... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Lección de Surf

foto: ... ;)

Ella y yo nos sentamos en la orilla de la playa. De una playa donde las crestas de las olas vuelan tan altas que rompen la línea del horizonte y llegan muy alto, casi a tocar el celeste y la luz de un cielo claro y sin nubes, y rasgarlo. Estábamos uno junto al otro mirando al océano, embravecido, rugiendo en espumas blancas en varios puntos. Y las tablas al lado, reposando en la arena y evadiendo el viento raso que trae el sabor de la sal y los peces que nadan en contra y a destajo.

- AdR, en estos días tengo que enseñarte muchas cosas. Escúchame bien, debes estar atento porque esto no es ninguna tontería. Si pierdes el equilibrio la ola te engullirá y tienes que saber recuperarte... salir a flote y volver a coger aire cuando los brazos de las corrientes te suelten. Son muy traicioneros.
- Ya entiendo - dije sin dejar de mirar las crestas que se erguían temblando, amenazantes.
- Yo llevo mucho tiempo haciendo esto y he visto muchas cosas, pero no quiero contarte ninguna historia, quiero que tú te des cuenta por ti mismo de lo que significa ponerse de pie unos segundos sobre una tabla.

Luego se quedó mirando al horizonte un momento, como buscando la ola perfecta. Y yo empecé a sacudirme un poco la arena de mis piernas.

- Cuando estés dentro tienes que ser muy paciente, mira al horizonte como si fuese un camino y espera el momento. Nadie te va a poder decir cuál es la ola idónea, eso tienes que aprenderlo tú solo. Ponte de pie con decisión y no te preocupes si te caes, te va a pasar muchas veces.
- Bien. Ya estoy acostumbrado a levantarme y a empezar desde cero - dije.
- La primera vez... cuando consigues mantenerte... es como caminar sobre el agua y el viento - sonrió -. Vamos, quiero que lo veas de cerca.
- Gracias por la lección de vida.
- ¿De qué?.
- De vida - repetí.

-.-

He publicado otro capítulo más de El Hombre Sin Tildes. Con Nocturno queda finalizada la parte del relato donde el protagonista no tiene tildes (y su narrador no puede escribir con ellas).

36 Comentarios | Escribe el tuyo:

India 9/9/08 14:13  

La vida... esa señora que puede compararse con tantas cosas la vez. Yo la comparé una vez con un libro el cuál esta lleno de capítulos y el cuál está escrito desde un principio. Viendo la comparación de tu escrito es sin duda también bueno... Levantarse y volver a caminar, caer de nuevo, y volver a levantarse,... En eso consiste la gran señora, la vida.

Un beso y gracias a ti por la lección de vida :)

Carlota 9/9/08 15:42  

No sé si es que ya te voy viendo venir, pero desde el principio ya iba léyéndolo como una lección de vida ;). Por cierto.. bonitas piernas, jaja. Un beso!

Angel 9/9/08 17:02  

Como tiene que molar surfear uffff....

Anónimo 9/9/08 21:22  

Yo no se nadar, ni siquiera flotar, imagina mi inaptitud!
Pero acostumbro a tomar sol de maravillas, tengo un bronceado que te mueres, aun cuando me salpica un poco de mierda, del señor del lado cada vez que le da por sacudir su toalla, yo sigo con mi tostado natural, incluso cuando me llega algun pelotazo de algun aficionado al futbolito platero yo sigo disfrutando del sol, aunque debo reconocer que tambien es complicadisimo caminar, aun peor correr, por la arena, sobre todo luego de una caida, las rodillas te quedan adoloridas por tanta piedresilla inscrustada, tanto tanto que a veces hay que cojear, pero igual se avanza.


¿De que iba esto? ha, si, de surf, si, si, que debe ser genial.


Alelí.

Sombras en el corazón 9/9/08 22:46  

Desde luego que de vida.
Caer y levantarse; la ansiedad y la emoción entremezcladas de tener la libertad de elegir el camino.

