... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Mi Viento

foto: AdR

(Pulsad Play si queréis pero oíd esta bulería de mi tierra muy bajito. No quiero que se pierdan las voces y el viento de las protagonistas de este recuerdo)
Cuando mi abuela estaba viva yo subía todos los días por su portal hasta el segundo para verla. A veces me la encontraba con la puerta abierta y hablando con sus vecinas. En muchas ocasiones el viento que se colaba por los balcones mezclaba los olores del potaje de una casa con la lechuga fresca de otra, de las lentejas de una con el del tocino y la ternera estofada de la otra. Eso ya se ha perdido.

Las vecinas de mi abuela me conocen desde que ella decidió mostrarme en el descansillo de la escalera como si fuera uno de los trofeos que ganaba mi abuelo jugando al dominó.

Juana es pequeñita, menuda, delgada y risueña. Todo lo pequeña, menuda, delgada y risueña que puede ser una mujer de casi ochenta años que baja a diario a hacer la compra y que ha tenido nueve hijos y ha dejado cuatro por el camino. Miento, tiene más ilusión por la vida que muchos de nosotros juntos. Su voz es aspirada y aguda, y le imprime una ligereza inaudita. Si a eso le unes el fuerte acento de la tierra... ocurre que muchas veces te resultará imposible averiguar lo que te está preguntando. Yo la entiendo porque la mujer lleva haciéndome las mismas preguntas desde hace más de doce años:

- Angelito ¿ya está tú aquí? ¿Ya tas venío? ¿Pa siempre? ¿Tas venío pa siempre?.
- ¿Cómo está usté, Juana? (dos besos) He venío a cogé un poquito de viento. ¿No cree usté que pa siempre hay mu pocas cosas?.
- Sí, que es verdá, hijo. Haces bien en venirte. ¿Y por allí qué? ¿To bien?.
- To mu bien, Juana.
- Ea, po yasta... Tú está mu bien ¿eh?.
- ...
- Anda, que si yo fuera moza joven te me iba a escapá tú (jajajaja).

Cada vez que bajo y la veo me saca una sonrisa de los ojos. Y eso sólo lo sabía hacer mi abuela. Yo creo que eso es porque todavía oigo sus carcajadas, aquellas de cuando yo subía para verla y me las encontraba a las dos riendo en el descansillo, con las puertas abiertas y aquel delicioso viento flotando entre nosotros:

- Aquí viene mi nieto - decía mi abuela.

A eso sigo viniendo, Juana, a coger un poquito del viento que ella me daba. Pa siempre... eso sí queda pa siempre.

33 Comentarios | Escribe el tuyo:

AdR 12/6/08 16:23  

Y ahora, sin tener nada que ver con el tema del post... prestad atención a la letra de la bulería

"Anoche cuando dormía soñaba yo que er faraón.
Subía las galería que estaba en frente a mi barcóooooooon.
Yo no sé lo que pasó por míiiiiii.
que la visión der faraón la veeeeeeeo allíiiii.

Las momia me siguen, con una calaveraaaaa, paseandooo por miiii alrededooooo
...
y le dice esta razone:
toca la sonaja bella, toca la gaita y er pito, baile en cada cuarto vuerta...
...
Pastorilla, pastorai, er ganao en la laguuuuunaaaaa.
..."

Y termina con la Virgen María y el patriarca San José. Vamos, que tiene que ver un puñao con las momia.

Joe, es que me parto, es buenísimo, XD. Qué arte hay que tené.

Luna Carmesi 12/6/08 16:34  

Esos es lo que tienen algunas personas y lugares con magia... Que nos dan aire. Brisa que nos hace sonreir...

Besos

(Estaria el cantaor por El Cairo??)

;-)

ISOBEL 12/6/08 20:48  

como no vas a sonreír si te hacen sentir el mas mejor del mundo, ese viento que yo llamo cariño, besos

Ayshane 12/6/08 22:22  

Los recuerdos buenos siempre serán eso buenos...

Chiquillo, el que tiene arte jejejejejejej

besitos

Sonámbula 12/6/08 22:50  

Las cosas han cambiado mucho desde que heramos niños, yo también recuerdo puertas abiertas y plazuelas llenas de niño... hoy no pasa...

Al menos siempre quedan los vívidos recuerdos trasportados por el aire :)

Un beso!

pati 12/6/08 23:56  

Resulta harto difícil comentar tanto arte... :(

Lo siento.

Un beso.

Enmascarado 13/6/08 0:23  

Una vez leí que Dios, como no podía estar en todas partes, creo a las Abuelas.

La mía tambien olía a puchero, a leche hervida y a cuentos que jamás encontré en ningún libro.

Precioso homenaje

Σ=o) Pau 13/6/08 2:38  

Es tan cálido el viento que se siente en este relato, hasta me hiciste recordar a mi Güeli, hay cariños que son eternos y el amor de una segunda madre, es imborrable.
Precioso, lo que ella te dejó se siente en cada tilde :)

besos ronroneados
pd: me encantó eso de contar lo que nos vendría,dan ganas que ya llegue el día y es una forma de insentivar tus propios escritos y de paso me animas a mi :) gracias...

