... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Huele a Espíritu Adolescente

*(Este post tiene dos partes con el mismo tema en dos versiones. Tori Amos acompaña mis letras en la primera parte. Pulsa play y lee)


Vídeo: Smells Like Teen Spirit (Tori Amos)

"Me levanté de la cama y creí que era el primer día de un verano que todavía no he vivido, que imaginé distinto. Pensé que tenía la misma ilusión por verte. Bostecé y sonreí casi a la par, sonreí por inercia, y porque me gusta la curva de mis labios soñolientos, y los hoyuelos que todavía aparecen en mi cara cuando sonrío. Eso es porque no lo he dejado de hacer desde niño.

Abrí el ropero y no encontré qué ponerme.
¿Soy un hombre nuevo o soy un hombre viejo? ¿Soy un hombre?...

Necesitaba ropa cara y nueva para poder verme ante el espejo. Soy un desastre con la piel hecha jirones. Yo no soy superficial, vivo con (la elegancia de) lo puesto. Pero aquel día necesitaba cosas nuevas, una piel nueva... pero yo no me voy a cambiar, un mundo diferente para mí, eso quiero.

No había nadie en la casa. ¿Quién iba a haber?. Me llevé escribiendo algo toda la madrugada, ya no me acuerdo qué fue. Lo borré. Eran las dos de la tarde y estaba desnudo. Me enrollé una sábana a la cintura, cogí las llaves de mi coche y salí a la calle. Despeinado. Estaba desnudo y no me importaba.

Estaba solo y olía a espíritu adolescente que adolece. Me gustaba.

Centro comercial. Entré en la tienda de ropa más cara y había una chica morena de ojos negros. Y ya no me acuerdo si eran como los tuyos. A los dos segundos ya no recordaba los ojos de aquella dependienta, yo sólo ponía los tuyos sobre los de ella.

- Dame ropa - le dije-, tú dame ropa. La más cara.
- Pero...
- Que me vistas, encanto. Eso quiero. Mira como estoy, mírame... ¿No lo entiendes? Por favor, cariño, ¿no lo entiendes?.

Y dejé en el probador la sábana oliendo a mí, a la piel, al sudor de la noche y a los besos que te guardé en mis sueños. Y aquella chica morena los encontraría junto a las manchas de mis lágrimas, al cerrar la tienda. Es posible que te los haya guardado por si vuelves, por si vuelvo.

Los besos. Ya no sé si los quieres. Yo sí sé si los quiero."

*(Espera a que Tori acabe y pulsa play más abajo... será el turno de Kurt)



Vídeo: Smells Like Teen Spirit (Nirvana)


"Miradme, es de noche, salgo solo, y apesto a espíritu adolescente. Miradme bien, son las tres de la madrugada y aparento más de lo que quiero ser y de lo que soy, pero no me importa, llevo ropa nueva y eso cuenta, aquella chica morena me vistió y se quedó con parte de mi pasado a cambio, lo dejé tirado en el suelo como a una vieja que ha olvidado todo lo aprendido y sólo sabe mearse encima, y que le corra todo hasta los tobillos.

Aparco lejos, lejos de no se qué, y no hay nadie. Eso es lo que sé. Me importa una mierda todo. Esta noche voy a beber como nunca he bebido. Voy a dejarme mi piel nueva y la ropa que he comprado en alguna barra de un pub de mala muerte, que apeste como yo apesto, que huela a lo que me he convertido. Paso por entre la gente sin mirarla, hay chicas guapas y no me importan, ni su maquillaje, ni sus sonrisas... ni sus bonitas palabras. Bueno, si las tuvieran, porque no las tienen, y menos para mí. Aunque vaya así vestido.

Camino lejos, más. Y veo la puerta de un sitio que no me atrae, es lo que busco, entrar al infierno por el peor acceso que existe. Acceso, exceso, son la misma mierda, la misma palabra.

Entro.