Un abrazo

Juanjo 9/9/08 23:31  

Qué bonita es esa sensación de caminar sobre el agua y el viento. Y qué pronto se acaba.
Sí, debe ser bonito surfear.

María. 10/9/08 0:03  

Buena comparación. Me gustó mucho el post. :)

P.D: (Respuesta a tu pregunta) Era mi tío. Por lo que sé, le gustaban los relojes antiguos...

Tormenta. 10/9/08 2:21  

Debe ser emocionante, las cosas como son, y buenos consejos que te dieron, no sé, suenan bien, a decir verdad se podrían aplicar a muchas cosas más..
¿Al final te mantuviste en pie?

Besos niño.

Pd;Te pensabas que no íba a decir nada de tus piernas(si son las tuyas) ja!
Pues sí lo diré, estás en forma niño jaja.

Besos , más. ;)

Belén 10/9/08 8:33  

Nopierdas a esa amiga, querido,eso si que es una gran lección de vida ;)

Besicos

emperatriz 10/9/08 13:15  

Qué ganas de ver esas olas y oler su espuma...

besos

DianNa_ 10/9/08 15:07  

Pues hala, empujoncito amistoso y aupa!! que se te quiere :)

Que encuentres pronto la ola que te lleve a... yo qué sé!!

Besos, shikillo con piernas :P

Luna Carmesi 10/9/08 15:10  

Y despues es la propia experiencia la que ocupa lugar en tu memoria...
En tu vida...

;-)
Besico!

Luna Carmesi 10/9/08 15:10  

Y despues es la propia experiencia la que ocupa lugar en tu memoria...
En tu vida...

;-)
Besico!

Luna Carmesi 10/9/08 15:11  

'M'a gustao' muxxxooooo!

;-)

Mas besos!

ISOBEL 10/9/08 15:30  

ayyyyyyyyyy, que esta vez sólo me quede con esas rodillas, me gusto tanto la foto que se que hablabas de la vida, un besabrazo

Tormenta. 10/9/08 17:00  

Adr, estoy segura de cuál será tu respuesta, me parece a mí que no te gustará nada,pero el azar es así de caprichoso, pero en verdad me hace ilusión y todo! enfin, pásate por mi casa y lo verás...

Uuiuiuiuuuiui.

Mariano Zurdo 10/9/08 20:05  

Desde luego se pueden conseguir enseñanzas en muchos más sitios que en las aulas.
A mí me intentó un amigo enseñar a hacer windsurf. Ahora soy el que mejor se cae al agua del condado (porque no conseguí otra cosa).
Besitos/azos.

AdR 10/9/08 22:00  

India, en eso consiste ¿no? Todo es caer y levantarse. La vida, un libro, una lección, una persona, un amor, una amistad...

Gracias y besos.

Carlota, es como yo lo empecé a ver desde el principio, como la vida.

XD Gracias, gracias. Besos.

Ángel, tío, píllate un avión, te espero, hace un tiempo espléndido :) Un abrazo.

Alelí, Menuda cosa lo tuyo con la playa y el agua :) A mí nunca me molesta nada de eso :) El agua es mi segundo hábitat, el primero es... sí, lo puedes intuir, el papel ;)

Besos.

Sombras en el Corazón, en esa estoy, en elegir las olas buenas que me mantengan más tiempo :) Besos.

Juanjo, y verte muy por encima, crecido, pero diminuto y frágil :) Un abrazo.

María, gracias :) Un gran hombre tu tío :) Besos.

Tormenta, por ahora sigo en pie :) y que no cambie.

Besos.
P.D.: Son mías, casi las aprecio tanto como a mis manos :)
¡Ah! Le haré hueco (en pequeñito y tras un post) a ese meme que me has pasado. No suelo hacerlos, pero creo que se acopla a Scriptoria.

Belén, no la perderé, eso nunca :). Besos.

