... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Niebla en Despertar Imperfecto


Pulsa Play y oirás a Chopin - Op. 55 - No. 1 In F

Abrí los ojos cuando dieron las seis. Siempre despierto a horas en punto...
...pero no hay relojes que marquen mi ritmo, los destrocé todos hace tiempo. Bueno, casi. Creí estrujarlos con mis propias manos como se hace trizas un pedazo de pan crujiente con la forma de un dodecaedro. Pero no, algunos han sobrevivido, por eso sigo escribiendo.

Desperté y había niebla en el mar. Me gusta la niebla porque nos hace parecer diferentes, porque parece que más allá de ella no habrá nada, porque parece que el mundo se apaga.

Me vestí, salí y me adentré en ella, blanca, me detuve a orillas del mar quieto. Olía a ti cuando duermes. Tomé una foto y deposité un recuerdo. Luego monté en mi coche y conduje, solo, sin luces, a poca velocidad. Con la niebla la carretera parecía morir diez metros por delante y las señales de tráfico parecían derretirse a mi paso, como gigantescas piruletas de metal.

Me detuve al cabo de unos kilómetros, estaba al borde del precipicio.

Todavía sigo teniendo ganas de comerte los besos.

*Nota: Rompiendo Relojes es... un nuevo cuaderno para Scriptoria, no sé cuánto durará ni adónde va a llegar. En realidad... ¿qué más da?
*foto de aquí.

2 Comentarios | Escribe el tuyo:

aNNaBeL N.C. 7/3/12 12:51  

A mi la niebla siempre me inquieta, es como si estuviésemos limitados al camino que ven nuestros ojos y al llegar nos concedieran un poco más... algo extraño. Hoy he descubierto nuevos rincones de scriptoria y definitivamente, me falta tiempo para leerte!! ;) un beso

Belén 8/3/12 13:38  

Nuevo libro... y yo con estos pelos!

Besicos