... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Como una Leve Inclinación en la Mañana de Este Viernes


Como un giro de camino a la izquierda ellos tuercen matutinos, preguntan si alguien ha visto a sus chicas, quieren saber cómo iban vestidas. Como yo, necesito saber cómo vas vestida, todos los detalles absolutos de las prendas que llevas y que te pusiste esta mañana.

Porque a mí me gustan los absolutos rotundos, porque no es lo mismo que me escribas y me digas que tu falda lleva un lazo que fotografiarme el vuelo de la tela sobre el filo de tus muslos, igual que no es lo mismo besarte en la boca que besarte la boca, que es justo el pecado que quiero cometerte.

Como una leve inclinación en la mañana de este viernes voy a descender a tus infiernos, a comenzar a celebrarte este día por debajo.

1 Comentarios | Escribe el tuyo:

Ninivé 21/11/14 16:28  

Sigues siendo un mago, en cualquier camino, trayecto, sin fin.
Un placer volver a recorrer este