Pau 13/6/08 4:26  

Hola!
Muchas graxx por tu comentario, genial tu espacio!!
Saludos!!

Belén 13/6/08 7:39  

Pues si te falta alguna vez aire, pásate por mi tierra, que otra cosa no tendremos pero...

Besicos, me ha gustado mucho el post

Angel 13/6/08 8:27  

Por que las señoras mayores siempre dicen la misma frase de que si fueran más jovenes uno no se escaparía de ellas????? Eso habría que verlo, creo que lo dicen para quedar bien jajajajajajaja..

Pilar 13/6/08 8:51  

...jaja Ángel, la canción es buenísima... todavía me estoy riendo... jaja

Y el post muy bonito, nostálgico.

Elèna Casero 13/6/08 11:46  

Me he emocionado y reído a partes iguales entre el relato sobre tu abuela y la copla.

Por cierto, pásate por el blog de El hueco del viernes. Encontrarás el enlace en mi blog.

Un beso

herodes de la betica 13/6/08 12:19  

Recuerdos aderezados con mágico viento, lleno de besos y cariño.
Que pasada!!!
El cante por bulerías, genial...
Un fuerte abrazo

Alma 13/6/08 12:56  

Sé de lo que hablas cuando dices que sólo ella sabía sacarte la sonrisa de los ojos, que pocas personas consiguen hacerlo, verdad??
He sentido ese viento.

Besos salados

Sombras en el corazón 14/6/08 0:25  

Los mejores relatos salen de las experiencias propias.
Una historia real con corazón.
Un abrazo

Trini 14/6/08 9:55  

Los recuerdos si que son para siempre Adr, los recuersos nos persiguen hasta el más allá y, si son tan gratos como estos, más todavía:)
Es que cuando cuentas estas cosas despiertas mis recuerdos y me provocas una sonrisa alta y dulce...

Un abrazo

Sureña 14/6/08 12:27  

He sentido esas sensaciones, esos aromas, las voces, las preguntas (¿ésta es la niña de la Concha? pero qué grande está ya... y ese viento, aunque más al este...

Hay algunas bulerías (y fandangos, soleás...) alucinantes :)

Besicos

María 15/6/08 1:46  

Me gusta mucho el contenido de tu blog y tus cuentitos..., muy fáciles de leer.

Pasaré más seguido por estos rumbos...

Saludos

Óscar Delgado Barrientos 15/6/08 9:37  

Subirse a la estela que deja es todo un regalo para los sentidos; hay situaciones análogas que el viento de tu escrito ha despertado. Gracias.


Saludos.

Óscar Delgado Barrientos 15/6/08 9:37  

Subirse a la estela que deja es todo un regalo para los sentidos; hay situaciones análogas que el viento de tu escrito ha despertado. Gracias.


Saludos.

Mary Lovecraft 15/6/08 14:20  

Hola Ángel!
Bonita entrada, me gustas cómo escribes. Me hiciste recordar mi propia infancia.

gracias por visitar mi blog, que tengas bellos días.

p.d.: ¿sabías que yo fui gaditana durante 10 años de mi vida? y en el corazón aún lo sigo siendo un poquito...pa siempre ;)

AdR 15/6/08 16:26  

Luna, y yo de esa brisa todavía me alimento. Canalejas salió poco de la bahía :) pero con esta bulería inventó el medley ;D Besos.

Isobel, un viento que no deja de oler a añejo. Besos

Ayshane, ¿has visto qué arte? :D Y eso que no es uno de los cantaores más conocidos :) Del viento me empapo cada día que subo por esas escaleras :) Besos

Sonámbula, hoy hasta se hace raro ver una pandilla de niños en bici, ¿verdad? yo sigo con mi viento, no lo pierdo. Besos.

Pati, y a mí me resulta difícil dar pasos, los doy por esa escalera y me aferro al viento que sopla. Así sigo viendo a las protagonistas de este sentir, recordándolas, recordándo(te). Muchos besos.

Enmascarado, las abuelas huelen a eso mismo que has escrito. Son diosas. Gracias y un abrazo.

Pau, si poniendo mis recuerdos os hago recordar... ya para mí es un halago, un pequeño gran triunfo. Ánimo :) Besos

Pau, de nada, tu espacio también es muy interesante. Saludos.

Belén, pero ¿tú has estado en Cádiz? porque aquí cuando sopla fuerte... vamos que te tira de boca, de espaldas... por donde te coja :D Estos días no, están siendo tranquilos. Besos y gracias.

Ángel, jajaja, yo creo que también lo dicen para quedar bien... pero no sé, no sé... esta señora tiene cierto brillo en los ojos cuando lo dice... jajajaja. Un abrazo.

Pilar, amiga, la canción me la he pasado al reproductor MP3 de mi móvil, ya no puedo vivir sin ella y me la voy a poner en el coche :D Espero que esteis bien. Besos.

Elena Casero, emoción y risas es lo que quería :) me ha parecido una iniciativa interesante la de ese blog, me he inscrito y le sigo la pista. Gracias, y besos.

