... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Al Final del Paseo


(Esto lo escribí uno de los días de verano en que estaba solo. Así que es para mí... y para mi abuelo)

"Una mañana me desperté muy temprano. Eran las seis en punto. Intenté escribir algo para la novela pero no me salía nada. Así que hice algo por la casa para hacer tiempo y cuando el sol ya comenzaba a calentar me bajé al paseo marítimo. Siempre he caminado un tramo corto, de ida y de vuelta. Esa mañana apenas había nadie. El agua de la bahía era un espejo, ni pizca de viento. Las palmeras eran estatuas de sal. Así que ante aquel paisaje congelado me dije:

- Lo voy a romper. Voy a llegar hasta el final del paseo. Nunca lo hago.

Caminé unos cientos de metros curvos y llegué donde terminaban las losas de color canela y empezaban las marismas y las salinas... justo allí, donde duermen unas pocas embarcaciones muertas. Aquel borde donde acaba el paseo parece el final de un sueño.
Había un hombre sentado.

- ¿Abuelo?.
- Hola.
- Pero... es imposible. ¡Si te moriste cuando yo tenía 16 años! - dije.
- Bueno, hijo, pero... ¡déjame que disfrute de esto! ¿no?. Cuando me fui todavía estaban construyéndolo. Ha quedado muy bien, sí - y se levantó de un salto, puso los brazos en cruz y respiró hondo.
- ¡Acabas de dar un salto!.
- Claro.
- Pero... ¡con la de veces que abuela y yo tuvimos que levantarte del suelo porque te negabas a usar bastón! - y terminé diciendo por lo bajo -: La madre que lo parió.
- Esa fue tu bisabuela, una gran mujer que no llegaste a conocer... por ahí debe andar - dijo oteando el horizonte más cercano-. Oye, ¿qué edad tienes ahora?.
- Treinta y cuatro.
- ¡Coño! No lo aparentas. Pues tarda en llegar arriba ¿eh? Cuanto más tardes, mejor. Y nos echaremos unas partidas de dominó y jugaremos a la petanca.
- El otro día encontré tus fichas de dominó.
- ¿En serio?.
- Sí. Me acordé de cosas y las he escrito para ponerlas en Scriptoria.
- ¿Qué es Scriptoria? - preguntó.
- Scriptoria es... es... la verdad es que ya no sé qué es.
- Desde luego, antes con lo poco que teníamos éramos felices. Una vela, un fogón, un papel y una pluma, un libro, una lumbre a la que arrimarse cuando hacía frío... Ahora creo que todo va muy rápido. ¿Cuántos canales de televisión tenéis?.
- No veo la tele, abuelo.
- Antes sólo había dos. La primera cadena y la segunda. Y todos tan felices.
- ¿Cómo está la abuela? ¿La has visto?.
- Qué va. Todavía no la he encontrado, hijo.

Y cuando dijo eso la primera brisa matutina del día comenzó a soplar por entre las palmeras volviéndolas reales.

- Creo que es hora de que me vaya.
- ¡Espera! Quería decirte que no encuentro las cartas y los poemas que le escribiste a la abuela.
- Yo sé donde están, pero no te lo puedo decir. Ya sabes, no puedo interferir.
- ¿Volveré a verte?.
- Es posible, niño. Cuídate.

Y mientras me decía eso una lengua de agua, espuma y sal cobró vida por encima de las piedras de la playa y recogió a mi abuelo."

Ilustración de : Daniel Gómez

38 Comentarios | Escribe el tuyo:

moderato_Dos_josef 29/1/09 21:06  

Un cuento espléndido. Tal vez lleno de recuerdos inolvidables. Ese lugar donde vives parece precioso, claro que si es Cádiz lo comprendo. Sabías que tengo familia gaditana? Un abrazo.

AlmA :) 29/1/09 21:45  

No lo he podido evitar... me caen las lágrimas a poquito...
me has hecho recordar...
una vez soñé con mi abuela... fue tan dulce volverla a abrazar... que tengo pegado el olor a jazmín en las fosas nasales...
cuando vuelvas a verlo... abrázalo fuerte... las lágrimas caerán... aunque la sonrisa no la podrás despegar de tu rastro en tiempo...

un beso :*
voy a buscar una sábana...los mocos tienen vida propia

guillermo elt 29/1/09 22:11  

A uno de mis abuelos no lo conocí, al otro, poco. Sí recuerdo que murió cuando yo tenía 4 años y yo estaba allí, junto a él en la cama, cenando... que mi madre me daba una tortilla a la francesa. Se incorporó y cayó hacia delante. Fín.

Tu historia... entrañable. Bonita.

Un abrazo.

Angel 29/1/09 22:13  

Este post me ha hecho pensar en mi abuelo, la verdad me he quedado muy melancólico... en fin...