Humo, aire turbio y yo por ahí en medio, no quiero que me toquen y está lleno de gente. Vagabundos, perdedores, bailarinas serpenteando, cerdos sudando.
Llego a la barra, extiendo mis brazos y pongo las palmas de mis manos sobre ella. Me las mojo de algo, me inclino y huelo, es hielo líquido de los vasos, y alcohol, y... y no sé, juraría que es el puto orín de la vieja que ya no sabe ni como se llama. O igual es un reguero de mis lágrimas, huelen igual... huelen amarillas. Me limpio en mi ropa nueva y el reverso de mi mano en la cara.

Pido una copa doble de desesperación desesperada, con mucho hielo. Me he vuelto frío. Lo siento. Pero la tía me ha puesto lo que le ha dado la gana.

Me vuelvo, apoyo un codo en la barra y pongo la mejor cara de asco que guardo, es una máscara. Y una tía me está mirando, es morena, otra. Otra vez, pero no es la dependienta de antes, si ya no la recuerdo. Me da igual, no me mires, no te voy a inventar en mis labios una sonrisa falsa, ni tú ni yo la merecemos. Bueno, a lo mejor tú sí, pero te vas a quedar sin ella. La miro con asco y me pierdo en mi vaso, es lo único que sé hacer desde que estoy solo como un perro abandonado carretera abajo. Y ella serpentea haciéndose la sensual bajo una luna de plata. Es para pegarse un tiro en la cara y desparramar mis sesos y la sangre a borbotones por toda la barra. Y luego que se disputen mi ropa cara, de lustre y esplendor.

A nadie le va a importar. Bueno, la ropa sí que importa. Cerdos.
Voy a seguir bebiendo. Ya me lavaré el pelo, me está creciendo por momentos y apesta a un puto espíritu de la adolescencia. Yo no soy así. ¿A quién quiero engañar? No me importáis nada. De repente tengo dieciséis años y estoy más delgado... ¡Ah, no! Si todavía me caben las camisetas de entonces... tengo dieciséis años y estoy solo. Al final nada ha cambiado. Ni un ápice.

¿Dónde está mi tiempo?. Alguien se lo ha llevado.
Mañana me paso por mis lágrimas, me las dejé olvidadas en una sábana."

*(esta segunda parte del post está en bruto. Lo escribí de corrido mientras oía de fondo el tema de Nirvana que lo acompaña. Reordené y corregí las faltas ortográficas minutos más tarde)

31 Comentarios | Escribe el tuyo:

Carlota 12/9/08 14:11  

Eres increíble... estoy intentando reponerme, el salto ha sido brutal, del inicio que al menos a mí me ha conmovido profundamente, mientras escuchaba a Tori, al desgarro de la segunda parte con Nirvana de fondo. Lo siento, pero nuevamente no tengo más palabras... yo, 17. Un besuco.

Virginia Vadillo 12/9/08 14:30  

Uf, después de leerte, con música y todo, tengo un nudo que no sé ni qué decir, pero tengo que decirte algo... Y es que lo que has escrito tiene tanta fuerza que me ha dejado paralizada! La primera parte me ha emociodando un montón y con la segunda... de repente tengo ganas de correr y de gritar hasta quedarme sin respiración.
Gracias por regalarme emociones =)
Un beso!

D-Gen 12/9/08 14:52  

Me encanta tu originalidad escribiendo.

Un saludo.

Tormenta. 12/9/08 15:27  

Otra parte de ti Adr, otra más que muestras, y gusta,bueno a mí me gusta.
He podido ver cada detalle e imagen de lo que escribiste.. es increíble niño!
Lo dicho, contigo es imposible aburrirse, Eres una caja llena de sorpresas!

Rico Rico el café, ya lo sabes jaja.

Besos, más.

Tormenta. 12/9/08 15:27  

Otra parte de ti Adr, otra más que muestras, y gusta,bueno a mí me gusta.
He podido ver cada detalle e imagen de lo que escribiste.. es increíble niño!
Lo dicho, contigo es imposible aburrirse, Eres una caja llena de sorpresas!

Rico Rico el café, ya lo sabes jaja.

Besos, más.

Angel 12/9/08 16:18  

De la manera en que está escrito ha sido muy fácil ponerse en su piel..

