... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

El Don de la Ubicuidad

"Dios es Omnipresente. Está con su ser, saber y poder, donde quiera que exista algo distinto de Él mismo"
Jeremías, 23:23,24

"El agua era muy oscura sin ser negra,
y nosotros, en compañía de las ondas brunas,
fuimos bajando por una inusitada vía.
"
La Divina Comedia. El Infierno, Canto VII. Dante Alighieri.

James jugaba a las canicas con sus amigos en el patio de su colegio la mañana en que Dios se fue. Justo cuando lanzaba su canica favorita por encima del resto, hacia el hoyo central, Dios desaparecía tras la tormenta en el Buick del 53. La canica cayó dentro del agujero, lo que le otorgaba la posibilidad de lanzarla de nuevo contra las canicas del resto de participantes.

Jaleado por sus compañeros de clase James se acercó al agujero y tomó a Lisette entre sus dedos, apuntó a la esfera más cercana y, justo en el momento de lanzarla, ocurrió algo extraordinario: una nube gris se cernió sobre el patio de arena del colegio. Era como si el estadio de los Red Sox hubiese sido arrancado de la tierra y estuviera suspendido sobre ellos. Pero lo más extraordinario fue que James sintió que se encontraba a miles de kilómetros de distancia de aquel patio... en una sabana de África. Era un masai mara y contemplaba el atardecer junto a su amigo Kikanae y entendía y hablaba el maa como si hubiera pasado allí toda su vida.

Luego dio otro salto. Estaba en el patio del colegio bajo la repentina tormenta, en Kenia, y también en una fábrica de textiles de Shenzhen, negociando en perfecto chino mandarín con el australiano John Crane el precio de un cargamento de algodón. Y segundos más tarde también era Fabio, un niño armado de la favela Vila Heliópolis de Sao Paulo, y otro que rebuscaba su vida entre restos de chatarra de un barrio del distrito checheno de Shalinsky.

Y ahora, mientras visualizamos y nos imaginamos las vidas de todos esos James, volveremos al James del patio del colegio, aunque a partir de ahora James sea también cada uno de los niños que he narrado, y decenas, tal vez cientos más, adquiriendo conocimientos y experiencias que alimentarán su sabiduría de diez años de edad a marchas forzadas a partir de ahora, cada segundo de su vida.

La nube comenzó a descargar una violenta lluvia, los niños recogieron sus canicas y corrieron a buscar cobijo bajo la techumbre que conducía a las aulas. James fue el último que dejó el patio tras guardarse a Lisette en el bolsillo.

-.-

Más en el primer comentario

*foto de aquí

20 Comentarios | Escribe el tuyo:

AdR 30/11/10 14:05  

Resumiendo: Ya tenemos en el escenario de este nuevo mundo a un hombre que veía el futuro (que fue asesinado), a una mujer que sueña lo que va a suceder, a otra con el peligroso don de la manipulación y a este crío con el don divino de la ubicuidad. Quedan cinco relatos para acabar esta serie.


Por otra parte, este relato también es un homenaje a mis canicas, a aquellos ratos que pasaba en mi colegio jugando con ellas y con mis compañeros de clase, solo que en este relato la canica que James llama Lisette es el símbolo del mundo. Y James ... parece que podría tenerlo en sus manos... o no.

No Comments 30/11/10 15:30  

Muy buena e ingeniosa la serie AdR.
Y las canicas qué tiempos aquellos, qué pena que ahora todo sean plays y videoconsolas.

Un saludo indio

El Gaucho Santillán 30/11/10 15:33  

Ingenioso.

buen escrito.

Pero estas "bolitas" son "japonesas".

Yo conocì las de barro!!!

Un abrazo.

Bea M 30/11/10 20:14  

me he imaginado al niño, como cuando pones un espejo detrás de otro...:)
Un niño con el mundo entre sus manos, seguro que nos iba mejor que ahora...

39escalones 1/12/10 8:50  

Desde luego, una serie mucho más atinada, interesante y, supongo, resuelta que los escritos de Jeremías...
Abrazos.

TriniReina 1/12/10 9:08  

Qué lento parecía aquel tiempo de canicas y que rápido va ahora este que transitamos...

Me gusta James y su don.

Abrazos

Belén 1/12/10 12:02  

Las canicas.... ays cuántas tardes perdidas jugando a las canicas...

Y bueno, vaya elenco de protagonistas, querido mío... como te aparezcan en los sueños para pedirte más, como el hombre sin tildes, tendrás que pedir cita en el psicólogo...

Besicos

Miguel Baquero 1/12/10 18:23  

Me ha recordado al Alpeh, tu relato, un pequeño objeto, unca cánica, donde se resume todo

Oréadas 1/12/10 19:25  

:-) Tus relatos enganchan, ahora James aparece en escena, y nosotros a la espera de más.
:-) Un besito Ángel.

