... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Lucía y Yo



Fotografía reproducida con permiso de su autora: Jimena Almarza.

Las tardes de los jueves las paso en la cafetería de la esquina. Bajo con mi Moleskine y mi pilot negros y escribo mientras me tomo un café. Estaba inmerso en algo de mi novela y entonces entró ella. Me quedé boquiabierto, era la primera vez que la veía. Le hice un gesto con la mano y su sonrisa iluminó el local. Se sentó en la silla que estaba libre. Frente a mí.

- Hola Lucía... vaya... eres preciosa.
- Gracias - dijo apartando un mechón de pelo de su cara.
- No sé. Estoy impresionado.
- ¿Por qué? Tú me has creado ¿no?. Me tienes escrita.
- Lo sé... pero, verás, cuando empecé a escribirte pensaba en la chica a la que nunca besé, mi primer amor, ya sabes. Tomé cosas de ahí para crearte - dije mientras jugueteaba con mi taza-. Pero... ahora que te tengo cerca, lo veo todo muy claro. No eres aquella chica. Eres ella.
- Vaya, no sé qué decir. Soy una sorpresa, entonces.
- ¿Sabes una cosa? Ahora que estoy acabando tu historia... debería sentir que te pierdo, pero nada más lejos. Te llevo muy dentro.

Ella siguió sonriendo, sin decir nada. Luego se inclinó y me dio un beso suave en los labios. Era un roce casi imperceptible pero yo lo sentí como la caricia de aquel primer beso que siempre quise dar y yo me había guardado. Entonces el tiempo se paró. No podía moverme, el camarero se quedó a mitad de camino de servir un café, la luz permaneció quieta y el aire dejó de respirar, pero... ella gozaba de plena libertad, etérea. Movió los labios y dijo algo que no pude oír en ese tiempo. Sonrió, salió de la cafetería y se llevó la elegancia con la que entró.

En cuanto ella se marchó el tiempo que había quedado congelado volvió a fluir. Yo seguiría sintiendo su beso durante años, sin duda. Cada tarde del jueves vuelvo a la misma mesa, me siento en la misma silla, tomo mi café y, cuando salgo, como si de un halo ceremonioso se tratara, me embriago del rastro del perfume que dejó Lucía en aquel tiempo congelado. Y antes de salir llega a mis oídos lo que me dijo en un susurro: "Cuídate, mi querido Escritor".

Cada tarde del jueves...

Nota : Huelga decirlo pero... Lucía es un personaje de mi novela.

35 Comentarios | Escribe el tuyo:

Ayshane 8/6/08 17:39  

ummm, Lucía... sobra decir que tengo ganas de saber mas de ella... nos dejas con las ganas...

besitos

Arcángel Mirón 8/6/08 20:05  

Algunos personajes son más tangibles que ciertas personas de carne y hueso. En especial cuando esos personajes son creación nuestra.

Raúl 8/6/08 20:06  

Peor relación con su personaje tuvo don Miguel de Unamuno.
Un saludo.

Belén 8/6/08 23:52  

Tiene buena pinta esta Lucía... ya nos irás contando que tal...

Besicos

maria* 9/6/08 0:19  

Pinta bien... Esa tal Lucía promete. Adelante con tu novela. Escribir una requiere valor y voluntad. Toda una hazaña :)

Perséfone 9/6/08 1:46  

¿Un personaje? Más bien yo la llamaría MUSA.

Me encanta tu imaginación.

Un saludo.

Angel 9/6/08 8:15  

Interesante mujer si si si.... espero saber más de ella..

39escalones 9/6/08 8:25  

Mira a ver si me creas un par de esas para mí... "Una tía maciza en busca de autor".

Un abrazo

ISOBEL 9/6/08 15:45  

ya lo sabes... cuídate, besos

Luna Carmesi 9/6/08 15:53  

Las citas con nuestros personajes son algo mas que encuentros.
Las miradas y las palabras pasan a ser pinceles donde se dibujan historias que nuestra mente crea y nuestro corazón recrea...