Juanjo 12/9/08 17:26  

Nunca pensé que pudiera oler así el espíritu adolescente en cuerpos ya maduros; pero ahora lo imagino.

Una entrada impresionante, digna de la(s) canción(es).

Un abrazo.

Luna Carmesi 12/9/08 20:55  

Las bandas sonoras de la vida...
Y aqui leyendo al notario de cuando el pentagrama rebosa sentimientos...

(Me cuesta leer textos largos con fuente pequeña... Pero lo he impreso y he seguido tus instrucciones... Que lo sepas!!)

Besicos!

ISOBEL 12/9/08 23:10  

me gusta que quieras seguir siendo tu, besitos

Magnolia de Acero 12/9/08 23:42  

Sorprendentes textos, enlazados por una canción estremecedora (tanto en labios de Tori como de Kurt).

Es cierto que es una faceta tuya que no conocía aún, pero que te hace más persona y menos blog. Me gusta. Un abrazo.

Belén 13/9/08 0:21  

Amenizar las entradas con música tan acertada es todo un reto así que te felicito...

Jo, me ha dado una pereza derepente todo... es tan cansado eso de tener que aparentar que... creo que he pasado la adolescencia...

Sin embargo, querido, creo que mañana cuando me vista y salga, iré mirando a ver si me encuentro con esos ojos negros que...;)

Besicos

AdR 13/9/08 1:09  

A TODOS: desde YA mismo me voy a ausentar un par de días... ni lo vais a notar ;)

Carlota, lo increíble es tenerte por aquí leyéndome y metiéndote de lleno en mis escritos (por muy largos que sean) :) Un verdadero placer. Besos.

Virginia, curaré esa parálisis con el siguiente relato :) Lo prometo. Me gusta eso de regalar emociones :) Yo lo que te agradezco es que te pases por Scriptoria. Para mí es un honor tenerte por aquí. Besos.

D-Gen, gracias :) Espero que no se me vaya de golpe. Un abrazo y sigue con tu escritura como arma ¿eh?. Abrazos.

Tormenta, me gusta que lo veas, porque cuando escribo primero tengo que visionar lo que va a ocurrir, y luego narrarlo lo más fielmente posible. Si te hago llegar eso es que no lo hago mal :) Habrá más sorpresas :) Voy a hacer más café. Besos.

Ángel, ¿en mi piel? :) Abrazos.

Juanjo, muchas gracias, no sé si sería del gusto del autor... pero creo que mi espíritu adolescente huele y apesta a ratos iguales. Abrazos.

Luna, ¿lo tienes impreso para poder leerlo bien? ya por eso debería adorarte :) No haré posts tan largos, en verdad este es un dos en uno. Besos :)

Isobel, sí, los cambios extraños no me sientan nada bien :) Besos.

Magnolia de Acero, ¿Has visto cómo cambia un tema musical desde el piano a la banda? Eso fue lo que me inspiró del todo. Ese cambio. No soy tanto como se muestra en Scriptoria, ni tan poco. En realidad soy otro :) Besos.

Belén, gracias, tengo buenas maestras (tú, y tus posts, eres una de ellas). Yo también la he pasado, pero me dan arrebatos. Yo ya veo ojos negros por todas partes. Besos.

Sureña 13/9/08 12:25  

Sólo echando un ligero vistazo a tu cajita, me doy cuenta de todo lo que me he perdido durante este larguísimo tiempo...

Pero vengo con fuerzas renovadas y ganas de ponerme al día :)

Un besazo

veinteañera 13/9/08 15:50  

Que vuelva a la tienda, que recoja su sábana y que devuelva esa ropa estúpida.
Que vuelva a sus sábanas, que las recoja, que busque todo su tiempo perdido entre ellas. Que las lave, que las tienda y las aireé y sobre todo que deje que le cubran de nuevo su desnudez.

