... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Alimentar una Espera


(Sugerencia musical para antes, durante o después de la lectura de este relato: Save Me)

"Conocí a un tipo que vivía en el rincón de una callejuela donde iban a morir los vientos y las miradas pasaban desapercibidas. Un cartón para dormir y un reloj de arena que abrazaba como si fuese el último trozo de comida sobre la Tierra eran sus únicas pertenencias.

De vez en cuando abría el reloj por la parte superior y le echaba un puñado de arena que recogía de las faldas del viento, y mientras la veía caer se decía:
- Así, más, más. Más tiempo. Ella... todo. Más.

Me enfermaba verle allí esperar, porque eso creía que hacía... alargar su agónico tiempo sin final.
Nadie supo aclararme algo sobre él. Solo que un día apareció allí y se quedó en el rincón, como esperando a que alguien le salvara, le recogiera, desnudo como estaba, y le llevase a casa. Y, día tras otro, el viento le despeinaba, la lluvia empapaba su rostro y el sol curtía su piel como si pasaran décadas en lugar de años por ella.

- Nunca agotar la espera, nunca. Más, más... Ella... todo - se repetía con insistencia mientras echaba más arena en el reloj.

Hasta que apenas quedó espacio libre dentro para que corriesen con libertad los granos de arena. Todo su tiempo fue convertido en espera. Larga, lenta y solitaria.

Y Ella nunca apareció... se olvidó de pasar por él, hasta que un día el hombre y su reloj fueron barridos de la acera como les pasa a las hojas de papel cuando llega el viento invernal y ya se nos han olvidado las letras que fueron escritas, de puño y corazón, en ellas."

*foto de aquí

-.-

Este es el cuento nº 10 de Dodecaedro. Hago una aclaración sobre "En Tus Bordes", el cuento nº 11, en el primer comentario

34 Comentarios | Escribe el tuyo:

AdR 20/4/09 10:11  

El relato "En Tus Bordes" es un cuento personal que escribí hace un año, en él hay un reloj que fue (es) real, parado, es el mismo que hay en el cuento "Un Tiempo Congelado" (que abre este relatario)... así que siempre supe que ese reloj sería una pieza fundamental de este Dodecaedro dedicado al amor congelado en los tiempos. Sería el reloj que abriese y cerrase este relatario y, a su vez, la antesala a "En Punto Pluscuamperfecto", el cuento número 12 y el último de este puzzle.

David 20/4/09 14:29  

Buen aporte, tío...
Me da olorcillo de "Swann" (Proust, claro. Imagino que ya lo conoceras). Me ha gustado el estilo. Abrazos, artista!

Lala 20/4/09 16:36  

Creo que alimentar una espera es quedarse clavado en el tiempo.
Alimentar una espera es envejecer de pura desesperación sin llegar a la desesperanza.
En realidad, alimentar una espera es consentir la tortura...
Yo es que de esperas podría decir mucho...

Mecawenlosrelojes.


Un besito


Lala

Sureña 20/4/09 20:21  

He escuchado al Mago antes, durante y después... no podía hacerlo de otra forma :)
Y me parece que en esta ocasión la melodía ha tenido mucho de origen y fin, de ambas cosas, a la hora de escribir.

Una vida de esperas y salvaciones que no llegan se hace demasiado larga... Los granitos de arena los echaba sin ni siquiera darse cuenta mientras se aferraba al vacío.

Besos

P.d.: Ese A soul for sale or rent... resume muchas cosas...
Creo que en algún momento he visto esa callejuela :)

Druida de noche 20/4/09 21:30  

Comos siempre anclando la palabra en la arena, para que todo quede allí por un dia y luego el mar se lo lleve.

guillermo elt 20/4/09 22:13  

...
Y aunque espera,
en su ansia desespera
queriendo morir.

Los últimos versos de mi poema "La espera"... Y es que me lo recordaste.

Bonito y sensible textoque, junto con la música, hacen un todo para soñar.

Un gran abrazo.

sueño 20/4/09 22:34  

Pufffffff. Me ha encantado. Qué te puedo decir¡¡¡¡ Sé que casi siempre te digo lo mismo. Pero es genial.

Y encima, no sé si será patético o no... pero yo también alimentaría de arena ese reloj con arena.

Un abrazo.

Belén 20/4/09 23:09  

Y yo con los auriculares rotos... mierda! tendré que volver a oírlo del todo... :)

Te vas a reír, pero mi post tiene mucho que ver con el tuyo... me gusta que tengamos algo de sincronía, me hace sentirme importante...