Sureña 29/1/09 22:20  

Tu abuelo no podía marcharse a ese cielo del que nos hablan de pequeños, sino al mar.

Y parece que te veo caminando por ese paseo y pensando en los recuerdos que conservas con él, impregnados de sal, seguro. Qué mejor escenario para ese encuentro...

Me voy a pasear mis recuerdos... ;)

Besicos

Bea M 29/1/09 22:20  

ayy niñoo que se me saltan las lagrimas y to..te voy a tener que dejar de leer como sigas asi de bien:P;) un besoo y sigue escribiendoo asii una vez más lo he visto.

berrendita 29/1/09 22:42  

Ahora que lo dices, Ángel, creo que un día, a solas por ese paseo que tan bien conozco, me encontré a tu abuelo. Quizá fue él el que me trajo, a través de las olas, hasta tu escritorio.
Sigue paseando, que lo volverás a abrazar.

Mil besos. Te sigo abrazando. :)

isobel 29/1/09 23:01  

me gustan esas conversaciones que tienes con las personas que ya no ves, saludos

Belén 29/1/09 23:58  

La próxima vez que veas a tu abuelo dile que scriptoria es nuestra fábrica de sueños si?

besicos

P.D yo en breves hablo de mi bisabuela, será telepatía?

Nayuribe 30/1/09 0:36  

Me gusta mucho ese cuento... como que últimamente nos estamos acordando de los abuelos... ah, que diferente ven el mundo ellos cierto??
besos

Perséfone 30/1/09 5:04  

Sería genial que cuentos de este tipo cobrasen vida y se hicieran realidad.

Sería genial volver a hablar con aquellos que ya no están.

Seguro que fue un gran hombre, como su nieto.

Un abrazo.

Iraunsugue_Eternia 30/1/09 9:14  

¿No es un cuento verdad? En verdad te lo encontrasté dentro de ti cuando caminabas por aquel paseo. Es curioso que sempre recuerden lo mismo, que la TV solo tenía dos cadenas...y me parece justo que seas tú mismo quiçen encuentre las cartas a tu abuela. ¿Has probado a mirar más allá de los cajones?¿Y bajo las losas del suelo?

Sí yo guardase algo así no lo haría en un simple armario.

Un beso con silencio.

Eria.. 30/1/09 11:18  

Guau... tu abuelo vive dentro del mar. Un cuento precioso, con mucha ternura. Espero algún dia leer aquí sobre esas cartas...
Besitos varios.

Daniel H. M. 30/1/09 11:35  

Y es que esas cosas solametne pueden pasar cerca del mar... Ains, tengo que mudarme.
Jeje. Nos lo pones difícil maestro.
Un abrazo.

Camille 30/1/09 13:08  

Me ha dado mucha pena que no haya encontrado aún a la abuela...

Besos

AdR 30/1/09 13:15  

Moderato, no sabía que tenías familia por aquí :) ¿A qué esperas para darte una vuelta por el paseo marítimo? :)

Abrazos.

Alma, ya, no llores, mujer. No pude abrazarle porque era un recuerdo, y los recuerdos son así, inmateriales, pero como si fuesen reales y se pudieran tocar :)

Besos.

guillermo, vaya fuerza tienes lo que cuentas. Lo mío fue una ensoñación, una recreación con él :) Abrazos.

Ángel, esa era la idea. Me gusta que sea así. Una leve dosis de melancolía nunca viene mal ¿no? Abrazos.

Sureña, es que el mar es el cielo de los gaditanos :)

No hay escenario mejor, en ese paseo he tenido encuentros conmigo mismo y despedidas bastante duras.

Deja una ventana abierta para que yo los vea :)

Besos.

Bea M, no podrás dejar de leerme, es demasiado tarde para dejarlo, XD.

No más lágrimas ¿eh? :)

Besos y el piquito de mi pañuelo blanco.

berrendita, puede que su olor sea el de mi escritorio, por algo escribo ahora desde la habitación donde él tenía su viejo buró :) Si le ves dile que le sigo buscando.

Besos.

Isobel, y a mí, en verdad es como si las tuviera delante :) Besos.

Belén, tomaré nota :) porque puede que sea la definición que más se asemeja a Scriptoria... por algo está ahí :) Pero la fábrica no sería tal si tú (vosotr@s) no estuvieras ahí para soñar.

Besos
P.D.: ¡tenemos poderes!

Nayuribe, ¡cierto! Para mí que era un mundo mejor. Mi abuelo escribía versos perdidos, tu abuela hace unas tortitas para morirse de gusto :)

Besos.

Perséfone, y si no se hacen realidad que se vivan como si estuviesen formada de ella.

:D Más que su nieto.

Besos.