¡Madre mía!
¿Cómo lo haces? Escribir para que lleguemos a sentir... Bahh... da igual, no he preguntado nada

Besos traductor

яαιηвσω ιη тнє ∂αяк 14/9/08 4:14  

wow
porfin pude sentarme como se debe a leerte y releerte.
vaya que escribes con una manera tan explicita e implicita, subes, levantas, mueves y tientas.
un pensamiento largo y sin embargo parecen segundos ante mis ojos... y nisiquiera en mis ojos, sino en mi mente que busca encontrar esa explicacion subyacente de tu escrito.
considero que tienes una forma interesante de contar las cosas y hacer que uno se adentre en ellos.
felicidades

dintel 14/9/08 9:15  

El vaso... gran amigo a veces. Por cierto, no busques esas lágrimas, se evaporan y sólo encontrarás sal.

AdR 15/9/08 0:31  

Sureña, y si no te pones al día no pasa nada :) Yo estoy contento y tocando las castañuelas (y eso que no sé) por verte de nuevo por aquí. Me faltabas :). Besos.

Veinteañera, sabes continuar las acciones de este hombre del relato. Y de manera vertiginosa. Es como si le conocieras muy bien. Seguro que hace eso con sus sábanas.

Pues... yooo... Bah, no he contestado nada. Es que, lo siento, pero no sé qué contestar :)

Besos, soñadora

Rainbow in the Dark, siéntate en un lado del Escritorio cuando quieras :). Gracias por tus palabras, veo que el texto expresa lo que quise en su momento, sin la música no sería lo mismo, eso es seguro. Pero intento superarme poco a poco. Besos :)

Dintel, tienes razón. Recogeré la sal entonces, como buen salinero que fue mi tío, algo me quedará a mí de eso :) Besos

39escalones 15/9/08 8:39  

Música y letras, efectiva combinación. El contraste entre una y otra versión es fuerte, sin duda, pero sus aromas se complementan.
Un abrazo

Tesa 15/9/08 10:41  

ES un buen texto. Tienes ese don para expresar emociones con la palabra, con musicalidad, con estética.
Ahora un comentario al hilo de las primeras palabras.
Hace poco, le decía a alguien de tu edad (yo soy bastante mayor que tú) que los hombres de 30 años, son hombres recien estrenados. Porque la primera parte de la veintena es como un tránsito entre ser un crío y un hombre. Es como que los chicos de 25, 27, están en una especie de limbo entre adolescencia y madurez.
Sé también, que muchos arrastran ya algunas heridas de ese periodo, pero es ahora, a partir de los 30 cuando realmente se vive como hombre.
Es sólo mi percepción ...ahora que ya llevo mucho tiempo siendo una mujer.
:)
Un abrazo

María. 15/9/08 11:15  

Mucho mejor la segunda parte que la primera. Se leen bien una rabia y un desprecio que normalmente no sacas. Me gusta, me gusta.

La canción, lo siento por Tori Amos, pero Nirvana es mucho Nirvana. Es brutal.

Elèna Casero 15/9/08 12:27  

La segunda parte, seguro.

Un beso

Desnuda 15/9/08 15:32  

Leí, me fui, volví... al final leí tantas entradas entre enlaces y enlaces que no sé cual me gustó más. Todas las que leí me gustaron. Muy buenas.

emperatriz 15/9/08 15:49  

Yo , si fuera ese hombre, sí que volvería a por las sábanas.
Las pondría de nuvo en su sitio, bien enfundando el colchón y por qué no, mi Alma.

Tamaruca 15/9/08 17:18  

Si es que las dependientas morenas que venden ropa cara tienen un peligro...

:P

Me encanta la versión de Tori, es fabulosa.

AdR 16/9/08 22:15  

39escalones, eso quería :) complementar sin desentonar, no fue difícil al tener la historia, parte mía, metida en la cabeza de hace mucho :) Gracias. Un abrazo

Tesa, mira, estoy de acuerdo con eso de que los hombres de 30 (y más) somos ya... más hombres :) Lo que pasa es que yo llevo un pequeño payaso dentro que nunca pierdo :) Ni quiero perder, es como un niño que se niega a crecer. Besos.

maría, me dejé llevar por el tema de Nirvana, la ocasión lo merecía ¿no crees?. La música me inspiraba una madrugada de un tipo solitario que no tiene donde aferrarse ni caerse muerto. Besos.