Herodes de la Bética, y los recuerdo y escribo como son, no ponga nada ni tampoco quito :) la bulería queda bien ¿verdad? Es que me recuerda mucho a ellas riendo en los descansillos de la escalera. ¡Qué tiempos! Un abrazo.

Alma, sí, qué pocas personas saben hacer eso. Me gusta que las personas que me leen sientan el viento que escribo. Eso es que todavía lo huelo como el primer día. Besos.

Sombras en el corazón, la mayoría de mis relatos salen de experiencias, aunque algunos los transforme en otra cosa, pero no así estos recuerdos :) Si te digo que la novela que escribo sale de experiencias propias... te lo crees ¿no? :) Besos

Trini, me vas a permitir una coña ya que has dicho que los recuerdos nos persiguen hasta el más allá... yo añado (siguiendo el arte de la bulería): "con una calaveraaaaa, paseandoooo a mi alrededoooo" XD Así los llevo, a mi alrededor :) Me quedo con provocarte sonrisas altas y dulces. Un placer para mí haceros sentir emociones. Besos.

Sureña, un día cuéntanos esa historia de "la niña de la Concha" :) Que tú sabes contar historias como nadie. Yo sigo indagando en las bulerías y los fandangos :) habrá más posts. Besos.

María, gracias, y Bienvenida a Scriptoria, pásate por tu casa cuando quieras :) Saludos.

Óscar, esa era mi intención que mi estela fuese la vuestra, siempre intento capturar recuerdos que se hagan universales y de cada uno al leerlos, como tú haces con tus escritos :) Un abrazo.

Mary Lovecraft, Bienvenida a Scriptoria, que los lectores recuerden parte de su infancia (escribiendo la mía) es lo que pretendo con algunos textos :) De nada, tienes unos relatos realmente macabros.
¿Cómo se puede ser gaditana durante 10 años sólo? :) Hay un dicho por ahí que dice que "los gaditanos nacemos donde nos da la gana" :)
Un saludo.

EL PROXIMO DIA EN SCRIPTORIA:
3 posts que forman 3 escenas (texto, música, imagen) en un mundo paralelo

Carlitos Satan 15/6/08 20:24  

Me gusta que lo mío te haya gustado y me gustalo que en tu espacio leo.Un gusto haberte encontrado.

Tormenta. 15/6/08 23:27  

De manera inconsciente cuando algo me gusta, me muerdo el labio, no sé porque ,pero ..es así ,hay gente qe se queda con la boca abierta, o apreta más los labios, buen,todo esto viene a que me encantó el post,que cuando hablas de tí de tu gente.. es genial,de verdad.

Besos, guapo.

Pd;Yo escuché alguna vez por ahí,para siempre..es mucho tiempo.

AdR 16/6/08 1:27  

Carlitos Satán, de gustos hablamos y gustosos lo escribimos :) Y con mucho gusto te doy un apretón de manos... y este abrazo :)

Tormenta, a mí, cuando algo me gusta, me pasa que me quedo mirando fijamente y no puedo despegar la mirada en un tiempo. Me pasó con La Caja de Cuentos, por ejemplo. Seguiré hablando de mi familia, tengo mucho, para siempre :)

Besos.

Iraunsugue_Eternia 16/6/08 12:49  

Café, es el olor que me recuerda a mi abuela y esos días que cuentas que yo también los he vivido. Una casa de tres plantas y seis casas, en cada una uno de mis tíos y tías, jo! Se hecha de menos aquellos tiempos….

Besos melancólicos.

DianNa_ 17/6/08 8:54  

Niño, me gusta cuando relatas cosas de tu vida "real", son tan... no sé , me encanta.

Besitos^^

AdR 17/6/08 10:49  

Iraunsugue E., el café de las tardes, pero ese que salía de un molinillo de manivela, de ese me acuerdo, de poner los granos en él y... me lo guardo, me lo guardo para otro post ¿no? Los tiempos van con las personas, se les echa de menos a todos. Besos.

Dianna, "reales", ¿son eso? A mí me gusta hacerlas tan reales en palabras escritas como las he vivido :) Besitos y gracias.

verdial 19/6/08 19:28  

Qie bien huela la escalera de la casa de tu abuela. Huele a como olían antes las casas, y las voces suenan tal y como cuando se reunían las vecinas en el descansillo pa echar el ratito.
Seguro que la esencia de tu abuela aún sigue allí, y seguro que te transmite toda esa fuerza que tienes para transmitir a través de la pluma.

Besos

pd: La bulería no tiene despercio. Mancantao.

AdR 19/6/08 22:14  

Verdial, fíjate que es un edificio de 4 plantas, pero es como dices, como las casas de muros de cal y puertas de madera. La fuerza de la pluma... me viene dependiendo del recuerdo, tengo una familia muy grande :) Pero sí, su esencia sigue aquí.

Besos

pd.: me costó bastante encontrar la idónea :)

dintel 20/6/08 7:21  

Me ha encantado la atmósfera de cariño que has creado en el texto. Me voy conmovida. :)

AdR 22/6/08 18:34  

Dintel, Gracias, sigo aprendiendo a crear atmósferas, tengo que perfeccionarme.