... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

No Amanecen Los Días Igual


(Hacía tiempo que no ponía un poco de música por aquí. Como hay problemas con la inserción de reproductores lo tengo que hacer así: Pulsa aquí y escucha a The Skyliners con su Since I don´t Have You mientras vuelves a esta página y lees...)

No amanece igual desde la noche que taconeaste acera abajo a mi encuentro, veinte minutos tarde de la hora fijada. Eso duró el mundo que creé alrededor de mi coche y al que empecé a hilar dudas y recuerdos. Cuando te plantaste delante de mí con tus dos besos el ovillo de ese mundo se fundió en un silencio oscuro.

Había mucho de que hablar pero poco que decir.

Y en las horas que nos miramos la luz del restaurante donde cenamos me parecía distinta, como más cálida de lo habitual, como si la translucidez de los haces cobrasen algo de la solidez de mi carne y yo soñara que fuesen mis manos enmarcando tu rostro.

Y ahí me quedé, en un amago tonto de beso de despedida, en un tropiezo de adolescente. Y ahí estabas tú de nuevo, rodeada por otro mundo, otro que yo había formado, esta vez con el tiempo que había pasado desde el primer día en que nos conocimos hasta este instante justo, y que aglutinaba todas las cosas que, por miedo, me había guardado.

Esta vez no voy a desaparecer, porque no me amanecen los días igual desde la última vez que me despedí de ti.

*foto: Marquesina en Cádiz (Acción Poética).

6 Comentarios | Escribe el tuyo:

emperatriz 2/11/14 23:25  

Wow, qué bonito!

Echaba de menos leer algo así ^^

Gracias y besitos

Roberto 2/11/14 23:36  

Añorabamos ese viejo sabor conocido.

Yo 3/11/14 0:47  

Ooooohhhh qué bonitooooo...

Sólo me ha faltado oír a los Skyliners, que como estoy en el móvil y tirando de datos pues... Pero vamos que no importa porque sé de sobra cómo suena de la de veces que la he oído y oigo (es una de las que suena muchas veces en mi lista de reproducción mientras que escribo mails, pero es una pena no poder oirla ahora con el texto :( , así que mañana volveré a leerte desde el ordenador)

Canción aparte... el texto es sencillamente precioso y dulce (de los que me gustan a mí, sin cetros de gominolas de reyes perversos pero con tintes de príncipes blanditos y tiernos... :D). Así que... me alegra mogollón haberlo leído ahora, desde la cama, a oscuras, dejándome la vista digoooooo... como en un susurro xD, justo antes de dormir...

Dulces sueños también para ti ^^, que tengas buen día mañana. Y ahora, hale, ¡a soñar con los angelitos! :D

Besooos ^^

mErL 3/11/14 17:00  

Precioso el relato con un toque de melancolía.
Saludos.

Yo 3/11/14 17:19  

Bueno pues... ya lo he oído con música. No le voy a quitar el mérito a los Skyliners, pero el texto no pierde sin ella. Quiero decir que, otras veces, la unión música y texto crea un "algo" que hace que las letras te lleguen todavía con más intensidad. Y, sin embargo, lo acabo de volver a leer y no me parece más hermoso de lo que ya me pareció ayer cuando lo leí por primera vez sin música...

Será que tu texto ya tiene de por sí ese "algo" que es capaz de empequeñecer hasta a los Skyliners...

Sólo añadiré que si Connie Stevens leyera esta entrada, la incluiría como su razón nº17 y que hasta Ed Townsend te pediría que te quedaras a little while longer (before you go...) :D

¡Un besito! ^^

AdR 10/11/14 16:46  

Gracias a todos por, además de pasar y leer, dejar vuestros comentarios (y sugerencias musicales).

¡Besos y abrazos!