... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Carta Negra de Amor




 
(Edvard Grieg - Lyric Piece Op.47 n.3)


"...y aquí me hallo, sentado frente a mi viejo escritorio de madera de pino, quemado de recuerdos. Rememoro lo que fuimos. Elegí el negro porque me parecía elegante, desconocido, como las cosas que son capaces de atesorar los ojos de un escritor maldito como yo.

De modo que lo único que queda blanco sobre mi mesa es un retrato tuyo, un pliego de papel, y mis manos, que ya se han rendido a la idea de no poder tenerte. Comencé a vestirme de negro al día siguiente de tu partida. Elegí el negro porque así recuerdo tu cabello alborotado despertando sobre las sábanas, la tinta de mis cuentos y el corazón ahogado palpitando en mi garganta.

Es un negro inmaculado, no se asemeja a mi futura muerte ni a mi elegancia disfrazada. No simboliza el día de tu partida, amor, pero vistiendo con él te siento cercana. Ya ni siquiera me parece oscuro, olea en malva, como las últimas lágrimas que derramaste o el beso de tus labios que perdí mientras expirabas.

Voy a salir, querida, adiós.

He recogido mis cosas y las llevo en una maleta pequeña sin billete de vuelta. Dejo nuestra casa. Acabo de mirar por la ventana y ya se acerca La Cabalgata de los Escritores Desdichados de Corazones Rotos.

Cuando salga por la puerta me uniré a ellos. Te dejo en mi escritorio esta carta"

*foto de aquí

22 Comentarios | Escribe el tuyo:

Su 23/2/11 0:14  

La tristeza invade el relato...

Triste pero muy bonito.

Saludos

Belén 23/2/11 10:03  

Las despedidas siempre son en negro, querido, por eso duele más...

Besicos

moderato_Dos_josef 23/2/11 11:16  

Espera... creo que estoy a punto de unirme a tu cabalgata. Juntos iremos más cómodos...
Buen relato amigo mío!
Un abrazo.

No Comments 23/2/11 12:34  

Melancolía y tristeza en estado puro. Me dejó el corazón taciturno... me asomaré a la ventana para ver pasar esta La Cabalgata de los Escritores Desdichados de Corazones Rotos.

Un saludo indio

India 23/2/11 13:18  

Tremendamente triste Ángel... El negro es el único color que podía titular este carta, o quizás también el gris...

Muy bueno Angelillo...

PD: De Anna todo tenemos algo ;)

Un abrazo

Blogboreta 23/2/11 15:52  

A mí no me ha parecido triste, me ha gustado y mucho, es como si ese negro del que hablas se apoderase del texto tal como lo cuenta el protagonista, y hace de lo trsite algo menos triste.

Creo que me lío, pero me ha dejado una sensación de qaue algo bueno está por venir.

Un beso.

*Sechat* 23/2/11 16:13  

Me ha parecido descorazondoramente hermoso. Supongo que lo que más me revuelve los sentimientos es precisamente la tristeza.

Un besazo.

la granota 23/2/11 21:42  

Muy bello. Es interesante que de la tristeza salgan cosas bellas.

39escalones 24/2/11 8:15  

Ya lo dicen los expertos: el negro es ideal para las fiestas, estiliza mucho. Pero el luto es una condena, y nadie lo merece.
Abrazos.

Raúl 24/2/11 13:09  

Yo tuve como profesor de literatura a un guineano, que con gran desparpajo, nos preguntaba constantemente por qué narices para los occidentales el negro era color de mal augurio.

mErL 24/2/11 17:49  

Un excelente relato con un tinte negro de despedida en cual hay una amargura, desazón en las palabras.
Un huerfano del amor entre palabras.
Abrazos.

mi nombre es alma 24/2/11 20:38  

Esa cabalgata la componen muchos.

guillermo elt 24/2/11 23:01  

Entiendo perfectamente al prota de la "peli"... Da igual el motivo. Los sínatimas son siempre los mismos.

