... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

La Caja de Cuentos

Hoy quiero contaros la historia de la Caja que hay en la estantería de libros de Scriptoria.

"Una tarde entré en una tienda de antigüedades orientales, sin ninguna intención, quizás porque me vino el olor a madera añeja y a polvos de maquillaje derramados sobre ella. Os miento, adoro los objetos del Lejano Oriente. Por la tienda había mesas, sillas, armarios y estanterías. A mí me gustan las cosas pequeñas y austeras. Así que me perdí por la tienda hasta toparme con ella:


Abrí sus cajones con toda la delicadeza de la que podía hacer alarde y me perdí por sus líneas de caligrafía impresa. Luego me miré en el espejo escondido que guardaba celosa, en el mismo que cincuenta años atrás podría haberse maquillado alguna mujer con aires de princesa.

Coloqué la llave del cerrojo en su sitio y la dejé como la había encontrado, no sin antes susurrarme que en su interior podría albergar más de cien cuentos volcados en un vientre de madrugadas en vela y tés calientes.

Lo inventé todo para poder seguir viviendo mis sueños y salí de la tienda.

Pasaron noches de semanas solitarias en las que pensaba en la caja de cuentos. Y yo me decía: "si ha de ser para estará cuando vaya a verla". Un día decidí hacer un viaje, y la tarde antes volví a entrar en la tienda. No estaba en su sitio, así que comencé a dar vueltas, buscándola. El dependiente preguntó algo y yo no le hice caso. Vagaba a mi ritmo por el cambiante laberinto de muebles. Hasta que me paré y le dije:

- Buscaba una caja que... - mientras dibujaba su tamaño y formas en el aire, con mis manos.

Entonces la vi. Le sonreí, me pareció que ella también lo hacía al verme. Me acerqué y susurré: "Me has esperado". Y la rocé en un costado de su cuerpo. Luego abrí un cajón para oler su perfume. El dependiente dijo:

- Con cuidado, por favor. Es una pieza hecha a mano.
- Claro. Dígame cuánto le doy por ella.

Y me dijo un precio que me pareció irrisorio para el significado que había adquirido para mí. Antes de sacar el dinero me quedé un poco más soñando en sus líneas. Y cuando la sostuve en alto y la rodeé con mis manos sentí el candor de algún llanto lejano, uno de medio siglo aplacado entre amores perdidos, caricias de oriente y algunos espasmos.

- Será un regalo especial ¿verdad? - preguntó el dependiente mientras me miraba y la envolvía en papel burbuja.

Pagué en efectivo y la puse con cuidado en mi bolsa. Cuando salí me encontré respondiéndole:
- No sabe usted cuánto... no lo sabe."

*La historia de esta caja está formada por teselas de un mosaico inacabado. Si quieres saber más sobre ella, y sobre lo que guarda, puedes leer:
- Prisionera en tu Caja China (en Scriptoria)

37 Comentarios | Escribe el tuyo:

Ayshane 22/6/08 21:38  

He leido la historia de la caja al completo, incluso los dos enlaces... se comprende el mensaje, la historia y el aroma de la caja...

Besos escritor...

Ayshane 22/6/08 21:39  

¿Qué es In Anima Vili?

pica la curiosidad ¿eh?

besos

Iraunsugue_Eternia 22/6/08 22:15  

Hay objetos con alma propia que de alguna forma conectan con la nuestra, quizás nos enamoramos de los secretos que tan celosamente guardan en sus silencios.

Besos.

Belén 22/6/08 23:23  

Una vez me pasó una historia parecida, buscaba una caja para el cumple de una amiga y al final apareció... en el sitio más insospechado la encontré... y la pillé :)

Besicos

39escalones 23/6/08 8:53  

Una historia un tanto mágica y misteriosa... ¿por qué manos habrá pasado antes de llegar a las tuyas?
Una anécdota muy "austeriana".
Un abrazo

Carlota 23/6/08 11:05  

El enlace de Scriptoria ya lo había leído, de hecho me fascinó esa caja desde que la ví. Luego he ido a leer los de Shut up... ¿es un blog entre varios? te lo pregunto porque el otro día Luna Carmesí también nos llevó a él.
El caso es que la historia de como encontraste la caja me encantó, no podía ser de otra forma: los objetos mágicos lo hacen así, nos atrapan sin apenas darnos cuenta. Un beso.

maria* 23/6/08 11:41  

Qué bonita la caja. Y la historia. Los anticuarios están llenos de historias. Me encantan :)

R.E 23/6/08 13:00  

Hola. Me pongo en contacto contigo para proponerte un intercambio de links. Mi web es relatosentretenidos.com.
Mi correo relatosentretenidos@live.com
Espero noticias tuyas y enhorabuena por tu web.

Mariano Zurdo 23/6/08 13:27  

La literatura es mágica, y qué mejor recipiente para ella que una caja con una historia tan bonita.
Que se llene, que se llene...
Besitos/azos.

Trini 23/6/08 13:43  

En las cosas antiguas siempre queda el deje de manos anteriores, de historias difusas, de presencias lejanas en el tiempo y en el paisaje.

