... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Columna de Humo


"Salí del agua, pasaron unos días y ella me dijo que mi cuerpo todavía olía a mar. Ya no recuerdo a qué huele el mar, pero sí la forma en que se queda un corazón después de haber sufrido una gran derrota.

Más tarde ella me preguntó si de mi cuerpo se desprendía un leve aroma a canela en rama, lo preguntó justo cuando yo me derretía al sol y mi piel sudaba las lágrimas que nunca habíamos vertido.

Ella sonrió y tras su boca entreabierta yo ya no vi nada.

Ella prometió convertir nuestros cuerpos en un campo de batalla donde talaríamos los árboles para levantar empalizadas, hacernos el amor y derribarlas. Y, mientras durmiéramos, una hilera de besos se elevaría por encima de nuestras cabezas, como hace el humo de los cadáveres calcinados.

Ella mintió."

*foto de aquí.


-.-

Lee un capítulo inédito de El Hombre Sin Tildes aquí, y algo más sobre "En Angulo Muerto", aquí.

33 Comentarios | Escribe el tuyo:

celebes2 16/2/10 15:09  

Me parece que no hay esperanza. Se oyen cantos de sirenas. :(

mErL 16/2/10 18:03  

La mentira es un puñal clavado en el corazón cuando crees que hay amor y solo queda el juego de la falsedad.

Un abrazo.

Lala 16/2/10 18:04  

Ella mintió.
Dos palabras, sólo dos, pero qué grandes nos quedan dentro.
Es momento de dejar escapar las lágrima de los ojos, esas que nuca antes se virtieron.
:(
Me ha puesto triste.
Yo también he puesto de mi parte, he de reconocer...


Un beso


Lala

i am... 16/2/10 18:09  

Y ahora el aire huele a dolor...

Besos

TriniReina 16/2/10 18:17  

Ya decía yo que un olfato tan perfeccionista no podía ser natural...

Abrazos y canela

Nayuribe 16/2/10 20:16  

O talvez la cortina de humo no te permitió ver la realidad tras sus palabras...
besitos

Café Sideral 16/2/10 20:26  

Cuántas veces ellos(as) mienten! debiéramos colocar un muro con todas las promesas y elevar ese muro sicotrópico a las nubes.

entonces todos(as) lo verían, y nunca más existirían las promesas.

la granota 16/2/10 22:09  

Las palabras pueden ser humo...

Las tuyas son una fumata blanca :)

sueño 16/2/10 22:40  

Bueno.. quizas no mintio. Se intentó y no salio.

Pero te entiendo. Duele...
La foto y el texto buenisimo. Me gusta mucho este nuevo escritoria, y muchísimo la historia que has elegido para empezar.

Tu sigues oliendo a mar... pero ella ya no te puede oler.

un abrazo pirata.

guillermo elt 16/2/10 22:42  

Dita sea!!!... Nada, que no hay manera... quesque nos toman el pelo como quieren...:)

No, en serio. Dolor del desamor... o por lo menos a mí me lo parece

Un Abrazo.

Sureña 16/2/10 23:18  

No hay humo más asfixiante que el que desprende un cuerpo calcinado, el olor de la muerte se te cuela por los huesos.

Y los besos son vida. Como el mar y la canela.

Puede que no mintiera, puede que sus verdades estuvieran muertas...

Vida... perdón, quería decir, Besos ;)

39escalones 17/2/10 9:16  

Siempre mienten.
Abrazos.

Druida de noche 17/2/10 10:11  

Mentir, verbo que utiliza la palabra de manera mal intencionada para producir efectos desvastadores en el alma que cree.

Mentir, verbo necesario para seguir sobreviviendo en la jungla de las verdades...

Druida.

Wen 17/2/10 11:06  

Yo habría pensado que la culpa había sido mía por creerle/a

Belén 17/2/10 12:55  

Todo el mundo miente... lo qu epasa es que muchas veces nos lo queremos creer...

Besicos

Sibyla 17/2/10 17:02  

Una hilera de besos te mereces por dejar huella de tus letras...magnífica forma de describir tus sentimientos, como nos tienes acostumbrados.

Una hilera de besos pa ese gaditano tan genial!!!!!

:)

Wara 17/2/10 20:17  

Prometer y faltar a la promesa es quizá más grave que un simple mentir, ¿no? Dentro de ti se forman unas expectativas, una ilusión, un posible... que difícil es luego coexistir con la frustración.

(Ufff, temo que estoy defensivamente bajo mínimos).

Besos, Angel, que el humo se disipe rápido.

Carlos 17/2/10 21:27  

Como una ola que alcanza la arena, lentamente se desliza por ella, queda la sal de lágrimas, la humedad refleja el deseo de alcanzarlo, la espuma efervescente se fluye para luego perderse dentro.
Ella, Cádiz, no mintió (no queda un árbol xd) y hace el amor con el mar ante las murallas de quien nunca fue conquistada.

Solo tú lo consigues con tus textos quillo!

Un abrazo amigo mio

Alejo 18/2/10 6:24  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejo 18/2/10 6:28  

Bueno, despúes de algunas idas y "venidas" por este espacio, dejo constatada mi visita (ahora que lo pienso no sé porque no lo había hecho antes). Como el vuelo del águila, alto, sutíl pero de repente como una rafaga al final, denota la fuerza; creo que esa es una buena forma de expresar el como siento tus textos al leerlos. Es un regocijo total encontrar una excelente calidad en las letras de "scriptoria". Y como ya no hay razón para hacerme pasar como fantasma, con su permiso seguiré deleitandome escribiendo comentarios en lo que espero sean muchos post venideros.
Saludos

P.D suerte con el libro "En Ángulo Muerto".