Eternia, tú sí que sabes :) Me lo encontré dentro y proyecté la imagen de su recuerdo al final de ese paseo :)

Bajo las losas del suelo no están, es un suelo nuevo :) Deben estar en algún rincón del olvido.

Un beso musical.

Eria, ¿has visto? En el mar... pero no me sorprende, como he dicho más arriba... es el cielo de los gaditanos :)

Y yo encontrarlas...
Besos.

Daniel, múdate. Merece la pena :) Al menos por un tiempo.
¿Difícil? ¿Maestro yo?, anda, anda... :)

Abrazos.

Camille, tú sí que sabes leerme (es la protagonista ausente del cuento), y después de tanto tiempo, y cambios, es todo un placer.

Besos.

veinteañera 30/1/09 13:35  

Es bueno que no sepas qué es Scriptoria… eso ocurre cuando las cosas comienzan a tener vida propia: Tu escritorio es tan libre de ti que si no respiras tinta por él se te muere.
Yo tengo un sendero plagado de adelfas, naranjos, olivas, rosales y periquitos donde al final se pueden encontrar todos los sueños y todo lo perdido. Hace años que no paseo por él, justo desde que no encuentro a alguien al final de él.

Encontrarás las cartas, él las tiene tan bien guardadas que solo quiere que las encuentres tú.

Un beso

(Aún no ha encontrado a tu abuela porque aún sigue en la bahía, desde allí te cuida^^)

[…] Ahora creo que todo va muy rápido , es verdad…

mErL 30/1/09 20:05  

Explendido, jo me ha encantado este cuento....fascinante.

Si has estado mucho tiempo sin aparecer y apareces magistral.

Un saludo.

Σ=o) Pau 30/1/09 21:29  

Puedes demorar en volver, puedes darte tu tiempo, el que necesites y nunca dejarás de lado la calidez que está mu dentro de ti.

Quizás no tenías imaginación para tu novela en ese entonces, pero seguro que la charla con tu abuelo te lleva por el camino dulce de los versos escritos no encontrados y junto con él cuando lo necesites de nuevo :)

Ya no sabes sabes lo que es Scriptoria porque aqui vive lo que no se puede tocar y se siente lo que no se puede palpar como nos enseñaste... no lo olvides ;), en todo caso si tengo que reflejarte ya me diste una imagen que no se me olvida porque me encanta porque habla por si sola :)

Un abrazo ronroneado y muchos besos

charlotte 31/1/09 0:07  

"una lengua de agua, espuma y sal cobró vida por encima de las piedras de la playa y recogió a mi abuelo."
Que belleza!, un texto cargado de sentimientos, imágenes y poesía, hermoso AdR. :)

Borja F. Caamaño 31/1/09 11:12  

Sería una suerte poder charlar con toda esa gente que formó parte de nuestro pasado, de nuestra vida, y despedirnos con un hasta pronto con la certeza de que no será tan terrible llegar al final del camino...

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

Carlos 31/1/09 12:14  

Es el inmenso poder de lo escrito,capaz de capturar aquello que surge de entre lo inexplicable para la estricta lógica que nos rodea, aquello mágico, maravilloso y único.
Es un instante, pero ya es toda una vida, toda una eternidad, y Scriptoria lo transformó en palabras.
Creo en tu magia quillo

Un abrazo!

Penélope 31/1/09 16:11  

Mi abuelo se fue para siempre hace unos días...
Supongo que, como también tengo paseo, dunas y pinares, y playa...debería pasear temprano y quizás lo encuente algún día.

Ha sido muy entrañable leerte hoy


Un beso


P

Alice B. 31/1/09 20:52  

Mi culo a tomado asiento xD (de momento).

Buen finde,
nos leemos!

Un beso.

Alice B. (anteriormente llamada Nica)

Mary 31/1/09 21:04  

Jo, los abuelitos... son tan especiales. Qué nostalgia más tonta me ha entrado.... A mí me pasan estas ensoñaciones pero con mi abuelita. Ojalá me la encuentre algún dia al final de un camino. Me pasearé por el río, a ver si hay suerte. :-)

Besinos

AdR 31/1/09 22:18  

Veinteañera, sólo voy a escribir esto:

... me llega el aroma de tus palabras.

Así que, si te parece, las voy a guardar enrolladas en una caja.

Besos.

Merl, pues si hubiera abierto con este texto hubiera sido una aparición un tanto falsa porque lo tengo escrito desde agosto pasado (tengo varios de aquella época que irán saliendo). Gracias, buen hombre :)

Abrazos.

Pau, eso nunca, querida, la calidez no se me va ni aunque quisiera, que no quiero :)

Digo siempre que Scriptoria es una fábrica, pero es al final seguro que evoluciona a otra cosa...

Esa imagen ha cambiado bastante. Ahora tengo otro escritorio más vacío de recuerdos, pero igualmente lleno de sentimientos.

