... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Epistolario de la Amistad

Ya conté hace tiempo cómo creo que me convertí en escritor y en cada post que publico voy contando qué me hace ser un escritor frustrado (aunque muchos no lo creáis así)... pero ahora quiero contaros qué es lo que me hizo mejorar como escritor.

Bueno... no qué, sino quién. Porque se trata de mi amiga A.

Para que veáis que todo está conectado A. es la misma amiga que no pudo saludar al escriba sentado del Louvre cuando fue a París; y la misma que trabajó hace años en la Cripta de San Antolín de la Catedral de Palencia que yo visité hace poco.
foto de aquí

A. guarda un número indeterminado de cartas (muchas, muchísimas) de mi puño y letra en un cajón de su dormitorio, un número del que perdí la cuenta pero ella sí conoce porque las enumeraba en cada sobre.

A. y yo forjamos nuestra amistad a base de soltar tinta negra de las plumas de nuestras vidas sobre folios blancos que luego nos enviábamos, el uno al otro, desde más de seiscientos kilómetros de distancia. Esa era nuestra única vía de contacto. Ni una sola llamada telefónica, era nuestra exquisita norma. Sólo misivas. Cada carta enviada era un trozo de nuestra vida, un diario... un pedacito de cada uno con un sello, una fecha sin caducidad y muchos besos al final, detrás de nuestros miedos y sueños.

El año pasado estuve cenando en su casa y quiso enseñarme su cajón con mis cartas. Yo me negué, me dio vértigo asomarme a la cantidad de historias y recuerdos de los que me había desprendido. Sencillamente porque ya no eran míos, son de ella.

A mi amiga A. le debo muchas cosas, tantas que tendría que abrir otro blog para contarlas, y una de ellas es hacerme mejorar como persona en todos los aspectos, incluido en esto del arte y oficio de escribir y enlazar historias.

35 Comentarios | Escribe el tuyo:

The Black Queen 3/2/08 16:53  

Gracias. Me has emocionado. No eres el único que aprendió a ser mejor persona.

DianNa_ 3/2/08 17:31  

Tu me has puesto los pelos de punta, jajaja.
Preciosa historia de amistad y maravillosa manera de narrarla.
Besos genio.
Silvia^^

Ruth 3/2/08 17:34  

Los primeros años que pasé en Estados Unidos, no tenía acceso fácil a un ordenador (y mis amigas tampoco; creo que ni siquiera tenía cuenta de correo), así que en lugar de emails escribía cartas. Recuerdo una que no quise mandar hasta que me llegara la contestación a la que les había mandado yo, pero la iba escribiendo a modo de diario mientras. Tuve que usar un sobre tamaño folio y pagar un dineral en sellos, porque terminé enviando ¡más de veinte páginas!
El arte de las cartas se está perdiendo, y es una pena.

BORJA F. CAAMAÑO 3/2/08 19:04  

Nunca me lo había planteado así, pero ciertamente imagino que en el momento en que tus escritos son leídos por otra persona pasan a ser de la misma.

No hay historia si no hay lector.

Un saludo desde el Otro Lado.

Angel 3/2/08 19:04  

Es lo que tiene las cartas, son manuscritas y más personales. Por muchos mails que se envien, nunca podrán superar a la cercanía del puño y la letra.

Tormenta. 3/2/08 19:08  

Es una lástima que no se escriban ya cartas de puño y letra o al menos no tantas como antes,yo las que tengo del pasado las guardo como uno de mis tesoros,algunas imposibles de leer,ya que bueno..las lagrimas borraron parte del texto.

De nuevo he salido de la niebla y te dejo aquí un beso.Muak!

pd;Bonito post,si señor.

Belén 3/2/08 20:02  

Es bonito! el arte de juntar letras (con tildes o sin ellas) es un gran arte sin duda alguna :)

y si, habrá que agradecer a A pues que tu te animaras a escribir, así al menos nos deleitamos con tus letras ;)

Besicos

AdR 3/2/08 21:25  

Black Queen, esto es algo que lo debía, pero sé que no te lo debía a ti (porque ya lo tenías), sino a mí mismo. No podía dejar pasar más tiempo sin revelarles a todos nuestra Amistad :) Muchos besos.

Dianna, Gracias, poner los pelos de punta es muy difícil ¿no? :P Viendo los tiempos que corren... Besos

Ruth, es cierto que esto se está perdiendo, lo cambiamos por lo que va más rápido. Por cierto, aquí mi amiga Black Queen, de la que hablo en el post, me envió una vez una carta de 15 folios a dos caras... eso sí que es un récord :) Lo que ahorrábamos en teléfono nos lo dejábamos en tinta :) Besos

Borja, para mí es así, como lo dices, cuando escribo algo para otra persona lo regalo, y deja de ser mío. Un abrazo

Ángel, así es, como lo dices, el puño y la letra es el arma más poderosa que hay, y en el papel escrito se llevan también los sentimientos. Un abrazo.