Besicos

Carlos 21/4/09 0:49  

El cartón, anciano papel de letras descoloridas, abriga lo que sobra. El tiempo, levante detenido en ese andén de sueños: La espera. ¿Quién ha de pasar? ¿La muerte? ¿La vida?
Un Angel recoge las letras que fueron escritas de puño y corazón, y con ellas crea este maravilloso cuento.
Que lujo de colección amigo mio.

Un abrazo!!


¿Doce relatos? Y si fuese un reloj de 24 horas :)?

Nayuribe 21/4/09 3:22  

Gente q vive en los rincones más perdidos, en las esquinas más solitarias... y que casi nadie nota cuando el viento se los llevó... es tan triste.

Y esperaré con ansias los 2 cuentos que faltan antes de volver a los post acostumbrados de éste bello rincón.

besitos

39escalones 21/4/09 9:04  

Y la cosa sigue de relojes...
Abrazos.

belita 21/4/09 9:31  

Me gustan los relojes de arena, incluso aquellos que se llenan de tiempo vació y desesperación, de granos de nada que van transcurriendo lenta y monótonamente. En algún momento, en algún lugar de su memoria esos granos estuvieron llenos de esperanza.

Besos

AdR 21/4/09 9:40  

David, gracias. Me halagas, buen hombre. En estos momentos estoy desayunando... pero no tomo magdalenas en el té como el protagonista de aquella historia :)

Ojalá el olorcillo que dices nunca se pierda en las letras.

Abrazos.

Lala, yo también lo creo, eso dejo patente. El protagonista del cuento está entre la esperanza y la desesperación, hasta que lo barren por siempre, no tenía otro destino.

Yo también "mecawen"... pero no tanto, mira para todo lo que me está dando :P

Besos.

Sureña, ha tenido mucho de fin. Te cuento: aboceté el relato en mi libreta y luego me metí en mi coche, puse un cd y sonó esa canción (no estaba yo de humor para escucharla pero... la dejé sonar), y con los pasajes de ese vagabundo aún en mi cabeza me dije: "está cantada para él" :)

Sabes verlo, y sabes verme, como siempre.

Besitos.
P.D.: Resume mucho, creo que es lo peor que le puede pasar a un ser humano. Yo he vivido en algunas de esas callejuelas mucho tiempo :)

Druida, me gusta, usar de ancla a la palabra. Eso intento hacer, sobre todo en este Dodecaedro.

Abrazos.

guillermo, gracias por regalármelos aquí :) Van acordes al cuento.

La música le acompaña, antes, durante o después, casi a la perfección.

Abrazos.

sueño, gracias.
No, no es patético hacerlo por amor, lo que sí es bastante despreciable es que otras personas jueguen con tu arena.

Abrazos.

Belén, vuelve ¿eh? :) Sé que lo harás porque tú siempre le pones énfasis a eso de: "Dale al Play (¡joroba!)"Ya lo creo que lo tiene. Hablan de esperas, pérdidas y amores. Me ha gustado que uses a Poe en su bicentenario :)

Besitos.

Carlos, alucino contigo, chaval :) Me gusta que hayas sabido darle significado a los elementos. Que pase la vida, siempre. Aunque en el relato no triunfe.

No te vayas muy lejos... Todavía queda una hora que dar En Punto Pluscuamperfecto... las 12 :)

Abrazos
P.D.: Si fuese un reloj de 24 yo moriría antes :P

Nayu, también hago referencia a eso, a la soledad de las personas que viven en la calle. Quise crear una historia detrás de esa circunstancia, una que no se ve a primera vista.

Falta un cuento, Nayu, tienes el link del número 11 en la barra lateral :)

Besos.

39escalones, sí. Y ya queda poco, la hora 12, para completar el reloj.

Abrazos.

belita, a mí me apasionan, pero me pongo más nervioso ante ellos que ante los de agujas, parece que el tiempo se puede manipular en ellos, por la arena... pero no, no se puede, a pesar de poderle quitar o poner de más.

En algún momento esos granos fueron todo esperanza y no tiempo que se perdía entre los dedos.

Besos.

Lluviané 21/4/09 17:38  

Me ha gustado mucho. Tengo el resto pendiente, los tendré que buscar y bucear por esas distintas horas. Seguro que son tan buenos como este.

¿Quién no ha querido alguna vez alimentarse de tiempo? enredarlo a tu alma aunque sea tu única compañía, para esperar, esperar…a ella a él.

La calle de la soledad tiene tantas esquinas, tantos rincones...

Saludos.

mErL 21/4/09 18:00  

Personas vivendo entre pequeñas callejuelas, al refugio de unos trozos de cartón y olvidamos que muchas de ellas quizás son más felices que muchos de nosotros, ellos tienen la esperanza, el reloj era una prueba de ello.
Todos somos como las hojas, nacemos vivimos y morimos, entonces para nada valen las asquerosas apariencias.