Emperatriz, nunca están lejos, están a un tiro de piedra, yo, aunque haya vivido apartado de ellas un tiempo, siempre las he tenido al lado. Besos :).

Dianna, ay, más empujoncitos no, que ya se encargan ellas de rebozarme pero bien rebozao, jaja.

¡Yo que sé dónde llevan las olas...! ¿A morirse uno en la sal y en las huellas? Besos con piernas.

Luna C., y de las experiencias se vive al fin y al cabo. Sigo entre olas, bravas.

Y a mí ma gustao que te pases por aquiiií, jajaja. Besos y más besos.

Isobel, pues mis rodillas (adornadas con la espuma en la foto) son raras, en un futuro post eso me dice mi abuela, jajaja. Besos.

Mariano, yo... casi todo lo he aprendido fuera de ellas :)
XD Pero... ¿qué condado es ese? Te digo lo que a Ángel, píllate un avión y nos vamos los tres, anda. Y si te hartas... pues hay chiringuitos cerca ;)

Abrazos.

ISOBEL 11/9/08 0:23  

raras no, preciosas, que lo sepas, autentica línea curva, besitos

berrendita 11/9/08 1:14  

Levantarse, caer enredado en el agua y la sal, ponerse en pie de nuevo, vencer el equilibrio, navegar sobre la cresta de una ola, sortear el viento y volver a caer. Y levantarse de nuevo. No queda otra.

Claro que es una lección de vida. Y el paisaje de los inviernos en Cortadura y Santa María del Mar.

Besos.

p.d. Bonitas piernas las tuyas. :)

Tesa 11/9/08 8:06  

Me encanta

dintel 11/9/08 9:08  

Mmmm, me has recodardo cuando hacía surf!!! (Años ha).

Tamaruca 11/9/08 10:15  

Umm... bueno... la primera vez tiene la gracia del descubrimiento, la sorpresa; pero me parece más importante encontrar la cresta decuada, cuando es uno mismo el que va en busca de esa ola y tiene la certeza de que ahí es dónde va a "caminar sobre el agua y el viento"

Precioso :)

Bohemia 11/9/08 18:53  

Bonita foto, bonitos gemelos...

:o)

veinteañera 11/9/08 21:22  

En todos nuestros actos hay vida...
En todo lo que aprendemos y nos enseñan con cariño y aprecio, cuando atendemos para no perdernos las mejores lecciones, de surf de vida o de lo que sean^^

Debemos de nacer con algo innato que nos hace levantarnos cuando nos caemos, ¿no cress?, ya sea en el agua, o en tierra.

Tu no te darás cuenta pero nos impartes unas maravillosas lecciones de vida por palabras. No pienso perderme este curso :)

Besos y mas besos^^

Iraunsugue_Eternia 11/9/08 22:30  

Según iba leyendo iba pensando en eso, en que era toda una lección de vida. A menudo ese caerse y empezar de cero trae miles de olas nuevas con las que remontarse, y sobretodo, aprender a mantener el equilibrio.

Un besazo.

AdR 11/9/08 23:54  

Isobel, gracias :) Línea heredada de los fenicios, jajaja. Mi abuela me decía que tenía las rodillas raras, de veras :) Besos

berrendita, en esas playas y en las de Conil y Vejer :) Por ejemplo. Besos.
P.D.: Muchas gracias :)

Tesa, y a mí que pases por aquí :) Besos.

Dintel, Y ahora... ¿por qué no? Anímate :) Besos.

Tamaruca, en eso estoy, en encontrar la cresta adecuada, la que está a punto de espumar y darme más alas :)

Gracias. Besos :)

Bohemia, sus años de ciclismo de carretera me han costado :) Muchas gracias. Besos.

Veinteañera, y en todas nuestras palabras se vuelca la vida.
Algo innato... instinto de supervivencia y de superación. Es posible que sea eso. Yo estoy en ello :)
¿Imparto lecciones? Tú también, que lo sepas. Atenta al curso, entonces.