Tormenta, tus cartas con las lágrimas tienen que ganar más misticismo si cabe. Alguna tengo yo guardada. Besos.

Belén, mi amiga me ayudó a encontrar mi yo-escritor, o al menos mi yo que quiere ser escritor, y desde que me lo hizo sacar a flote lo llevo cogido de la mano :) Voy a deleitarme yo con tu blog, a ver si hay algo nuevo :) Besos

DianNa_ 3/2/08 21:40  

Los tiempos que corran lo que quieran que yo voy pasito a pasito ;)
Además el verdadero sentido no es llegar sino disfrutar el camino.
Tu tienes esa sensibilidad que hace falta tener y haces que "viva" tus palabras.
Besos
Silvia^^

Ispilatze 3/2/08 22:19  

Comparto el vértigo a las cartas escritar para otro. Sé lo que es; lo que son. No quiero ni pensar... ¿se releerán alguna vez, como se miran viejas fotografías?
Espero que las mías, que algunos cajones guardan sin numerar, las redescubra un nieto, como tú redescubriste en su día el viejo libro de tu abuelo. Las cartas le dirán... ¡TAN distinto! :)

ISOBEL 3/2/08 22:44  

letras, vivencias que se vuelven eternas e intemporales, releídas con nuevos ojos con el paso del tiempo, un beso

39escalones 4/2/08 8:53  

Coincido contigo. Mejor negarse a volver sobre aquellos papeles. Donde se ha sido feliz es mejor no volver. El recuerdo, que no se basa en la exactitud sino en la voluntad de la memoria por contar las cosas como a nosotros nos gustarían, y no como fueron, termina por estropear el regusto. Mejor dejarlo.
Saludos

Sureña 4/2/08 12:26  

Ni una llamada telefónica... por norma. Deberíamos hacerlo todos, al menos de vez en cuando, ó con algunas personas..., ahora lo único que escribimos son los mensajes del móvil (si es que a eso se le puede llamar escribir) y algún que otro e-mail, con la ilusión que se siente cuando recibes una carta de aluguien a quien quieres...

Precioso homenaje a una gran amiga. Besitos!!

Luna Carmesi 4/2/08 15:34  

Ese tipo de amistades es... sublime... queria buscar un adjetivo no excesivamente cursi y no sé si he acertado.
Da lo mismo la distancia, el tiempo, ahi esta esa persona que nos escuchara y a la que escucharemos...

Evinchi 4/2/08 18:00  

Ops, veo que lo tienes repetido.

Pero tienes una cosa para tí en mi blog.

Con cariño, porque tus palabras transportan, envuelven y acompañan. Porque escribes de una forma que me encanta.

Un beso.

Sonámbula 4/2/08 18:29  

Qué sera lo que tiene la palabra escrita que, al ponernos delante del folio en blanco, hace que surjan sentimientos profundos en forma de grafismos. En esas cartas hay una instantánea de esos momentos que retrataste en ellos... y qué bonito que pertenezcan a esa persona tan especial de la que nos hablas.

AdR 4/2/08 22:56  

Dianna, llevas toda la razón, no hay que tener prisa por llegar y sí por pararse a disfrutar del paisaje. Yo me alegro que vivas mis palabras, esas que dejo en paisajes. Besos.

Ispilatze, Tus cartas se redescubrirán y oleran a palabras nuevas cuando caigan en manos de otros, eso es lo mágico de las palabras escritas ¿no crees amiga? Besos

Isobel, tú lo has dicho, con nuevos ojos. Muy bonito. Besos.

39escalones, eso, mejor dejarlo reposar, para mi amiga o para otros. En ese cajón hay un pedazo de mí bastante grande :) UN abrazo

Sureña, quise seguir con el ritmo de las cartas, pero no puedo, es algo que veo ya muy pasado. Yo creo que todo tiene su época, su tiempo. Y A. y yo lo tuvimos, y está ahí, latente y vivo. Besos.

Luna, sublime, sí, y no es cursi, yo lo uso mucho, bueno y si suena a cursi me da igual :) Pero es así, A. siempre ha estado ahí cuando la he necesitado. Siempre. A mí me apena no poder decir lo mismo. Besos.

Evinchi, me halagas, ahora me paso por tu casa para recoger el regalo, aunque lo tenga me lo llevo ¿eh? Muchas gracias. Me gusta lo que me dices de mis palabras, que envuelvan y acompañen. Besos.