Un Abrazo.

Sara 24/2/11 23:45  

eligió el negro... ¿acaso podría haber elegido otro?


magnífico.

Miguel Baquero 25/2/11 16:12  

A veces da un poco de lástima que ya hayan dejado de utilizarse esas viejs cartas lacradas de las novelas

Juanjo 25/2/11 21:20  

Todos hemos participado alguna vez en esa cabalgata. Y hay quien tiene el vicio de repetir. Viciosos que son algunos, diría yo.

Odiseo de Saturnalia 26/2/11 0:09  

Cuando uno se despide quizás esté diciendo hola a lo desconocido...

Carlos 26/2/11 19:21  

Que maravilla.

Esas palabras son las que susurro al terminar de leer tu relato.
Aquí no es el negro ausencia, sino que lo llena; no es silencio puesto que puede escucharsele al leerlo, y es vida porque envuelve a dos seres, tan cerca y tan lejanos.

Y es eso, una maravilla.
tu relato no el color :)

Un abrazo y feliz Carnaval mago!

Mary 27/2/11 23:39  

hola, qué abandonadito te he tenido... las horas, que son las que son, y msi relojes, que por más que quiera, no se derriten a lo Dalí...ojalá.

Las despedidas. Las O-DI-O. Qué le voy a hacer. Soy malísima para las despedidas. Si puedo las evito, y soy tan mala que incluso no les planto cara.
Tu prota elige mi método, la carta. Tan cobarde como elegante, tan eficaz como doloroso...
un beso

verdial 28/2/11 19:57  

Precioso Ángel, me ha dejado un sabor "negro" en el alma. No intuía ese final, me refiero al beso.
Haces bien en unirte a la cabalgata.


Un abrazo

Nayuribe 2/3/11 3:53  

Y porqué con tanto amor en el pecho,el poeta la dejó, así nomás... con una carta y una frase tan seca: Voy a salir, querida, adiós.

besitos

AdR 5/3/11 23:30  

Su, gracias :)

Besos

Belén, cierto, a mí es que me pierden las despedidas en camisas en negro, me imagino así en la cabalgata.

Besos, querida

moderato, pues venga, a mi lado hay un hueco.

Abrazos.

no comments, melancolía lenta y majestuosa.

Abrazos.

India, el gris también, el gris es el negro en la bruma.

Besos, guapa

Blogboreta, el negro lo hace menos triste, eso es :) Yo visto mucho de ese color.

Besos.
P.D.: Esperemos que ese algo bueno llegue pronto.

Sechat, y esta tristeza es silenciosa y sosegada.

Besos.

la granota, gracias :)

Besos

39escalones, el mío es del que despide elegancia, y puede que melancolía.

Abrazos.

Raúl, cierto ¿por qué? A mí me parece apasionante ese color.

Abrazos.

merl, buen calificativo: huérfano.

Abrazos.

mi nombre es alma, uy, sí, sí.

Besos.

guillermo, es difícil liberarse de estos síntomas.

Abrazos.

Sara, la verdad es que no, querida.

Besos.

Miguel Baquero, yo todavía las lacro así :)

Abrazos.

Juanjo, yo tengo el vicio en lo alto :)

Abrazos.

Odiseo, es una buena forma de verlo, conocer nuevo mundo.

Abrazos.

Carlos, aquí el color negro unifica y recuerda, y no hace caer en el olvido ni una sola de las historias vividas.

Abrazos, fenómeno.

Mary, yo a las despedidas las saboreo, tengo ese defecto en negro :)

Elige la carta porque no tiene otro remedio, claro. Una carta que no será leída jamás.

Te voy a regalar un reloj de 30 horas :)

Besos.

Verdial, y yo tan contento de estar en esa cabalgata :)

Besos

Nayuribe, él no la dejó, fue ella quien partió primero, una partida de no regreso se entiende :)

Por eso él se va con la cabalgata negra.

Besos, querida