... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

La Carta


(Esto lo escribí hace dos años y lo he ido aparcando desde entonces. Es para mi amiga Asun, que me contó esta historia echando una de nuestras tardes en Madrid)

- No me lo puedo creer... ¿me estás diciendo que no la has abierto? - pregunté asombrado.
- No, él lo quiere así - dijo ella con suma tranquilidad - y debo respetar su decisión.

Sonreí, como siempre lo hacía cuando hablábamos de nuestras historias, mientras le pegaba un sorbo a mi taza de café.

Ella me imitó. Una leve ráfaga de viento, casi imperceptible, pasó entre los dos como si quisiera barrer de la mesa la historia que me había contado de la carta, pero era demasiado buena como para dejarla ir sin más, ni con el viento ni con las olas furiosas del mar podía dejarla marchar.

- ¿Y no notas cómo la curiosidad te va comiendo por dentro? - apunté quisquilloso.
- Pues... si te digo la verdad, no me muerde lo suficiente. Además, ya sé lo que pone dentro de ese sobre.
- Sabes lo que pone, pero no cómo lo pone. Yo creo que lo interesante es siempre saber cómo se cuentan las cosas ¿no?.
- Sí, pero no debo abrir el sobre. Él me telefoneó nada más echar la carta al buzón. Se arrepintió, me dijo que no la abriera, que guardara el sobre cerrado para siempre. Lo prometí, no querrás que rompa mi promesa ¿no? - inquirió.
- No, claro. Él es tu amigo. Desde luego, me dejas atónito. ¿Por qué te pasan estas cosas?.

Nos echamos a reír. Acabamos los cafés y nos despedimos. Ella se perdió por la boca del metro y a mí me dio la impresión de que se llevaba plegadas sus historias en uno de los bolsillos de sus vaqueros. Y aquí sigo, admirándola por ser la silenciosa guardiana de un amor impregnado en unas páginas y encerrado en un sobre que, una vez enviado, su dueño se arrepintió de declararle. Todo por no enturbiar uno de los más bellos vínculos que existen: la amistad.

*foto de aquí

36 Comentarios | Escribe el tuyo:

Atenea 12/4/10 14:50  

Admirable lo de tu amiga, yo confieso que no podría. Aunque luego me haría la tonta jaja.

guillermo elt 12/4/10 14:58  

Una buena amiga, una buena persona. Lo más importante, ser consecuente con uno mismo... Ser auténticos con nosotros mismos... Claro, si es que jamás de los jamases abrió esa carta, porque... quién nos dice que una vez subida en el vagón del metro...

eh?

:))

Un Abrazo.

emperatriz 12/4/10 15:25  

El fiel cumplimiento de esa promesa por amistad y por amor a ese amigo ( después de todo la amistad es otra forma de amar), me parece hermoso además de un acto totalmente heróico.
Yo no creo que pudiera resistir la curiosidad.
Aunque, quien sabe llegado el momento...


Besos


PD: Hacía tiempo que no posteaba por aquí ( y por otros rincones ). En cualquier caso siempre es un placer leerte. :)

Lala 12/4/10 16:17  

A veces el miedo nos echa para atrás.
Yo la entiendo. Ese temor a conocer cosas que cambiarían la paz interior que ahora va con ella con respecto de la otra persona.
Es como cuando más vale no preguntar ciertas cosas...Dejar las cosas como están...sabes?
Aunque hay que ser muy fuerte como para resistir esa tentación. Precisamente esa que tienes en tus manos.


Un besito


Lala

Wara 12/4/10 16:34  

¡La fuerza de voluntad que hay que tener...! Pero no sé yo, entramos en el dilema de a quién pertenece esa carta, si quien la escribe o su destinatario, y si aceptamos que es de quien la recibe, el que la escribió ha perdido el derecho de pedir que no sea leida y por tanto ya no hay compromiso de fidelidad. Bueno, que me lío... y es mejor volver al principio: ¡la fuerza que hay que tener, jaja!

Un beso. Interesante historia para pensar, eh.