Sonámbula, Y para siempre pertenecerá a ella. Besos.

Mariano Zurdo 4/2/08 22:57  

¡Qué mejor manual de escritura creativa que las cartas entre amigos!
¿Yo sabes cómo mejoré escribiendo? Pues escribiendo resúmenes de los viajes con mis amigos. Los adornaba, les daba formato de relato, toques de humor. Ahí empecé a fabular.
Besitos/azos.

Inaicool 5/2/08 0:56  

Es precioso AdR lo que cuentas en esta historia y más que la historia en si, es la amistad de la que hablas con tanto cariño... es maravilloso poder encontrarte con gente así por el "paseo de la vida", enhorabuena por tener tan buena amistad con A.

Por cierto mira a ver que pasa con las fotos, porque no te visualizan en la página y quiero ver que tan buenas fotos has puesto de MI Salamanca...

Un besote ASÍ DE GORDOTE!!!

Óscar 5/2/08 9:23  

Creo que ninguno de los hijos de esta generación podrá contar algo tan sincero, directo y profundo como el hecho de cartearse con alguien apreciado. No creo que los emails les lleguen para ofrecer ni una milésima parte de la historia que nos has contado.

Eso es un tesoro, pídeselas, compártelas y leerlas juntos, ¿por qué no?

Saludos.

DianNa_ 5/2/08 11:05  

Te vine a traer el pedacito de tarta de mi amistad y dejarte un beso, gracias por estar ahí.
Besos^^

Hogare - 5/2/08 14:04  

Aun que no fuera tan hermosa vuestra amistad y lo que compartísteis (que seguro lo fue)...solo del modo en que lo cuentas ya sabe a puro azúcar. Definitivamente, esta es mi entrada favorita de las que he leído.
Preciosa...
Besos.

Juanjo 5/2/08 14:31  

Yo también conservo una buena amiga que conocí a través de una revista, en esos anuncios de correspondencia que los jóvenes veíamos, quizás, como formas de explorar algo más allá de lo que ya conocías. Hace más de diez años de eso y mira, aúno nos felicitamos el cumpleaños, incluso nos tomamos un café en una ocasión. Lástima que se vaya perdiendo la costumbre. Salu2!

Capitán Alatriste 5/2/08 14:51  

Que bonitos tiempos en los que no había emails ni teléfonos móviles, y uno gastaba bolígrafos escribiendo y compraba sobres, y sellos...

Yo también tuve una amiga T. con la que me escribí apasionadas cartas de amor que ella todavía conserva.
Y yo también.

Ahora, ya nada ha vuelto a ser igual. Ni T, ni tampoco yo, ni siquiera el amor. Los emails, los teléfonos, la inmediatez que todo lo devora.

Trini 5/2/08 15:04  

Ya veo que tu amiga A es un pedazo de maiga y espero que vuestra amistad sea eterna, porque no es fácil hallar amig@s así.

Yo tú, releería esas cartas, quizá ahi esté tu novela.

Un abrazo

dintel 5/2/08 15:12  

Empecé a escribir, también, epitolarmente. Había cosas, cuando era joven, que no sabía explicarlas si no era por escrito. Tu post me ha hecho ir a desempolvar unas viejas cartas que conservo con mucho cariño y que hacía años no me paraba a releer.

Gracias.

Flavio 5/2/08 15:49  

La carta es un vehículo muy especial que une a dos personas a través del fino hilo de las palabras. En la actualidad con la de maneras de comunicarse son tantas sorprende y a la vez es agradable comprobar que una amistad se forje de esa forma.
Ese no verse, no escucharse, solo leer e imaginar lo leido es una gran sensación.

Saludos

Inaicool 5/2/08 19:21  

Hola bichejo, hoy vengo a hacerte un poco de publicidad de mi nuevo blog QUE NO HE CERRADO EL OTRO, EH?? lo que pasa es que hay que renoVarse O MORIR EN EL INTENTO!
Bueno, de todas formas, te dejo el link aquí más abajo por si quieres jadear un poco.... huy!!! he dicho jadear??? Bueno, bueno... miraló tu mismo! ;)

Besos!

http://inaicoolwebsex.blogspot.com/

veinteañera 5/2/08 19:42  

Hay personas que no es que nos hagan mejorar, simplemente sacan lo mejor de nosotros, y eso es todo un don que pocos tienen.
Que bonito recibir cartas...lo echo mucho de menos...
Eres un privilegiado, disfruta de tus cartas.