Un abrazo
PD. Disculpe vos si me salido del texto, pero para mi ha significado esto.

Bolero 21/4/09 19:50  

Adr, David tiene razón, me has recordado a Proust En busca del tiempo perdido, joer q peazo escritor madre mía
Eres y esto no es peloteo, de los blogueros q me gustaria conocer pa tomar un cafecito, en unos de esos cafçes de Madrid tan bonitos ( ya se q es muy snob, pero es dificil quitarse asçi de golpe algunos puntitos snobs q tengo)

El amor parado en el tiempo, sabes desde hace un año no paro de pensar en ello, pq seguimos dçandole vueltas a algo q sabes q no volverá?

como siempre te felicito
me gusta como hilas las palabras

muakkkkkkkkkkkkk

Sombras en el corazón 21/4/09 20:53  

Esta original lo de "amores congelados", expresa muy bien la realidad.
Sorprendente, da gusto leerte.

Un abrazo

Camille 21/4/09 21:22  

A Proust con el tiempo..e incluso a Borges, con esa fijación que tenía con los relojes..
Genial, maestro!
No creo que haya existencia más dura que la pasada esperando...

el angel de las mil violetas 21/4/09 23:43  

Así se quedo Penélope, sentada en la estación y Serrat le puso melodia a esa canción.

Yo me habria ido..a la media hora.

Besos!!

Roberto 22/4/09 9:34  

Cuantas veces la espera nos mata sin que nos demos cuenta. Cada día esperamos que nos salga una nueva oportunidad de trabajo, o un nuevo amor, o que algo mejore...y mientras tanto, morimos irremediablemente.

Wen 22/4/09 13:32  

Aunque no exento de dolor, me llevo de aquí hoy algo importante, gracias.
Y un besuco

Mary 22/4/09 16:10  

¿Sabes? Yo conocí al que pudiera ser el protagonista de tu historia. Alguien que esperó, esperó y esperó a lo largo de los años, con el mismo amor y la misma pasión que el primer día, con ojos esperanzados y sin rencor,sin miedo, sin nada más...mmmm,igual lo cuente un día en mi blog.

Un día ella volvió y.... bueno, mejor ya lo cuento.

Precioso, como siempre,lleno de inspiración y de encogerme el corazón (ya me voy acostumbrando)

besitos

Dara Scully 22/4/09 19:27  

Consagró toda su espera a alguien que nunca supo que existía. Qué triste.



un miau dulce

Mr Blueberry 22/4/09 22:43  

Muy bueno tío...No puedo decir lo mismo de la canción, porque a mi los Queen no me van...No hay nada peor que no querer ver y aferrarse a un clavo ardiendo, aunque sepamos que no sea irreal

Abrazotes

Tormenta. 22/4/09 23:10  

La de cosas que me vinieron a la cabeza leyéndote..totál, el que espera desespera, no siempre es así, pero casi casi..

Besos guapo!.

Bohemia 22/4/09 23:43  

alimentamos la espera y luego tenemos que ponerla a dieta...

:o)
un gran abrazo, quillo!!!

Iván 23/4/09 10:53  

Todos necesitamos tiempo, una tregua... que cronos sea condescendiente con nosotros... qué difícil es esperar, qué frustrante que se pare el tiempo en un momento que no puedes dejar atrás... qué bueno eres pishita, tú y tus relojes sois de mis mejores compañías. Un besaco

Miguelo 23/4/09 17:32  

q bonito y triste a la vez

Sibyla 23/4/09 21:16  

Me recordó a la historia de la canción de Serrat "Penélope", en esta ocasión, es ella quien se queda esperando a que su amado vuelva en el tren, se queda sentadita en la estación, con los ojos llenitos de ayer...

Me has hecho suspirar, con el corazón un poquitoestremecido, pero me ha encantado tu relato.

Ya sabes, me encanta leerte!

Besos:)

AdR 23/4/09 23:56  

Lluviané, bucea cuanto quieras por el Dodecaedro. No sé si las demás horas serán buenas pero algo diferente tienen.

Yo me he enredado muchas veces de horas, y la espera resultó... para aprender de mí mismo. Fui vagabundo sobre cartón y reloj de arena en las manos.

En mi pueblo hay una calle con ese nombre :) No te digo más :)

Besos.

mErl, quizás sean más felices, sí. Incluso sólo por mantener una espera, una ilusión. La esperanza era el reloj, eso lo has visto a la perfección.

Abrazos.
P.D: lo has interpretado a la perfección :)

Bolero, A Proust ¿eh?... ya quisiera yo escribir tan sólo una página como él :)

Lo del café no es snob :) Es idóneo.

¿Por qué? ¿Por qué los seres humanos solemos darle vueltas a eso?

Gracias, amiga. Besos.