Besos, soñadora.

Iraunsugue E., eso es lo mejor, que las olas siempre van a estar, de noche incluso. Sólo tengo que montar sobre ellas una y otra vez :) Besos

Nayuribe 12/9/08 7:23  

Llevaba tiempo de no leerte, por que como leíste en mi post...no tengo mucho tiempo, jeje. Pero me alegra que no pierdas esa magia de producir imágenes y sensaciones con tus palabras.
Besos

mErL 12/9/08 19:03  

Los problemas son parte de la vida, pero muchas veces cuesta de mantenerte encina del surf, si tu mente es débil. Ese el gran problema de la vida, la mente.

AdR 16/9/08 21:33  

Nayuribe, no te preocupes, pasa por aquí cuando quieras :) Yo me cuidaré de no perder esa magia de la que hablas :) Vuestros ánimos son el principal ingrediente para que no se vaya. Besos.

Merl, Bienvenido a Scriptoria. Es cierto, si no se es fuerte de mente... por mucho que tengas un buen equilibrio y unas buenas piernas... nada. Un abrazo.

Trini 17/9/08 8:14  

Porque, mantenerse a flote, en según que circunstancias, es más difícil que cabalgar sobre las olas; sobre todo para mí, que no sé nadar:):)

Un abrazo

AdR 18/9/08 11:14  

Trini, yo estoy en las dos cosas, mantenerme a flote y que me lleve el océano lo hago a la perfección :) Cabalgar y que no me traguen las olas... eso lo voy consiguiendo ;)

Besos

Σ=o) Pau 19/9/08 9:09  

Desde pequeña playa que pisaba ola que me botaba jajjaja y hoy no hay quien me saque si pillo el mar suavecito. Creo que nunca he aprendido esta lección o capeaba los problemas o no me animaba si las olas se veían grandes, soy insegura y miedosa.
Visto de este modo y como me fascina el agua y el mar, intentarlo será más fácil.

Muchos besos ronroneados

pd: si te doy clases de ronroneo me mostrarás esas piernas también jajajaja ¡qué guapo! lo siento fue irresistible no decirlo, uf! te mantienes muy bien jejeje ;)

pd2: pronto sigo poniéndome al día por hoy me quedo con tu lección :)

AdR 22/9/08 13:53  

Pau, a mí también me fascina el mar en movimiento vertical :) Y ahora más. Se aprende mucho de él, y a base de buenos golpes.

Besos.
P.D.: :D gracias pero mis piernas no son nada del otro mundo, creo que en la foto aparecen más en forma de lo que están.

verdial 23/9/08 19:57  

En esta entrada he encontrado escenas que me han traído a la mente el recuerdo de mi hijo (es un decir, en la mente lo tengo siempre).
Mi hijo es windsurfista desde hace algunos años y todo el tiempo libre que tiene se lo pasa en Tarifa, ya sea invierno o verano, con sus tablas y sus velas.
Yo no lo he visto nunca deslizarse sobre el mar. No con los ojos, pero sí lo he visto en fotos y con la imaginación. Además tampoco tengo valor de verlo.
Y también, cuando no está en casa, me despierto en la noche y entonces si lo veo en la oscuridad de los ojos cerrados, y siento mucho miedo, y me prometo que en cuanto amanezca lo llamaré para ver si está bien.

Y es que lo quiero tanto, tanto, que el miedo a perderlo es inmenso.

Pero en fín, el mar es su pasión, su vida, y yo....¿qué puedo hacer yo sino estar a su lado y darle esa "lección de vida"?

Un abrazo

AdR 30/9/08 20:28  

Verdial, ¡qué historia! Muy tuya :) ¿Te puedo decir algo? Mírale, ve un día, sin que él lo sepa si es posible, y mírale mientras vuela sobre el océano. Te vas a guardar eso siempre. :)

Besos.
P.D.: Lo tuyo sí que es una lección de vida.