Elena, la segunda tiene mucho de mí también. Besos.

Desnuda, Bienvenida a Scriptoria y, por lo que veo, al Mundo Blog :) Gracias por leerme tanto y en tanta cantidad. Espero seguir viéndote por aquí. Besos.

Emperatriz, a eso va al acabar su madrugada, a por sus sábanas. A enfundarlas como dices, con el Alma, con nuevas lágrimas. Besos.

Tamaruca, :D Pero aquí el protagonista como que no le hace mucho caso, ni a la dependienta ni a la chica del pub. Pasa olímpicamente de ellas porque ve otros ojos encima.

A mí me gustan las dos versiones, cada una en su contexto :) Besos

Freyja 20/9/08 5:43  

la primera que vez que te lei, quede maravilla, estaba con mi notebook (que acaba de morir el disco duro y no tuve problema para leerte)
ahora tuve que instalar Firefox, pero vale la pena
tienes una esencia que logra encantar como y la verdad me gsutaron las dos versiones
primero felicitarte, tal como lo dices tienes una fábrica de cuentos y sueños
y logras atrapar con tu encanto
me siento pequeña ante un grande de las letras
pero amo las letras y han sido mi forma de expresarme toda mi vida
no he estado bien de salud y eso me ha tenido un podo alejada de la net
pero tengo sueños y me encanto con ellos
me abrazo a la vida eternamente
mil disculpas si no te salude ante
y mil disculpas por contar tanto
y de ese mundo imperfecto logro encontrar el mundo perfecto
gracias por tus saludos y animo
un beso grande y felicitaciones
que estes muy bien


besos y sueños

Freyja 20/9/08 5:46  

me falto algo, de tanto que me gustaste como escribes, te tengo hace mucho tiempo en mis link
un beso


besos y sueños

Iraunsugue_Eternia 20/9/08 21:44  

ADR la primera parte en tu línea, sobrecogedora como siempre. La segunda parte me ha sorprendido, quizás porque tengo textos parecidos de esa época adolescente que curiosamente también acompañaba con la desgarradora voz de Kurt.

Nos perdemos, reencontramos, crecemos, vivimos, morimos, volvemos a la vida de nuevo, vamos, venimos, nos quedamos…y un día descubrimos que tras esa nueva piel que creímos de madurez, sigue escondiéndose los miedos, pensamientos, reflexiones, vivencias…de aquellos que fuimos con 16 años.

¿Cambiamos o solo nos modificamos?

Besos y un aplauso por ambos textos.

AdR 22/9/08 13:59  

Freyja, con Firefox se lee mejor Scriptoria :). Me gusta eso de que logro encantar y, gracias, pero no soy grande en letras, sueño con ello, eso sí :)

No te tienes que disculpar por nada, Freyja. Es un placer tenerte por aquí cuando tú puedas y desees. Espero que estés bien.

Besos, y los sueños que no falten nunca :)
P.D.: Vi que me tienes en los links ;) Yo no pongo más en mi barra porque se me hace muy largo pero te sigo en "mis favoritos" :)

Iraunsugue E., la primera y segunda parte :) como un día nublado y una noche sin lluvia. Al menos lo quise interpretar así.

¿Evolucionamos pero algo se nos queda atrás?... A saber, querida :)

Besos.

verdial 23/9/08 20:05  

Que manera más habilidosa de sacar (incluso acompañado de la música correspondiente) los distintos "yo" que llevamos dentro.

Me he visto muy identificada. Muchas veces me acosan esos cambios en un segundo. Incluso he llegado a pensar que soy bipolar.

Pero sé que no, que todos, según las circunstancias que nos rodeen en determinados momentos, sacamos de dentro personalidades que ni siquiera llegamos a comprender.

Besos

AdR 30/9/08 21:06  

Verdial, fue eso, oí los dos temas y eran dos yo. Bueno, yo estoy seguro de que no soy bipolar pero sí que tengo ánimo para todo, y soy capaz de pensar en rosa por la mañana y en negro por la noche :) Incomprensible, sí.

Besos.