... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

De mi puño (IX): Él

Tengo que empezar seriamente en aprender a escribir. Los últimos micros de mi puño que estoy sacando a relucir no son gran cosa precisamente.

7 Comentarios | Escribe el tuyo:

Juanjo 13/12/11 23:18  

Llevas una línea de escritos sensuales imparable, Ángel. Buena señal, me parece.

Belén 14/12/11 22:13  

Siempre hay algo que escribir... pero chico, los relatos eróticos se te dan muy bien :)

Besicos

Miguel Baquero 15/12/11 12:01  

Tiene su punto lo de escribir relatos eróticos a mano, y no con la frialdad del teclado...

mErL 15/12/11 17:12  

Un relato erótico entre letras sensuales y pasionales.
Un abazo.

aNNaBeL 15/12/11 17:19  

aunque este tipo de textos no son de mis favoritos (una q es asi que le vamos a hacer ;)) sigues demostrando el buen saber q tienes al escribir

un beso desde La Sonrisa Del Durmiente

Carlos 15/12/11 22:30  

Cabellos de ángel :)

Un abrazo mago!

Indra 16/12/11 9:35  

...Blogger acabará poniéndote advertencia de contenido, lo sepas.
:D