Besos.

herodes de la betica 10/6/08 13:26  

Es la primera vez que te visito y me quito el sombrero. Si el blog es bueno, su continente es tremendo. Paso a enlazarte si no es incoveniente. Creo que acabo de encontrar un buen maestro, o al menos alguien de quien aprender.
Un fuerte abrazo.

Iraunsugue_Eternia 10/6/08 14:28  

Sabes, me ha encantado este escrito, primero por ese personaje etéreo, yo tengo uno así en mi novela y muchas veces hablo con ella del mismo modo que tu lo haces. Pero sobretodo me ha gustado por ese encuentro donde dos personas se ven por primera vez y aunque son dos perfectos desconocidos, en verdad ya se conocían a través de las palabras. Me ha robado una sonrisa porque voy a vivir algo así en pocos días.

Luego me leo el cuento, que ya encontré el enlace, por cierto te paso el enlace de mi otro blog. Te lo comento porque el de Laberinto Onírico son más bien cuentos de un personaje, el otro es más pensamientos, etc..

Besos.
http://realidadesdeeternia.blogspot.com/

AdR 10/6/08 14:44  

Ayshane, uy, pues si no se publica la novela... no podrás saber más de ese personaje, de la persona-musa sí :) Besos

Árcangel, en este caso me basé en dos mujeres para crearla, y Lucía es mucho más tangible gracias a la segunda mujer real, es decir, a la que va dedicado este relato. Besos

Raúl, sí, señor, sí. Yo a los míos les adoro, da igual... mujeres y hombres, en la vida real es diferente, claro. Abrazos.

Belén, a mí me tiene enamorado, he acabado su historia en la novela y todavía sigo soñando con ella. Hasta deja olor en mi almohada. Besos.

María*, gracias por tus ánimos. Llevo un par de días que no escribo nada, no es que me haya vaciado, es sólo que tomo el aire que me falta. Lucía es una luchadora nata :) Besos

Perséfone, sí, eso, es una MUSA, así, con mayúsculas. Me guardo más descripciones sobre ella (y tomadas de la realidad) para el libro, claro. Gracias, besos.

Ángel, si sale la novela te mando una copia ;) y te empapas de Lucía. Abrazos.

39escalones, :D Bueno, yo no he dicho que Lucía esté maciza, XD pero se intuye ¿verdad? Es que ella es adorable, deja huella y perfumes por donde pasa... Yo es que todavía sigo soñando. Abrazos. P.D.: Cuando la vuelva a ver le doy tu dirección de blog.

Isobel, eso intento. Besos.

Luna C., tú sigue paseando tus pinceles por los blogs donde te leo, que es una maravilla mancharse los dedos con los colores que dejan. Besos, para ti y para mi Lucía.

Herodes..., Bienvenido a Scriptoria, enlázame, por su puesto, yo seguiré tus pasos, he echado un vistazo rápido solamente. Todos aprendemos de todos, eso es lo bueno de esto. Muchas gracias. Abrazos.

Iraunsugue E., Lucía es tan real que tiene un referente en carne y hueso. Yo ya he tenido con ella dos encuentros, uno real, otro literario, espero que el tuyo sea tan productivo y satisfactorio como el mío. Me apunto tu blog. Besos

rohit 10/6/08 17:42  

i no se conoce suficientemente el español, pero lo hice traducir su blog,
He visto tu blog, y me di cuenta de que usted tiene buenas habilidades de diseño de gráficos de tu blog es perfecto.
lo siento si he pedido que esta cuestión de nuevo
le gustaría para el intercambio de nuestro vínculo, (blog roll)
aún hoy en día im confundirse porque había recibido muchas respuestas con un montón de confusiones.
si está usted listo?. así que por favor escriba su enlace en mi comentario caja o tu respuesta.
adiós
besos
buen día
Dios te bendiga

DianNa_ 10/6/08 18:02  

Buen trozo de vida relatas, la ideal, la deseable :)
Me gusta leerte y Pati estará encantada, a mi se me caería la baba si me dedicasen algoo así ;D

Un ole por tí, escritor.

Besos , amigo^^

Alma 10/6/08 18:08  

Tengo curiosidad, a qué huele Lucía?? ya que estos días estamos todos recordando olores (guiño) ya sabes, yo tengo a flor de piel el de la hierba recien cortada.

