... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

En el País de la Tarta de Chocolate

Pulsa Play y oirás a Chopin - Waltz in C#, Op. 64, No. 2

...Y entooonces la princesa saltó desde el borde de la ventana y cayó sobre su caballo, que la esperaba junto a la torre. Quería dejar atrás el castillo del malvado tirano Habichuelo y su País de las Lentejas Quemadas.

-¿Sí?

Sí, porque a la princesa le gustaban las lentejas, mmm... ¡qué ricaaas!

- Qué icooo

Claro que sí, le gustaban... pero quemadas... quemadas nooo... y como la princesa se bastaba ella sola no necesitaba que ningún hombre, ni príncipe ni nadie, viniera a rescatarla, tenía su propio caballo rosa de crines de colores, que comenzó a cabalgar muyyy rápido.

- Iiiiiiiiiii, iiiiii...

Así hacía mientras galopaba, y para no caerse de los lomos de su caballo la princesa se agarró a los pelos de colores del animal, y a cada trote sus patas resonaban como las teclas de un piano, tiri, piti, titi...

- Ti, ti, ti, ti...

Y, tras una hora... al fin pudieron divisar las torres del País de la Tarta de Chocolateee, donde la esperaban sus...

(Vamooos)

Hala... a soplar :)

*foto de aquí

10 Comentarios | Escribe el tuyo:

Wen 20/1/12 18:31  

Juas
Next Generation :)

Unknown 20/1/12 20:43  

he leído entero el post, pero desde el momento en que he leído que salto desde arriba a lomos de su caballo, no paro de imaginarme el dolor de la princesita...

Besitos.

Indra 20/1/12 23:49  

Te ha quedado preciosisimo...Felicidades a Lena.
:)
Besosss

danilita21 21/1/12 0:06  

Encerio... Aveces soñar decabeza resulta del todo bien... Excelente... un milagro fabricado en letras

Annabel NC 21/1/12 14:44  

Me parece una historia muy tierna ;)
Lo que más me gusta es q la princesa se rescate sola... jajaja un beso

Paco Mira 21/1/12 18:31  

Cuento dulce como la tarta de chocolate.
Palabras en el país de la tarta de chocolate entre los sueños de una princesa que busca su salvación.

Un abrazo.

Calma en días de tormenta (Darilea) 22/1/12 15:55  

Cuantas veces he disfrazado de garbanzo a Pulgarcito, cobijado de la cueva de los dientes malvados jeej. Besitos me encantó Ángel

Rebeca Gonzalo 22/1/12 16:54  

Je, je y yo que me estaba creyendo el cuento de la princesa indómita.

Besotes.

Belén 22/1/12 23:19  

:)

Eres único, querido

Besicos

Juanjo Montoliu 25/1/12 8:53  

Lógico. Después de lentejas quemadas, apetece algo de dulce.