... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

De mi puño (VII): Anhelo

-.-
Tengo 'tiempo cero' para leeros en vuestros blogs. Así que agradezco todos vuestros comentarios y que me sigáis leyendo. Seguiré incluyendo microrrelatos manuscritos de este cuaderno.

10 Comentarios | Escribe el tuyo:

aNNaBeL 29/11/11 10:13  

qué bonita forma de pedir un besooooo ainsssss

1bso desde La Sonrisa Del Durmiente

Belén 29/11/11 12:35  

Querido, yo te leo porque me gustas, no porque pases por miblog, que ya son muchos años!!

besicos dulces

verdial 29/11/11 13:28  

Me quedé con el sabor del café y la suavidad del mordisco.

Un abrazo

verdial 29/11/11 13:29  

Te leo porque me gustas, no hace falta que me devuelvas la visita.

Besos

pd.: antes le di al Intro antes de tiempo.

aNNaBeL 29/11/11 17:16  

Cuando me despido con “un beso desde La Sonrisa Del Durmiente” es para que sepas de donde vengo, donde puedes encontrarme y qué otro sitio podrían visitar… te sigo porque quiero, sin más…

Carlos 29/11/11 23:20  

Tú sigue escribiendo, de tu puño o desde tu teclado, que leerte es siempre un placer!

Ella le puso la azucar :)

Un abrazo y ya queda menos para La Pepa!!

Miguel Baquero 1/12/11 11:58  

No te preocupes por el tiempo cero que tengas para pasarte por nuestros blogs, preocúpate por esa escena ante la máquina de café, que te lo han puesto a huevo ;-)

Miguel Baquero 1/12/11 12:01  

No te preocupes por el tiempo cero que tengas para pasarte por los blogs, al menos por el mío, y trata de aprovechar la ocasión que cuentas ante la máquina de café, que te lo han puesto a huevo...

AdR 1/12/11 12:29  

¡GRACIAS A TODOS!

Annabel, Verdial, Belén... Sé que no me leéis por intercambio de visitas o comentarios :) Sois espléndidas.

Carlos, gracias :D El azúcar es fundamental para que ella salga de esa extraña hipnosis.

Miguel, que va, hombre, no soy protagonista de este momento, sólo testigo. Esto viene de una situación real frente a una máquina de cafés. El afortunado (a huevo) es otro :D

Abrazos y besos para todos.

Indra 1/12/11 22:35  

Que difícil controlar algo así...ni más ni menos que mordiendose los labios,no hay otra!!
Muackssssss