Besos salados

dintel 10/6/08 18:31  

:)

verdial 10/6/08 20:10  

Que ganas tengo de conocer a Lucía y su historia.

El post, como siempre, de pm.

Besos

Tormenta. 11/6/08 0:08  

¿Siguiente capítulo?...

Nos quedamos con las ganas, de saber másssssssssssss
Besos majo.

Trini 11/6/08 7:39  

...y vive en tu subconsciente e intentas sacarla al aire para que la conozcamos todos...

Un abrazo

AdR 11/6/08 8:46  

Rohit, hay un nombre para esto ¿no?: Spam. Es que he visto tu mensaje en varios blogs... por cierto, por si lees esto: Bienvenido a Scriptoria :) P.D.: El diseño de este blog es de Blogcrowds.

Dianna, no sé si ella estará encantada con el relato... yo deseo muchas cosas, pero la primera es que esté bien.
Besos, amiga.

Alma, olí la hierba recién cortada en tu blog pero... ¿sabes qué? No he podido evitar una sonrisa al leer tu comentario y es que no puedo decirte a qué huele Lucía porque lo tengo escrito en la novela. Sólo puedo decirte que huele a dos cosas diferentes en dos momentos distintos de su vida :)

Besos.

Dintel, lo interpreto como que te ha gustado :) Besos

Verdial, lo único que puedo decir de Lucía es que es una luchadora y una enamorada de la vida, como Amadeo, a su manera. Gracias. Besos.

Tormenta, el siguiente capítulo de Lucía... en la novela :) Pero habrá un par de posts más donde tengo dos encuentros, no diré todavía con quiénes ;) Besos.

Trini, y vive conmigo cada amanecer, me levanto y me pregunto qué será de Lucía, yo que conozco su historia, que sé que es la historia de muchas mujeres. Abrazos.

Elèna Casero 11/6/08 14:34  

Lucía es el nombre de mi hija mayor.
Los personajes que creamos siempre se quedan con nosotros.- Incluso, algunas veces, nos susurran nuevas historias al oído.

Un beso .... no como el de Lucía

Carola 11/6/08 17:52  

Me ha encantado :D

Iraunsugue_Eternia 11/6/08 20:35  

Me he leído tu cuento, me ha parecido excelente, no solo la forma de narrarlo sino y sobretodo la metáfora que esconde. O las metáforas en si, me ha dado por pensar que en verdad muchas veces es así, hay agujeros negros en la vida que colapsan a las personas, de forma que pierden años sin darse cuenta, pero sobretodo el amor más puro y su propia infancia.

Besos y enhorabuena.

AdR 12/6/08 2:52  

Elena, Esa es mi Lucía, la musa que me quedo y que me susurra historias que ha vivido y yo todavía no sé. Seguro que tu hija es una musa para ti :) Otro beso para ti, pero no como el de Lucía, claro :) uno de escritor.

Carola, Bienvenida a Scriptoria. Gracias y celebro que te haya encantado :)

Iraunsugue E., En El Agujero del Tiempo hay un agujero negro dentro de otro ¿verdad? y cuentos dentro de cuentos :) Es una metáfora dentro de otra sí, me alegra que lo hayas visto así. Gracias por leerme. Besos.

Y... el JUEVES 12 en SCRIPTORIA... un recuerdo que tengo de mi abuela aderezado con una bulería muy graciosa de mi tierra :P

Lau 12/6/08 14:56  

Wow.. me imaginé tal y ocmo lo describes, me sumergía en una imaginación en la que imaginaba como tú imaginabas...

Fue tan real, que me creí la narradora omnisciente.

Me encanta como escribes, señor escritor.
Me gustaría consejos de tu parte,ya que yo también quiero ejercer esta profesión.

Gracias

AdR 12/6/08 16:41  

Lau, Casi me pierdo con tanta imaginación :) A mí me gusta relatar en narrador omnisciente (lo cual tiene el peligro de saber todo y no llegar a entender de nada) o en primera persona, que se llega más al lector y es la que elijo últimamente. ¿Me ha llamado usted Sr. escritor? :) Gracias, aunque ejerzo la profesión por libre y por puro placer :) Consejos... la verdad es que no suelo aconsejar, a mí me gusta aprender de todos vosotros y que os llevéis de aquí lo que queráis :)

Un saludo

pati 12/6/08 23:51  

Es una sorpresa. Una muy agradable.

