... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

De mi puño (V)

6 Comentarios | Escribe el tuyo:

TriniReina 5/11/11 8:58  

Desde luego, por insistir no va a quedar...
Estoy segura de ello pero, acaso, nunca obtengas la seguridad

Abrazos

Carlos 7/11/11 21:25  

Es el equilibrio sobre la delgada línea del misterio. La respuesta o las respuestas llenan ese suspense que queda al final, al terminar de leer tal afirmación, o duda, o deseo, llenan o romperán ese silencio.

Que lujo de cuaderno, y de letra.

¡Enhorabuena!

aNNaBeL 8/11/11 15:22  

esa seguridad con la que afirmas antes de pedir confirmacion de lo que ya sabes... simplemente, +1

un besazo desde La Sonrisa Del Durmiente

Belén 10/11/11 0:02  

Ya llevo tiempo sabiéndolo, querido...

Besicos

mErL 11/11/11 18:31  

Querer olvidar alguien es recordar para siempre.

Saludos

Indra 1/12/11 22:46  

Seguro que es consciente.
Bssss+