... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Como un león saliendo de la niebla

Konstantin Scherbakov. 'Piano Concerto No. 2 in G major, Op. 44: III. Allegro'

Está mal, lo sabes, pero no puedes remediarlo.

Él estuvo contigo cuando nació tu hijo, vuestro hijo, vuestro Tony. Él te acompañó en todo momento y estuvo contigo durante el parto, incluso empujó a aquel médico cuando todo se complicó y quisieron echarle del quirófano, él se quedó, vuestro hijo nació y en medio de todos los malos recuerdos... todavía, a veces, te viene la imagen de él, de tu marido, manchado de sangre, de tu sangre, desde la punta de sus dedos hasta la cara; acercándose y diciéndote al oído que el bebé está bien, que todo ha pasado. Así es él. Siempre ha sido así, como un león saliendo de la niebla más espesa.

Han pasado tres años de aquello pero lo recuerdas como si fuese el primer sorbo de cappuccino que te tomaste esta mañana. Es tarde, acabas de salir del mismo hospital donde diste a luz, en la 504 se ha quedado él, tu marido, quedan horas para la operación, pero tú te has ido, has dejado a vuestro hijo con tu madre. Nada más salir te montas en el primer taxi que ves y enciendes un cigarrillo, al decirle al taxista el nombre de la calle lo haces en voz baja y sin dejar de mirar tus manos, como si eso pudiera eximirte de tu pecado. El trayecto dura apenas cinco minutos, mucho más de lo que tardarás en sacar del bolso la copia de la llave del piso, atravesar la puerta, quitarte la ropa y revolcarte como haría una vulgar furcia con tu amante.

Está mal, lo sabes, pero no puedes remediarlo. Porque aunque nadie lo sepa... eres sólo una hija de puta más de las que caminan de puntillas por este mundo.

*foto de aquí

4 Comentarios | Escribe el tuyo:

Ramón María Vadillo 13/10/12 23:58  

¡Uf! Visceral relato, estremecedor y bello en su forma.

Saludo

danilita21 14/10/12 20:03  

por un no se qué que me transporta, me ha gustado...

@Dew@ 16/10/12 15:43  

La vida nos ausenta en ocasiones de lugares que son tan gratos de visitar como es el tuyo,sin embargo, nos premia con momentos libres para llenarme de energía cada vez que te visito.
Qué grata me siento siempre, al entrar en tu rincón que es esperanza, meditación,debate de conciencia y una gran cuota de afectos y poesías.

Roberto 17/10/12 11:02  

Como siempre, el sentimiento hasta las tripas.