César Sempere 12/4/10 17:19  

La historia es muy romántica, de “altos ideales”, de “juntos hasta el final”, etc., pero todos sabemos que tarde o temprano el sobre se abrió. Pero eso no significa que la amistad se haya traicionado.

La curiosidad del hombre no tiene límites; para lo bueno y para lo malo.

Saludos,

TriniReina 12/4/10 17:33  

Pues sí que hay que tener fuerza de voluntad, y amor, para no abrir esa carta.
Dudo de que yo me hubiese tragado la curiosidad.

Abrazos

No Comments 12/4/10 18:22  

Eterno dilema amistad y/o amor. Apostar por un amor con el riesgo de perder una amistad.

Un saludo indio

Alejo 12/4/10 18:43  

Una vez más se luce, la carta podrá quedar ahí; la interrogante me queda por parte del tipo que la escribió; en uno de esos momentos que la pantalla de la vida debería dividirse en 2 para ver ambos "personajes" :P

Abrazo

berrendita 12/4/10 20:34  

En una ocasión me enviaron una carta así y me hicieron la misma petición: no la abras. Supongo que después de vaciarse por dentro, uno se lo piensa dos veces, no sé. Como sabía que tarde o temprano la abriría, le pedí permiso a su autor y me deshice de ella. Con dolor, lo reconozco, haciendo equilibrios sobre la línea que separa la amistad del amor, el cariño del deseo. Me hubiese gustado leerla. Supongo que fui más cobarde que tu amiga para poder seguir siendo honesta con la palabra dada.

Un beso, con acuse de recibo. :)

la granota 12/4/10 23:02  

En otro orden de cosas, me recuerda la peli/documental "Grizzly Man" que me impactó. No quiero dar detalles, pues me parece recomendable verla, pero hay un vídeo que la familia no quiere ver... Pues eso, prometió no abrirla, pero no que no la abrieras tú...

Nayuribe 13/4/10 1:58  

Mmm no sé si yo podría guardar ese sobre cerrado para siempre... creo q no podría aguantarme las ganas de saber el COMO de su declaración. No necesariamente tiene q cambiar la relación, de todos modos ya sabía q era una declaración de amor...
besitos

Belén 13/4/10 6:18  

Buf... yo te juro que la abro, vamos... no podría con la curiosidad!

Besicos,queridísimo

39escalones 13/4/10 8:28  

Infrecuente, de un mérito increíble. No mucha gente respetaría hasta ese punto una petición así. No puedo decir qué haría yo, honradamente.
Abrazos.

Wen 13/4/10 10:53  

Yo sí podría no leerla. Lo que no podría sería conservarla :D

Blogboreta 13/4/10 16:11  

¡ Qué valiente!!

No creo que tuviese yo tanta fuerza de voluntad.

mErL 13/4/10 16:15  

Que hermosa historia la de tu amiga, no abre la carta, no quiere incumplir una promesa y a la vez sabe el significado de su carta, un secreto de tres bandas, de quien escribe la carta, de tu amiga, la última parte el papel de la carta donde esta escrito el enenigna de ambos.
Cartas de amor son mariposas revoletando por el estomago, las cartas de desamor son lagrimas que bañan las letras dolorosas que en ellas se refugian dentro de un sobre.
Un abrazo.

Nela 13/4/10 19:52  

Pues yo como los niños les dices no hagas y...hombre por dios!! a quien se le ocurre??? pos no la mandes jajajajaja...ya en serio, para no abrirla tendría que quemarla o no prometer nada, porque eso sí, las promesas conllevan una responsabilidad :)
Un besazo

PD ¿me has dicho éxtasis, verdad? que tarde de raros pensamientos me estás haciendo pasar ;)

i am... 13/4/10 22:28  

Curiosa historia... mmmm me pregunto si aún conserva ese sobre y si aún permanece cerrado.

Besos

Iraunsugue_Eternia 13/4/10 22:33  

Hay secretos que una vez contados dejan de tener sentido y cartas que son el mejor de los cofre de los silencios….
Un beso, escritor.