Voy a ver los enlaces.

Un abrazo
PD: Me encantan las cajas de todo tipo.

Sureña 23/6/08 13:56  

Tú también sabes amar... :)

Las historias que esa caja encierra desde que la compraste no tienen precio...

Besicos

AdR 23/6/08 14:30  

Ayshane, gracias por leernos, yo sólo soy un mediador en el camino, la caja continúa guardando historias :). Está viva.

Besos, amiga.
P.D.: In Anima Vili es un proyecto de relatos :) Ya contaré más.

Iraunsugue E., y los secretos que guardaba esa caja antes de yo tenerla... no los sé, pero es lo que dices, atraen. Ahora la caja está en su lugar. Guardando historias y besos.

Besos.

Belén, suerte que tuviste :) Yo a esta ni la buscaba, fíjate. Se materializó sola... si es que era para mí/ella. Así lo sentí :)

Besos

39escalones, podría imaginar las manos que la tocaron antes que las mías, ya lo hice con Siddharta :) La historia de la caja sigue viva, cada día. Y Auster es mi monolito negro :)

Abrazos.

Carlota, Gracias por leer los enlaces :) Shut Up comenzó siendo de Pati, pero ahora es un trabajo de hilanderas (Luna y ella). A mí me gusta que la historia de la Caja esté así, como si fuese una suave brisa que rezuma por las rendijas de Shut Up y Scriptoria, que sale y que entra a su antojo.

Besos.

Maria*, Sí, llenos de historias. Y a mí me gusta perderme en los laberintos sin muros que levantan con sus objetos.

Besos

r.e., por mí vale, pero por mucho que entro no veo ni un solo relato :) Saludos.

Mariano, qué alegría verte de nuevo por aquí :) Ya he comprobado que estáis muy atareados :) Mucho ánimo, tu tinta sigue impregnada de sal y viento. Espera su momento :) Besazos.

Trini, y ese deje lo siento en cada caricia que le doy a la caja. Porque... aunque no la tenga a mi lado, la sigo acariciando. Siempre.
Lee los enlaces :) son sublimes :)

Abrazos.

Sureña, :) Siempre que leo un comentario tuyo me pasa lo mismo: Me siento desnudo de corazón. Y yo pienso que eso es porque has sabido leernos desde el primer momento. Gracias, de veras.

Besos.

Angel 23/6/08 18:06  

Genial que te hubiese esperado esa caja, lo normal hubiese sido que se te adelantasen en comprarla.

verdial 23/6/08 20:52  

Una historia preciosa. Me ha llenado de serenidad.

Besos

verdial 23/6/08 20:53  

Sumamente delicado el blog de Paty.

Besos

santiago 23/6/08 23:05  

mi querido amigo como siempre tus historias, llenan
un abrazo

ISOBEL 24/6/08 0:19  

siempre que vengo por aquí, me voy cargada de vida y sentimiento, besos

Sombras en el corazón 24/6/08 1:36  

También pienso que lo que ha de ser, ha de ser; y sino mejor olvidarlo.
Bonita historia, evocadora y perfecta para embellecer la cajita de la foto. Se merece un relato como ese.

Un abrazo

AdR 24/6/08 12:00  

Ángel, ya te digo, es que estaba ahí para mí, y no durante un par de semanas, no, no, más de un mes :) Abrazos.

Verdial, como el amanecer en una playa, así la veo yo :)

El blog de ella es como las caricias que una pluma de ganso le otorga al viento. Besos

Santiago, eso es lo que quiero, que vuelvas por aquí cuando quieras y cojas de ellas lo que se te antoje :) Abrazos.

Isobel, y yo encantado de seguir repartiéndoos todo lo que dices que te llevas :) Besos

Sombras en el Corazón, sí, esa caja de cuentos fue, es y será por siempre :) Todavía ocupa parte de mi mundo onírico, así que es muy posible que los cuentos sigan su curso y yo los narre en Scriptoria

AdR 24/6/08 12:03  

A TODOS:

Voy a ausentarme unos días, nada grave, sólo voy a acudir a la boda de un amigo.

Así que he programado la publicación de un post para el miércoles por la noche :) Volveré a visitaros a mi vuelta del domingo.

Y además abriré el dominio de El Hombre Sin Tildes ;)

Pasadlo bien, besos y abrazos

chulo chucho colocho 24/6/08 23:07  

saludos de un lector desde guatemala
abrazos

MABANA 24/6/08 23:16  

Me he perdido un buen rato en tu maravilloso espacio...buen lugar para regresar y disfrutar...

saludos

Perséfone 25/6/08 2:57  

Sin duda se trata de una cajita con vida propia. Me encantó la historia.

Una prueba más de que no son sólo las personas quienes nos enamoran.

Espero que lo hayas pasado bien en esa boda.

Te esperamos.

Un abrazo.

Mónica...Cine Cuentos. 25/6/08 6:40  

Hola me encant� lo que le� sobre la caja.

Bsss. Buena suerte. Nos vemos.

Luna Carmesi 25/6/08 12:41  

Hay objetos con alma.
Y esa alma curiosamente te dice que dirección tomar cuando llegan según qué cruces...
;-)

Besos!

