... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

No Me Importa Que Estés Rota (2)

(Lee el comienzo, si quieres, aquí)

Te pedí que siguieras mirándome, lo has hecho, y ha sucedido. Entre esa forma que le das a tus labios en descanso y esos ojos del color de la miel tostada que tienes... has acabado rompiéndome. No es necesario que hagas nada más, pero igual no te has percatado, porque yo no adquiero un tono de gravedad cuando ocurre, suelo sonreír.

Sonrío, te miro, miro hacia otro lado y... ahí me quedo. Quizás no te has dado cuenta, digo quizás porque... a veces soy tan transparente que podrías ver a través de mi piel cómo mis órganos se deshacen a cámara lenta, como las hebras de lino de un viejo manto.

No me importa que estés rota. A mi forma... yo también lo estuve, a tu forma... me acabas de romper. Y me gusta, porque la normalidad aburre, y la normalidad es sentir tu boca bajo este calor a tres puños de la mía y no poder besarla.

La próxima vez... hagamos lo imposible por quedarnos a solas. ¿Es que no lo estamos deseando?

*foto de aquí.

3 Comentarios | Escribe el tuyo:

Lydia tg 4/5/15 21:10  

Genial esta segunda parte, como todo lo que escribes.

Yo 4/5/15 23:14  

Qué intenso todo... Las cosas claras y el chocolate espeso :D

Pues... igual no se ha dado cuenta, sí. Las hay mu torpes pa pillar señales y/o indirectas. Y mejor no me preguntes por qué lo sé xD

¿Habrá tercera parte? ¿Averiguaremos si se da por aludida o no?

Besitos ^^

Juliette Sartre 5/5/15 22:40  

"No me importa que estés rota. A mi forma... yo también lo estuve, a tu forma... me acabas de romper"; que buenísima frase. Esa y el detalle de los puños de distancia me han impatado :)
PD:Me uno a la petición. ¿Qué hará ella? Escríbeme que aquí te esperamos ;)