Besos.

charlotte, me pones una sonrisa con decir que ves imágenes. Escribir se trata de eso... creo :)

Besos.

Borja, yo tengo la esperanza de que los 21 gramos que expiramos se transformen en recuerdo.

Un abrazo.

Carlos, me ha llegao ¿eh?... eso de que Scriptoria lo transformó en palabras :) Si crees en mi magia crees en mí. Estás atrapado, chaval. :D

Abrazos.

Penélope, vaya, lo siento mucho, hermosa. El mío se marchó hace tiempo, pero ya has podido comprobar que... en realidad no, sigue por aquí :)

Muchos besos.

Alice B. antes llamada Nica, ;P A ver si es verdad, me he pasado a ver tu casa y cambias constantemente el papel de las paredes ¿eh? :)

Claro.

Besos.

Mary, pásate por tu río, es maravilloso, yo lo hice no hace mucho y se respira un aire único, embriaga de perfumes auténticos que se enquistan en el recuerdo, y la Torre de fondo.

Besos.

Blanca 31/1/09 22:38  

Angel, ¡has vuelto!

Sabes, esta historia me recuerda demasiado a mi último relato, tanto, que no puedo evitar que un escalofrío me recorra la espalda.
Sigues emocionándome.

Un beso.

TriniReina 2/2/09 8:07  

Sin duda que volverás a verlo.

Un paseo maravilloso y un encuentro interior con tu abuelo.

Un abrazo

39escalones 2/2/09 8:46  

Muy hermoso, AdR. Me ha hecho pensar en mi abuelo, me ha traído buenos recuerdos, aunque sin olas.
Un abrazo.

dintel 2/2/09 8:52  

Tierno, muy tierno. Pero una cosa, tu abuelo ubiera dicho "la primera cadena y el UHF". ;)

Wen 2/2/09 11:14  

Qué tierno y amoroso....
Aun tengo a mis cuatro abuelos con vida, a mis 28 años fíjate...y sé que no será por muchos más años..

Por cierto, quería pasar a decirte que me gustó mucho tu cuento del blogs de papel, pero no había encontrado el momento.
Un saludo :)

AdR 2/2/09 23:11  

Blanca, ¿ese último relato tuyo está en tu blog? Tendré que buscarlo entonces.

Tú también :)

Besos.

Trini, seguro que sí. Y me dará algún dato más, o una idea :)

Besos.

39escalones, esa era la intención :) Aunque sin olas, las olas ya la imaginas tú si quieres :)

Abrazos.

Dintel, ¡siiií, es verdad! :) La UHF, Dios... un despite de los míos :D

Besos.

Wen, pregúntales de todo a ellos. Seguro que guardan cientos de historias y anécdotas.

Pues ya lo has encontrado :) Muchas gracias. En unos días escribo por aquí algo relacionado con él... una especie de... prólogo :)

Me ha encantado verte por aquí.
Besos.

Bolero 3/2/09 21:36  

Yo tuve dos abuelos y dos abuelas, de una de ellas saco mi fuerza, de mi abuelo Félix, mi solidaridad, mi tristeza y mis sueños al sol
Sabes? muchas noches, muchas le sigo habalndo, es raro pero creo q eme entiende y ya tengo 42, espero seguir así hasta los 102, más o menos

Un día escribiré sobre él, pero es q me emociono lexessssssss

muakkkkkkkkkk

AdR 6/2/09 15:03  

Bolero, escribe algo sobre ellos :) A mí me gustará leerlo. Y si este relato te ha hecho recordar... era mi intención.

Besos

verdial 10/2/09 17:23  

Que hermoso Adr. Ha sido todo tan nítido, tan claro....no tienes más remedio que haber vivido la escena segundo a segundo para poder plasmarla con tanto realismo. Y me alegro mucho por tí, porque estoy segura que aunque fuera por un tiempo breve e imaginario, has disfrutado de nuevo de tu abuelo.

Besos

AdR 13/2/09 14:52  

Verdial, es como si la viviera, sí. Ni un paseo de los que he dado ha igualado a este, ni en sueño ni en realidad.

Disfruté de lo lindo :)

Besos

María 20/2/09 10:58  

Daría lo que fuera por tener un encuentro así con mi abuela y contarle todo lo que ha pasado desde que nos dejó agarrados a su ausencia...gracias a esta entrada casi lo he tenido...tu abuelo en mi sueño, en mi imaginación era una señora gorda, de pelo blanco con la carita más amable del mundo, con la sonrisa más amorosa que jamás he visto...

UN BESO PARA ELLOS Y UN BESO PARA TÍ...

AdR 20/2/09 23:00  

María, si he conseguido que recuerdes a tu abuela... me puedo dar por satisfecho :) Era la intención de este escrito... bastante personal.

Besos