Carlos 1/12/10 20:36  

Cuando te leía el comentario no podía evitar, sin mirarlo pero la veía, la imagen del lateral del lápiz dibujando los círculos, y me vino a la mente nuestro Sistema solar al ver la fotografía de las canicas, y cada círculo del lápiz era un personaje de los que has descrito, y sin embargo no chocaban, sí es cierto que el dibujo es como un espiral pero al igual que varios James convergían en ese instante no había colisión, Dios había desaparecido pero todo quedaba como en un impasse, el futuro, los sueños, lo humano (la msnipulación) y ese alma viva que representa cada James, cada capa de color de esa canica llamada mundo.

Que bueno! A la espera del próximo círculo! :)



Un abrazo, amigo

guillermo elt 1/12/10 22:55  

Vaya, vaya... Por aquí las llamábamos "cristalinas" a las de cristal como la de la foto, a las de barro cocido, "calvas", a las grandes, "bolos" y a las de cristal no transparentes ,"americanas" u al juego de hoyo, "guá"

Bueno, y respecto a tus personajes... venga, adelante, dale trabajo a las musas.

Un Abrazo.

Wen 2/12/10 12:23  

Es increíble lo que te cunde, eh? ...Siempre alucino con tus historias nuevas..

Paco Merlo Ansin 2/12/10 14:32  

Eres grande!

Aniki 3/12/10 17:35  

Bueno, seguiremos la serie ésta. Pero te falta un personaje, la mala de la película, no sé, algo así como una "aniquiladora" (jajaja).

Besossss.

mi nombre es alma 3/12/10 19:51  

Más que ubicuo tu James parece ser alguien que se pone en la piel de los demás, falta nos haría más de esos.

mErL 4/12/10 20:12  

Seguiremos la serie de pequeños relatos de estas maravillosos relatos.

Un abrazo.

Dara Scully 7/12/10 23:18  

¿Te imaginas que la hubiera perdido? El mundo allí olvidado, bajo la lluvia.



(sonrisa)

Nela 7/12/10 23:45  

Yo a mi paso los leeré seguidos ;)
Un beso,Angelillo

Juanjo 8/12/10 18:37  

Habrá que releer la serie completa cuando la termines, pero está interesante.

Las canicas son un juego de habilidad, pero influye mucho la suerte. Recuerdo aquella piedrecita que siempre desviaba la trayectoria en el último momento...

AdR 8/12/10 21:57  

No comments, gracias. La veo un poco como la de "Héroes", por aquello de que cada uno tiene un "poder". Una pena, sí, lo de las videoconsolas esas...

Abrazos

El Gaucho, gracias. Yo ya conocí estas, y las de acero :)

Abrazos

Bea M, a buen seguro que íbamos a sonreir mucho más :)

Besos.

39escalones, gracias, pero esos escritos no los he leído completos. A ver cómo la finiquito...

Abrazos.

TriniReina, demasiado rápido, en el nuevo post hay un desenlace de la historia "adelantado".

Besos

Belén, y la de veces que nos manchábamos las manos de arena y subía con los pantalones hechos unos zorros...

Creo que voy a tener que ir a pedir cita, querida. Se me están ocurriendo cosas que no caben en esta serie :D

Besos.

Miguel Baquero, empequeñezco ante tal relato. Gracias.

Abrazos.

Oréadas, ya hay una nueva entrega ;)

Besos.

Carlos, genial visión la tuya la de este particular infierno. Aunque me temo que los personajes, algunos, sí que chocarán, o al menos se encontrarán unos con otros ;) Al final todo va a ser una buena partida de canicas...

Ya he publicado el quinto círculo. Quedan cuatro...

Abrazos.

guillermo, yo ya no recuerdo los nombres :D Le llamábamos "bolos". A mí me gustaban las transparentes del todo.

Abrazos.
P.D.: Las musas siguen currando...

Wen, :D Gracias, ya voy tejiendo el final, ya...

Besos.

Paco, ¡gracias!

Abrazos.

aniki, mmm... creo que te has saltado un episodio :D Pero no adelantaré acontecimientos...

Besos.

mi nombre es alma, bien visto. Mucha falta nos haría, y mucha le hace a la historia que cuenta esta serie.

Besos.

mErl, ya quedan sólo 4 capítulos...

Abrazos.

Dara Scully, hubiese sido un azaroso y magnífico final :)

Besos.

Nela, vale, vale :) He de confesar que leídos así como dices es lo más recomendable.

Besos :D.

Juanjo, creo que leyéndola de seguido se saca más jugo a la historia. Aunque también uno se puede quedar por los capítulos por separado.

Uhhh, las dichosas piedrecitas :D

Abrazos