... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Otra Vez Esa Sensación...

 

-Otra vez tengo esa sensación, como la de la otra noche.
-¿Qué sensación?
-La de querer coger el coche en mitad de esta madrugada, llegar a tu casa y sentarme en el borde de tu cama. Y hablar contigo en voz baja mientras sigues tumbada. Echarme frente a ti, y seguir hablando hasta que se nos cierren los ojos del cansancio, y nuestras voces ya no parezcan voces, sólo sean resuellos de la respiración... con formas de palabras.

*foto de aquí.

1 Comentarios | Escribe el tuyo:

Yo 11/3/15 7:44  

Mientras sea esa sensación la que se le repita... Así da gusto :D. Pocas sensaciones más bonitas que esa creo yo que existan ^^

Un besito ^^