Estoy segura de que Lucía seguirá evolucionando. No me entristece pensar que lo hará pues es así como se forjan los personajes; con los tiempos.

Pero eso, tú lo sabes mejor que yo, Escritor ;)

Besos.

ps.: Huelga decirlo pero... te adoro.

Σ=o) Pau 13/6/08 2:27  

Vaya huelga apasionada que tienes con Pati, y me encanta, porque un personaje de novela puede tener cara de papel y tinta de sonrisas pero en el corazón de ella habita tu musa, las vivencias o sueños hechos capítulo. Me encanta ver que cada día la dibujas con pasión y tus deseos la hacen visible a nuestros ojos.
Un beso ronroneado

AdR 14/6/08 20:54  

Pati, Hay personajes que aún evolucionan, le faltan eso que dices: tiempo. Pero Lucía... ya está cerrada, y gracias a que dejaste que te mirase a los ojos. Pude sacar lo que me faltaba de ella. Por eso este relato es para ti.

Besos.
P.D.: Huelgan decir tantas cosas entre nosotros... ;) (pero me quedo con las dos últimas palabras de tu comentario, y me hago un ramillete con ellas)

Pau una preciosidad lo de la cara de papel y tinta de sonrisas :) Bello de verdad. Te digo más, has escrito uno de los comentarios que más me han llegado de todos los que hay en Scriptoria. Sabes ver a Lucía. Gracias y besos.

Óscar Delgado Barrientos 15/6/08 9:39  

Qué fotografía escrita tan precisa y delicada.

A ver si cuando termines la novela nos ofreces más datos para que podamos conocer a Lucía.

Saludos.

AdR 15/6/08 16:28  

Óscar, la autora de ella, de la fotografía me dijo que le había gustado el texto y que le iba que ni pintado a su foto :) para mí es muy especial, el comentario, la foto, el texto, vosotros... y ella.

Ofreceré más datos, pero nada mejor que la novela para que los sepáis :)

Un abrazo.

Carlota 16/6/08 22:10  

Curioso... o no. Escribí un post hace tiempo sobre mi abuela y tengo uno escrito, aunque no publicado, con un diálogo (en plan coña) entre un personaje (chica) y yo ;). Me encantaron ambos, mi hija se llama Lucía.

Σ=o) Pau 17/6/08 1:52  

He venido, una y otra vez desde que vi tu respuesta, me emocionaste... déjame decirte que es la respuesta más gratificante que he escuchado sobre un comentario mío.
Leo lo que yo misma te comento cuando vengo a verte y hasta yo me sorprendo, pero creo que es fruto de lo que proyectas tú y los sentimientos que guardan cada trozo de Scriptoria que tanto me gustan.
A veces me pregunto porque muy a pesar de mis desánimos sigo en este mundo ya sea para postear o descubrir lo que mis amigos tienen. No solo me diste una respuesta, me diste una razón para seguir buscando un minuto o para hacerme de él porque al leerte puedo por ejemplo conocerte mejor y compartir tus escritos y seguir viendo como cada día "Lucia" vive aquí y en ti y de paso animarme a mi a volver a escribir como cuando comencé, incluso hice un recuerdo para mi Papá que ya no esta conmigo porque ayer se celebró en Chile el día del padre. Gracias a ti por volver, gracias por tus palabras.
Besos ronroneados

AdR 17/6/08 10:58  

Carlota, te doy la Bienvenida a Scriptoria, casualmente el relato por capítulos que lleváis me llevó a tu blog :) Yo también guardo escritos sin publicar aquí, todavía. Lucía es un nombre precioso, lo elegí para el personaje porque a mí me sonaba a pureza y a pulcritud, a belleza contenida en algo. Y así es la mujer que finalmente habita en ella. Besos.

Pau, :) Yo ya no me pregunto por qué sigo en este mundo, simplemente sigo, y amo por el camino. Si recordaste a tu padre y lo escribiste me pasaré a verlo :) Gracias de nuevo y besos.