futuro (si ha de ser así) lluevan estrellas directamente, porque eso de que vayan a aparecer seres celestiales... bueno, la verdad es que sería más poético, sí :)

Besos.

Belén, bueno, San Juan también los vio. Uy, eso de olisqueador... :D

Besos.

Juanjo, :D yo también conozco a gente así, caídos de guindos.

Avísame si te pasa y escríbelo, y pon fotos :D

Abrazos.

Trini, uy, qué mal estoy haciéndote con este relato... :)

Besos.

Dara Scully, oye, pues tú lo haces bien. Dale al lápiz, anda :)

Besitos.

Silencios, llegarán a todas partes, eso seguro. Lo dudo, espero no convertirme en un ser agorero, alado y silencioso.

Besitos.

pamm, bienvenida a Scriptoria :). Gracias, pero... lindo y con final terrible, sí.

Besos.

Mary 21/10/09 14:56  

Es que lo que relaja no es la historia, sino cómo lo cuentas, querido...

besito

Carlos 21/10/09 19:02  

Siempre pensé en ese momento del apocalípsis como un momento infernal, aunque con el tiempo esa imagen fue cambiando hacia algo menos sobrenatural y mas microprocesador.
Pero sin duda me quedo con tu versión de los hechos y asistiría encantado a tal narración (Como comprobarás :) ya te he buscado sitio en ese momento,serías el narrador) con la seguridad de que los dioses no permitirían que un mundo con tanto arte desapareciese.

Es increible como con tan pocos medios, unos ropajes,un poco de chamusquina y un globo,ocular, logres describir tan bien esa llegada del final. Lo dicho,un genio.
Pero no de lámpara alguna, de Cai.

Un abrazo amigo

*Ahora que leo lo de la llave del pozo del abismo casi que voy a volver a dejarla donde la encontré :)

Virginia Vadillo 22/10/09 13:28  

Yo también veo lo de la lluvia de estrellas cada año en el pueblo (a lo mejor el pueblo del que hablas en el cuento es el mío, se parece). Siempre he querido que me cayera una, debe molar tener luz de estrellas para ti... pero lo de que cayera un ángel nunca se me había ocurrido... tus ángeles dan un poco de mal rollito... :S

sueño 22/10/09 14:59  

Creo que el Apocalipsis, es lo único que me he leido completo de la biblia. (salvo lo obligado xd)

Y siempre me encantó por su encriptamiento y lo que allí se contaba.

Lo has hecho mágico.

Muy, muy bueno.

Un abrazo.

carmen 22/10/09 23:11  

Me ha encantado tu manera de describir a los ángeles anunciadores del fin del mundo.
Nunca lo hubiera imaginado así .En una noche mágica de San Lorenzo,las estrellas fugaces convirtiendose en enormes ángeles con sus trompetas anunciando el final........
Saludicos.

AdR 26/10/09 15:22  

Mary, :O Me siento más que halagado. Seguiré con mis historias de terror apocalípticas, esta semana.

Besitos de nuevo.

Carlos, pues mira, a mí me gustaría ser el narrador del Apocalipsis, el autor, vamos. Siendo consciente de que todos nos íbamos a ir al otro barrio, intentaría contarlo con sosiego... :D

Me parto con lo de la chamusquina XD Qué bueno eres, joe.

Abrazos.
No sueltes tus llaves ¿eh? Consérvalas, son un tesoro.

Virginia, oye, pues no había pensado en ningún pueblo pero sí que pensé que el dorado de los campos de trigo les venía bien a los angelitos :)

Mis ángeles son de lo más cabrón que te puedes encontrar :D

Besitos.

sueño, a mí también, el Apocalipsis tiene material oculto para escribir varias novelas.

Gracias.

Abrazos.

carmen, quise enmarcarlo en una noche así por la magia que tienen, y porque el fin del mundo estropease la fiesta, todo hay que decirlo.

Besitos.

verdial 28/10/09 6:05  

Como me ha gustado. Un texto al que no le falta de nada: magia, ilusión, belleza, sorpresa y terror.

Sucio vecindario en la voz de Belén, magistral.

Un abrazo

AdR 3/11/09 16:12  

verdial, quise empezar suave para luego acabar como cada uno se imagine en su mente, al mundo destruído y a sí mismos.

Es que Belén es única.

Besos.