Besitos y saludos veinteañeros ^^

pd: ya me puse al día

IRIS 5/2/08 21:06  

Qué bonito! La verdad da gusto escuchar historias de amistad tan bonitas como esta. Debe de ser muy bonito que después de tanto tiempo se conserven todas las cartas y sobre todo una gran amistad. Felicidades por los dos!!! Y que esta magia tan bonita de la amistad os dure toda la vida!!
Un abrazo muy grande amigo!!!

AdR 5/2/08 22:52  

Mariano, no sabía de tus comienzos de fábula, gracias por contármelos :) Besazos, a ti te los puedo dar tranquilo, después de comerte los morros en el otro post... ya me dirás, jajaja.

InaiCool, las fotos de Castilla se ven bien, tienes que dejar cargarlas, o actualiza la página :) Yo soy afortunado por tener a la amiga que tengo, es una persona inigualable. Tiene fuerza.

Iré a ver tu otro blog... oye, pero has hecho Spam en mi blog, jajaja, qué tía... jajaja.

Besos

Óscar, es mejor dejarlo estar, las cartas son nuestros recuerdos y... además si la tuviéramos que leer todas... es que tendríamos que pedirnos 3 meses de vacaciones :)

Dianna, no me tienes que agradecer nada, estaré por aquí casi todos los días. Besos

Hogare, muchas gracias, yo creo que tengo entradas mejores... como la de El Hombre Sin Tildes. Pero ésta de mi amiga A. sin duda, es de las más emotivas. Besos

Juanjo, nosotros podemos quedar de vez en cuando, lo malo es que, incluso viviendo en la misma ciudad, a veces es difícil hallar huecos. Pero la amistad continúa. Para siempre. Un abrazo

Capitán, nuestras cartas son, a su modo, apasionadas y en su tiempo se quedaron así, en un pasado metido en un cajón vivo. Pero eso sí, aquella pasión de amistad escrita continúa. un abrazo

Trini, qué buena objeción... lo de la novela... pero oye, de verdad que no, que no está ahí, y si estña ahí está reposando y vendrá a mí algún día. Tenlo por seguro. Besos

Dintel, Relee y saca de ellas lo mejor que guarden. Te contarán ahora cosas que antes tenían escondidas. :)

Flavio, yo imagino siempre lo que leo, incluso imagino lo que hay detrás de las palabras, e imagino los sentimientos que las palabras no suelen transmitir... Un abrazo

Veinteañera, primero, gracias por la ronda que te has pegado por Scriptoria leyendo mis últimos posts. Yo creo que esta amiga mía, además de sacar lo mejor de mí como dices me hizo mejorar, y mucho. Es algo que no se puede explicar. Besos

Iris, la magia nos va a durar toda la vida, sí. Incluso cuando unos años estuvimos separados, sin cartas ni llamadas, ella seguía siendo mi amiga. Y yo de ella, claro. Besos

santiago 5/2/08 23:37  

querido amigo, en mi blog tengo un regalo para tí, gracias por los ratos que nos haces pasar con tus escritos

The Black Queen 5/2/08 23:47  

Por alusiones, debo saludar. Soy A.

Las cartas de adr son mágicas, las más bonitas que he recibido nunca, y creedme, sigo carteándome con muchas personas especiales. Pero nadie como él. Comprendo que no quiera volver a ellas, que le de vértigo, porque más que escribir lo que hizo fue regalarme su alma en cada palabra; da miedo ver el reflejo de la persona que fuimos años después. No se puede volver a esos tiempos igual que no es posible regresar a la infancia. Yo releo sus frases a menudo, pero es que nunca he dejado de hacerlo, con lo cual nunca me fui de allí.

Gracias a todos por las cosas tan bonitas que habéis dicho de mí y de nuestra amistad, aunque en el último punto os habéis quedado cortos: no hay palabras.
Gracias a ti otra vez, adr, por esto y por todo, ya lo sabes.

Floro del Monte 6/2/08 0:04  

Las cartas son las puertas a otra dimensión, en la cual entras en contacto puro con tus sentimientos, dejando que tu mano tome el control del tiempo entre grafitos y recuerdos.

Saludos...

AdR 6/2/08 17:30  

Santiago, me paso en cuanto pueda a verlo con detalle, muchas gracias por pasarte y por los posts de blog, Abrazos amigo.

AMIGA, Me dejas sin palabras, joia. Y no puedo echar lagrimitas porque estoy en el trabajo, se van a creer que lloro porque me da pena un cliente agobiado, jajaja. Que es que no se que decir, que tenemos que vernos pronto y celebrar que ya tienes carnet de conducir, por ejemplo. Besos a puñaos y manos llenas.

Floro del Monte, bienvenido a Scriptoria. Y no puedo añadir nada a lo que comentas, es tan cierto como el aire que respiramos, y asi llegan tus palabras.

Un abrazo