No Comments 18/2/10 10:39  

Me dejo algo triste sí. Y es que las mentiras son columnas de humo que nos asfixian.

Un saludo indio

Nela 18/2/10 11:36  

Y por qué habrá personas con esa capacidad de sonreír y nublarnos hasta el alma?
Tahúres que le llaman.
Un beso...el humo se esfuma, lo sabías?

Virginia Vadillo 18/2/10 11:52  

Hubiera preferido que ella no mintiera, pero me ha gustado mucho igualmente. Me encanta como te ha quedado :)

Eria.. 18/2/10 14:36  

No quiero senti ese olor...
( casi me vuelvo loca buscando donde se ponen los comentario, es invisible coñe!!!!)
Muacks.

RMC 18/2/10 16:15  

Hay mentiras piadosas que tienen perdon, pero las otras no,
muy bonito tu texto, un placer
pasar por tu casa.
feliz semana.

Atenea 19/2/10 4:33  

Ella mintió. Y ahora tu aroma es como un caramelo de menta, de esos que te limpian por dentro cuando estás constipado. Y es que yo digo que el amor es como la gripe A, no sabemos si es o no hasta que no pasemos las pruebas. Algunos incluso nos vacunamos contra él.

Raúl 19/2/10 10:32  

¡Pécora!

Dara Scully 19/2/10 15:15  

Bueno, pues peor para ella, tampoco vamos a llorar por eso.



mimo de
gato contento

Juanjo 20/2/10 19:00  

Algunas mentiras nos dan de comer durante un tiempo. Pero qué duro es el hambre.

Sombras en el corazón 21/2/10 22:20  

Jolines, algo pasa que no se encuentra a ninguna sincera y buena chica. ¿Será por los criterios de búsqueda? ¿O es la misma mujer bajo mil nombres distintos?

Un abrazo

AdR 22/2/10 14:00  

celebes, en el caso del relato no la hay. La realidad es otra cosa.

Abrazos.

mErl, cierto, y hay veces que mentira y amor van cogidos de la mano, y no se distinguen.

Abrazos.

Lala, la verdad es que es para ponerse triste, pero todo pasa. Aunque el texto es ficticio la historia igual se repite en muchas almas.

Besitos.

i am, pero se pasa :)

Besos.

Trini, lo sobrenatural atrae :)

Besos.

Nayuribe, también es una buena interpretación.

Besos.

Café Sideral, esa idea del muro es bastante buena. Que las promesas no existieran, sólo los hechos.

Besos.

la granota, gracias :D

Besos.

sueño, es una buena interpretación la tuya, muy objetiva para este relato ficticio :)

El olor del mar no se me va, da igual cómo me frote :D

Abrazos.

guillermo, ese dolor quise plasmar. Si lo he logrado con el final... me doy por satisfecho, como el humo ascendiendo.

Abrazos.

Sureña, en este caso los besos, el mar y la canela estaban al pie de un cuerpo calcinado.

Una verdad muerta es... peor que una mentira.

Vida :)

39escalones, y mentimos y nos disfrazamos.

Abrazos.

Druida, excelente definición. Sabemos de lo que escribimos.

Abrazos.

Wen, eso también, podría escribir una segunda parte. Ficticia también, claro :)

Besos.

Belén, y eso de quererlo creer es mucho peor.

Besitos.

Sybila, es posible que sean huella de mis sentimientos, pero muy lejana :)

Otra hilera de besos para ti :D

Wara, una falta en una promesa es muchísimo peor, te deja una sensación diferente.

Este humo es ficticio. Pero gracias :)

Besos.

Carlos, la ciudad sigue haciendo el amor con el mar desde hace milenios, eso bien lo sabes tú.

Abrazos, fenómeno.

Alejo, bienvenido a Scriptoria. Me alegro de que te hayas decidido a comentar porque así también puedo descubrir lo que escribes. Espero no defraudar con los posts venideros. Aunque encajaré las críticas sean cuales sean :)

Abrazos.
P.D.: A ver qué tal se me da la corrección de esa novela, aunque va a ir lenta, me temo.

no comments, así lo quise constatar, como columnas de humo.

Abrazos.

Nela, eso me pregunto yo ¿por qué?. Ennegrecen el alma y las buenas intenciones.

Besos.
P.d.: Disipado del todo :) desde hace mucho.

Virginia, visto desde la perspectiva que dices... si al final no hubiera dado ese dato... también hubiera quedado bien ¿no? :)

Besos.

Eria, yo ya no quiero sentirlo más veces.

Ay, lo del blanco de los comentarios me trae de cabeza, pero pincha en lo de las "20 plumas han escrito..." y listo :P

Besitos.

RMC, bienvenido a Scriptoria. Hay mentiras que pasan como el agua por la roca, y apenas desgasta, es cierto.

Me paso por tu blog.

Abrazos.

Atenea, yo creo que me tengo que hacer analíticas más a menudo... :D

Besos.

Raúl, y de las malas.

Abrazos.

Dara Scully, ahí le has dado. Que mis lágrimas están muy codiciadas y valoradas en el mercado :D

Aunque la historia sea ficticia.

Besazos.

Juanjo, durísima. Aunque sea de postín.

Abrazos.

Sombras..., ya me has puesto en duda, muchas veces los criterios de búsqueda no son buenos, y dan malos resultados, claro.

Besos.

dintel 4/3/10 6:01  

Fue ella la que mintió o fue la vida?

AdR 5/3/10 15:09  

dintel, ya me has puesto en duda... :)