Sombras..., acuñé como mía esa expresión el año pasado, como la del Tiempo Congelado. El año pasado acuñé muchas cosas como mías.

Da gusto verte por aquí :)
Besos.

Camille, Proust, Borges... Me halagáis demasiado con tan sólo nombrarles. No les llego ni a oler la suela de los zapatos a esos gigantes :)

Es muy duro, sí.

Besos.

el ángel..., así se quedó Penélope, esta vez es a la inversa, un hombre el que espera.

Tú eres más lista :)

Besos.

Roberto, tú lo has dicho, amigo. Morimos un poco en las esperas, pero no todas son iguales. La tuya no es como la de este relato :)

Abrazos y besos.

Wen, pues si te lo llevas, aunque sea con una punzada de dolor, ya me puedo dar por satisfecho. Gracias a ti.

Besos.

Mary, yo también le conocí. LO conozco muy, muy bien. Cuéntalo, seguro que merece la pena oírlo. Al menos en su historia ella volvió.

Gracias :)

Besos.

Dara, o a alguien que no pasó por él, tan triste como el final :(

Besos.

Mr Blueberry, lo sé, lo de Queen :) pero es que le iba al relato, hombre :P Los seres humanos somos así, hasta que no comprobamos por nosotros mismos que algo no nos conviene... seguimos ahí en ese clavo, agarrados con un dedo.

Abrazos.

Tormenta, el casi casi lo corroboro, vamos.

Besos, guapa.

Bohemia, ¡qué gran verdad!
Un beso, niña.

Iván, yo creo que Cronos se porta como un verdadero hijo de puta conmigo. Y se queda parado el tiempo ¿eh? Siempre en el momento más incómodo :(

Tú sí que eres bueno :) Seguiremos acompañándote. Abrazos y besos.

Miguelo, mucho, una espera que acaba muy mal. Abrazos.

Sibyla, a mí las esperas me recuerdan a multitud de canciones y libros :) Me he parecido a Penélope en multitud de ocasiones, no quiero parecerme más, le "estropea" a uno.

Si te he hecho suspirar así, y estremecida... por mi parte misión cumplida :)
Gracias.

Besos.

Aljana 24/4/09 14:38  

Y desde ese día, cuando ella desapareció el apartó su vida a un lado para convertirse en sirviente de su corazón y en esclavo de los ojos que un día le hurtaron vilmente el alma.

Poco a poco practicó en el arte del malabarismo y consiguió con tenacidad y entrega sostener entre sus dedos el cuerpo de su amada, transformado desde hace un tiempo en una suave, cálida y envolverte arena de la que consiguió no perder ni un grano de su esencia embriagadora.

Y no es su vida otra cosa que rememorar la plenitud que le entregaron a escondidas entre los pliegues de su pálida piel salpicada de un dulce salitre procedente de la brisa del levante.

veinteañera 24/4/09 19:08  

(qué tarde voy, pero a veces el tiempo me come)Al final se le agotó la espera...

Yo creo que este hombre tenía un síndrome, al igual que existe el síndrome de Diógenes. A esto le deberían llamar el síndrome de la espera granular... Pero claro, me suena que eso ya existe y tiene otro nombre ^^

Le tuvieron que barrer con una sonrisa, sino no me creo tu cuento^^Un beso con algo de letargo

p.S:No te he hecho caso con la banda sonora, he puesto The Man Who Can´t Be Moved, nada más leer tus letras me recordaron esta canción

berrendita 24/4/09 22:38  

¿Por qué consigues emocionarme siempre? :)

p.d. 'Todo su tiempo fue convertido en espera¡. Me da pavor.
p.d. De Queen no te digo nada. Ya lo sabes. :)
p.d. Besos, claro.

AdR 26/4/09 23:36  

Aljana, hecho esclavo de manera vil o no, pero esclavo finalmente.

Que hayas visto el cuerpo de su amada en la arena es algo que te hace especial en sensibilidad, a rabiar.

Parece que me has retratado en el último párrafo.
Tus comentarios son auténticas réplicas de mis escritos.

Gracias. Besos :)

Veinteañera, se le agotó pero en el lado malo, claro.

No sé si ese síndrome tiene un nombre, pero si lo tiene... desde luego me quedo con el que le acabas de bautizar :) Me gusta mucho.

Uy, pues igual no te lo crees... La verdad es que no narro esa parte... pero lo de la sonrisa no lo había pensado ... :(

Besos.
P.D: Está bien que no me hayas hecho caso pero no puse ese tema porque lo empleé para otro post y... porque es un tema que no puedo oír.

berrendita, no me hagas esas preguntas que me voy a empezar a creer que soy realmente bueno :)

P.D.: A mí también me da pavor.
Maravillosos.
Besos.