Virginia Vadillo 14/4/10 12:11  

Si que debe de querer a su amigo para hacerle semejante promesa y, encima, cumplirla!
Pero bueno, también es verdad que a veces hay cosas que es mejor no saber...
A lo mejor algún día él le da permiso para leer la carta...

celebes2 14/4/10 14:23  

"No la abras porque ... yo no debí cerrarla."

Luzdeana 14/4/10 15:29  

Por Dios, qué tiene tu amiga en las venas? Yo jamás podría prometer algo así, y nadie que me quiera podría pedírmelo! Tenés razón,ella podría adivinar el contenido, pero el alma derramada en las palabras elegidas para esa ocasión... no me lo podría perder.
Además, esa carta es como jugarse a medias, y eso no lo admito.
Si amamos tanto a alguien como para elegir no perder nuestra amistad con él... entonces mejor callar del todo.
Qué buena historia!
Un beso.

AdR 14/4/10 17:44  

Atenea, yo creo que sí podría guardarla :)

Besos.

guillermo, de las mejores amigas y personas que podrías tener cerca. Bueno, la carta la recibió en su casa, y seguro que no la ha abierto. Ella lo dice, y yo doy fe :)

Abrazos.

emperatriz, tú lo has dicho, hermoso y heróico :)

Es cierto, hace tiempo que no pasas por aquí y que no escribes en tu blog ¿no?

Besos.

Lala, bueno, pero ella no es que tuviera miedo de la carta, tenía sus cosas muy claras antes, durante y después de la carta. Lo único que una promesa es una promesa, y la cumple a rajatabla, oye. Qué fuerza :D

Besos.

Wara, como tú, yo le he dado varias vueltas al tema y al final no me queda nada claro. Bueno, que la carta, desde que cae en manos de la destinataria, es suya. Sólo la ata su promesa :)

Besos
P.D.: Esta historia da para muchas otras.

César, me consta que este sobre está cerrado. Pero es lo que tú dices, te añado que mi amiga me dijo que ella no la leería pero... vete tú a saber sus herederos... :D

Abrazos.

Trini, fuerza y amor juntos. Me gusta.

Yo hubiera resistido.
Besos.

No comments, el de la persona que escribió la carta es un dilema universal. La fuerza que debe contener esas páginas... también.

Abrazos.

Alejo, la pantalla se dividió en dos y yo sólo vi una parte. Sería bueno estudiar ambas, pero ahora no me es posible.

Abrazos.

berrendita, ¿cobarde tú por deshacerte de ella? No lo creo. Fue solo un acto sincero, ya que no podrías guardarla sin sentir la tentación de abrirla :)

Besos certificados.

la granota, me apunto eso para verlo :D Yo no la puedo abrir, primero porque no pinto nada en esa historia, soy mero oyente y espectador. Además, mi amiga la tendrá bien guardadita :D

Besos.

Nayu, yo creo que esas ganas van desapareciendo conforme menos pensemos en abrir la carta :)

¿O no? :D

Besos.

Belén, sabía que no lo soportarías :D

Besos, querida.

39escalones, es difícil decidir lo que se haría cuando uno no se ha visto en la tesitura pero... yo creo que podría soportarlo...

Abrazos.

Wen, :D yo creo que ambas cosas podría hacerlo, he conservado bombas peores.

Besos.

Blogboreta, yo te presto una poquita... :P

Besos.

mErl, no me había dado cuenta de ese secreto a tres bandas, de personalizar el papel de la carta. Sublime :)

Yo casi prefiero las de desamor, incluso son más sentidas. Y llevan implícito el amor.

Abrazos.

Nela, mírala ¡qué poco responsable eres! :D La verdad es que él no debería haberla enviado.

Besos.
P.D.: es un éxtasis refrescante :D ¿Te vale?

i am, sí, lo conserva :)

Besos.

Iraunsugue E., y tú sabes perfectamente lo de las cartas, que lo sé de buena tinta :) Maravillosas misivas.

Besos, escritora.

Celebes, qué buen comentario.