Óscar Delgado Barrientos 25/6/08 12:58  

La caja de los cuentos es tu proyección hacia sueños de yemas sin tacto.

Enhorabuena por adquirir un bien tan especial, rasgo que le confieres al describir su entrada en tu vida como lo has plasmado.

Saludos

Herodes de la Bética 25/6/08 13:29  

Es curioso la atracción que ejercen algunos objetos sobre nosotros... un recuerdo, una señal, una relación. Parece que he podido tocar la caja e incluso llegar a disfrutar de su oriental aroma.
Un verdadero placer leerte, cómo siempre.

Carlota 25/6/08 15:49  

Pues me parece genial lo de El hombre sin tildes, intenté entrar y ya ví que era privado, y bueno... la curiosidad mata a la gata :P. Un abrazo, pásalo bien en la boda.

emma woodhouse 25/6/08 16:37  

Guapetooooooooooon!!!

ya estoy de vueltaaaaaaa!!!!

Guárdate del solete, que apreta y es muy matón!

Besines!!!

AdR 30/6/08 17:24  

Chulo Chucho..., Bienvenido a Scriptoria, pásate por aquí cuando quieras :)

Mabana, Bienvenida a Scriptoria, pues espero que vuelvas cuando quieras, las puertas del blog quedan abiertas :) Gracias y saludos.

Perséfone, Ese objeto me tiene atrapado, es la verdad :) Lo pasé bien, volví a ver a amigos que hacía un par de meses no veía :) Estoy de vuelta. Besos.

Mónica..., gracias, no podía quedarme con su historia, tenía que soltarla :) Besos.

Luna C., y yo no paro de escuchar con atención al alma de la caja :) Me susurra cientos de historias de las que no se escriben con palabras. Besos.

Óscar, y especial que se vuelve, hasta con yemas sin tacto como dices, si no hay tacto se huele :) Abrazos.

Herodes de la Bética, pues disfruta de ella, de un pedacito de ella al menos, porque lo que significa toda ella es imposible plasmarlo. Un abrazo.

Carlota, esta noche publico el post que inaugura el dominio :) y en unos días otro capítulo :) Besos.

Emma W., Te leí algo hace una semana :) espero que hayas disfrutado, yo estoy pasando un calor que no veas... Besos :)

El Bicho Bola 30/6/08 18:03  

No se si debería decir esto pero me acuerdo de cuando me dijiste lo que habías comprado, estabas taan ilusionado con la idea de llevársela que tuve que comerme la pena que nos daba saber que te marchabas!

Prometenos que volverás otra vez a vernos, anda....venga...Besitos

AdR 30/6/08 20:16  

Bicho bola, debes y puedes decirlo :) La pena espántala ¿vale? Prometo ir a veros de nuevo, claro que sí :) Besos.

Σ=o) Pau 2/7/08 0:22  

Ya me había gustado cuando reabriste Scriptoria... había leído el primer enlace ya, ahora que la veo me gusta aún más. Porque dejo de ser una foto, la dejaste abierta para llenarme de las historias que dibujas, que vives y sueñas, se llena de ti y lo que escribes solo y con ella. Y al descubrir la historia de Pati es como si un cajón fuera tuyo y otro de ella, sólo que no sé y no importa si no sabes cual es de cual porque en los dos se mezcla el perfume y la caligrafía de ayer con las fragancias y las palabras que se guardan día a día y que emergen de tus propios deseos y recuerdos de ella y con ella...

Mágico, me dan ganas de ir en busca de mi cajita, quizás un día ella me encuentre primero :)

pd: espero que hayas disfrutado tu boda y lo hayas pasado genial!
besos ronroneados :)

AdR 2/7/08 15:28  

Pau, escribiste:
"es como si un cajón fuera tuyo y otro de ella" :) No lo pensé en su momento pero es así, los cajones están juntos.

Quizás algún día tu caja te encuentre, claro.

Besos
P.D.: La boda de mi amigo fue muy emotiva :) Gracias

dintel 2/7/08 15:45  

Vaya, igual que yo: "si tienes que ser para mí... estará". Me encanta descubrir tus diferencias y tus igualdades conmigo. Un juego que hace tiempo inicié. ;)

Por cierto, muy buena Banana, yo también devoro sus libros.

Mario 2/7/08 20:06  

Y es que todas las cajas son mágicas, todas esconden algo - o nada- que no conoces hasta abrirla, incluso las vacías pueden estar llenas de recuerdos o deseos, todo cabe en ellas por muy pequeñas que sean.
Si algún día editas tus historias hazlo en una caja, una caja llena de cuentos...

AdR 3/7/08 1:52  

Dintel, pues yo espero que eso que debe ser para ti esté en su día, como para mí estuvo la caja :). Me alegro que te hayas fijado en la Banana. Es un regalo de Pati, un delicioso impulso (con una nota) que me ha llegado hoy mismo, para el desayuno :) Besos.

Mario, eso que dices sería una gran delicia: esconder mis relatos en una caja, que al abrir sus cajones exhalaran el aroma de los cuentos :) Un abrazo.