... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Desenredados


Yann Tiersen. 'La Valse D'Amelie'

3 Comentarios | Escribe el tuyo:

mErL 15/8/12 15:51  

Después de leer este relato cada cual que imagine....como siempre extraordinario.

Un abrazo.

Carlos 16/8/12 1:25  

Nunca un vestido cayó con tanta delicadeza y pasión a la vez.

Calidad de la Bahía

Un abrazo!

David Moreno (No Comments) 17/8/12 14:20  

Todo es fácil si se quiere... un labio inferior mordido, un lazo que se tira lentamente... calentito, jeje

Un saludo indio
Mitakuye oyasin