Abrazos

Luzdeana, ten en cuenta una cosa, ese alma derramada en la carta tiene magia, si abre la carta... igual se pierde la magia ;)

Es una historia buenísima la de mi amiga, sí :) Y tiene más.

Besos.

Sara 15/4/10 13:28  

Una persona integra y admirable. A veces la amistad vale mas que la curiosidad…

pd. Si que es mío, gané esta semana!!! Ahora a por la final mensual!!

Carlos 15/4/10 20:01  

Basta ese momento en el que la carta permanece entre sus manos,el instante en que él lo sabe,en que ella lo sabe,y ya queda para siempre guardado en aquellas palabras nunca leídas,que una vez existieron.

Y la amistad es para siempre.

Un abrazo genio!

Nela 15/4/10 20:03  

Pero claro que me vale lo guardaré que la calor está llamando a la puerta yaaaa ;)...éxtasis resfrescante...que cosa ;)
Un beso

Darilea 15/4/10 22:07  

Hay palabras que se sospechan y no hace falta leerlas escritas en papel, para saber lo que quieren decir.
Hace bien en guardarlas como un tesoro, cerradas como prometió.
Un besito.
Pd: La amistad es lo que cuenta.

emperatriz 16/4/10 8:36  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
emperatriz 16/4/10 8:43  

La verdad es que seguí publicando (contadas veces ) en privado y en otro blog mío, Templo ( http://palabrascompartidas.blogspot.com ).

Ahora que de nuevo volvía a tener ánimo para escribir pensaba abrirlo de nuevo o hacerme otro y empezar de cero ( pero me da penilla no sé...).

Ya veremos.

Besos :)

Lady Agos Beatle 18/4/10 15:43  

Que hermoso relato, el último párrafo me atrapó.
Saludos!

Sara 19/4/10 22:13  

Caramba!!! no por ser curiosa, sino por hambre de saber si era más que amistad lo que les unía, creo que yo no sería tan íntegra como tu protagonista.
Un saludo

Raúl 22/4/10 0:42  

Una técnica muy complicad, la del relato a 4. Estaré atento.

AdR 22/4/10 12:09  

Sara, tienes razón, la curiosidad puede llegar a romper el lazo de la amistad (o cualquier otro tipo de lazo).

¡Suerte en la otra final! ;)

Besos

Carlos, y superando esa "prueba" la amistad se hará eterna. Las palabras quedarán escritas para otros ojos.

Abrazos.

Nela, calor sí, pero a veces sopla un airecillo que no veas ¿eh?

Besos :)

Darilea, y al final se olvida que se es dueño de esas palabras, pero otros ojos llegarán en años venideros que puedan revelarlas. Eso me dijo ella.

Besos
P.D.: así es.

emperatriz, espero que decidas qué hacer, siempre está bien abrir un nuevo blog, o reformar el que ya se tiene :)

Besos.

Lady Agos, gracias :) Temí no poder reflejar bien nuestra despedida.

Besos.

Sara, bienvenida a Scriptoria, me pasaré cuando pueda por tus días olvidados. Yo creo que podría conservar mi integridad, todo depende de muchas cosas.

Besos.

Raúl, ya van publicadas 3 partes, mañana la última :) A ver qué tal queda.

Abrazos

Alegría 29/4/10 10:55  

... si aceptamos que no todo lo que contamos es así, puede tener otras fomas, más profundidades o por el contrario, ponderarlo, es suficiente con aceptarlo...
Se consigue mucho más no forzando las circunstancias, dando un tiempo, que puede llegar a ser, indefinido, pero que puede acortarse en cualquier momento...

P.D.Ya está todo listo, para que hagas "el cambio". Te agradezco que desees seguir acompañándome, y siempre, siempre, me asombra.
Un beso para el camino.

AdR 4/5/10 12:45  

Alegría, en realidad el tiempo de abrir la carta puede ser cualquiera, y acortarse, como dices, pero creo que la carta está guardada en el olvido :)

Besos.
P.D.: Me pasaré por tu casa