... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

El Limonero de los Deseos

(Con esta maravilla de Schubert... todo se hace más dramático, pulsa play)

Música: Schubert - Erlkonig
Basada en el poema Der Erlkönig de Goethe

"Se asomó a la terraza y aún estaba allí: el limonero de aquel sueño. Las ramas, vagas, todavía conservaban sus púas afiladas. Ya deshojados los recuerdos, de ellas sólo colgaban los frutos verdes de una estación nueva que parecía no querer tener un comienzo...

... ni decidido, ni lánguido, ni travieso.

Los frutos eran los limones más verdes que jamás hubiesen crecido en el mundo entero.

Impetuoso, se descolgó de la terraza los metros justos para llegar al suelo. Se acercó al limonero y al alzar una mano hacia uno de los frutos se pinchó en un dedo. Durmió cien años y al despertar sin el beso de su princesa los frutos de las ramas se habían convertido en camaleones negros que colgaban de sus rabos y lo miraban con ojos de fuego.

"Adiós a la esperanza, adiós a los deseos".

Pensó mientras caían sobre él los frutos podridos de su pasado muerto."

*foto de aquí

33 Comentarios | Escribe el tuyo:

berrendita 17/3/10 12:06  

Uff, escritor, qué difícil nos lo pones. Camaleones negros cayendo, frutos podridos del deseo.... qué duro es este limonero, qué miedo me da, cómo pinchan sus ramas.

Te propongo un sueño, otros cien años con beso de princesa para que los camaleones vuelvan a ser verdes y verdes las hojas, verdes los limones. Para abrirle la puerta a la esperanza y a los deseos.

Besos (decididos, lánguidos, traviesos, verdes). :)

No Comments 17/3/10 14:10  

¿Cien años durmiendo y al despertar no tenemos beso de princesa? Pues vaya...

Veo que te ha dado por los camaleones eh?

Me gustó, en tu línea.

Un saludo indio

Lala 17/3/10 15:04  

Hombre, conociéndo ya la naturaleza de tus camaleones, el texto me parece desgarrador...Tanto como para querer seguir durmiendo y olvidarse del limonero...

Graaaande la música :D


Un beso


Lala

Raquel 17/3/10 15:46  

Umm... eso de despertar sin el beso de la princesa altera la historia.

JUGADOR 17/3/10 18:34  

Agrio limonero, parece ser.
A mí que me encantan las propiedades astringentes del limón y su compañía al tequila y sal. Y los camaleones... los camaleones son la leche, qué bichos tan inteligentes, adaptativos y pacientes, de lengua larga y rápida...

Saludos, suerte.

moderato_Dos_josef 17/3/10 20:36  

Impresionante transmutación la de tu texto! Camaleones negros...da miedo solo imaginarlos...
Un abrazo.

guillermo elt 17/3/10 21:35  

Ni siquiera travieso???... jo!, y encima con los camaleones negros cayendo del árbol de su vida... Sería cuestión de nenovarse o morir... que digo yo.

Un Abrazo.

Nela 17/3/10 21:39  

...es que cien años es demasiado tiempo...
Un beso...no es de princesa...ya,ya,pero te vale? ;)

PD Madre del amor hermoso!!!
Pos hasta repelus me ha daó ;)

sueño 17/3/10 22:53  

Bueno, lo mismo como es el limonero de un sueño.. es un sueño dentro de un sueño. jeje


oscuro y enigmático. Muestras tantas caras que aun hoy en día me sorprendes.

Muy bueno.

un abrazo maestro.

César Sempere 17/3/10 23:35  

La verdad es que me ha erizado el vello tu relato; por siniestro, que también cuenta.
Siempre he tenido la imagen del limonero como la de un ser con fuerza ("Tienes la cabeza más dura que el tronco de un limonero" o en valenciano "Tens el cap més dur que el tronc d'un llimoner "). Es un árbol frutal perenne y noble que forma un cuadro de contrastes en verdes y amarillos que relaja los arrebatos.

La tuya es una visión onírica interesante.

Veo que sigues con tus camaleones…

Un saludo,

Raúl 18/3/10 0:32  

Leyendo la acalaración que dejas en la entrada anterior, Ángel, la conclusión de este relato, me intranquiliza.

Belén 18/3/10 6:03  

Buena metáfora de rutina... eso que rime al final lo has hecho a propósito? porque sin querer haces poesía...

Besicos

Nayuribe 18/3/10 8:27  

wow... muy bueno... después de cien años él mismo saría un camaleón, igual a los del limonero.
Es triste despertar y que el pasado sea tan lejano que sea imposible de continuar en él...
besitos

TriniReina 18/3/10 8:58  

Esperar cien años para despertar con esa visión...Mejor seguir acurrucado en el sueño. Sin duda.
Sin duda eres un genio.

Abrazos

39escalones 18/3/10 9:15  

Qué buenoooo!! Qué colofón!!
Hablando de limoneros, te recomiendo la película israelí del mismo título. Muy muy especial.
Abrazos.

Luzdeana 18/3/10 17:22  

Puede haber una peor pesadilla? sin esperanzas, sin deseos... y sin recuerdos que revivir? La tragedia absoluta... y esos camaleones impregnando limoneros.
Qué princesa querría habitar ese jardín.
Desolador.
Un beso.

Virginia Vadillo 18/3/10 17:22  

Misterioso y tenebroso, y a la vez con ese toque de cuento de hadas, de princesa que se pincha con un huso (solo que aquí es un príncipe)...
Me gusta la atmósfera que has creado :)

i am... 18/3/10 21:02  

Me ha encantado, he visualizado en colores todas las imagenes.. un lujo descriptivo en tus letras.

Me quedo con la última frase, mejor que el pasado muerto nos aligere de cargar con frutos podridos, solo así se camina más ligero hacia el futuro.

Besos

Sureña 19/3/10 13:45  

Bueno, los camaleones...
Cuando ellos están presentes, sobran las palabras. Y éstos, además, visten de luto.

A mí todo me suena onírico, como una de esas pesadillas extrañas e increiblemente reales de las que parece que nunca vas a salir.

Pero algo me dice que los frutos podridos le hicieron despertar.

Besos camaleónicos :)

mErL 19/3/10 16:26  

Un sueño oscuro difuso donde cien años sin el beso de la princesa, termino con la esperanza y el deseo. El pasado siempre juega malas pasadas.

Por cierto la foto de la imagen es realmente bella.

Un abrazo.

Juanjo 19/3/10 19:02  

Realmente, hay que tener mucho cuidado con los deseos. O se satisfacen pronto, o terminan sabiendo a vinagre.

Carlos 20/3/10 19:12  

Y la estación nueva finalmente comenzó.
Sueños,música,deseos,puas de fuego que derriten el pasado ya muerto.
La primavera despierta siempre de formas inesperadas y el sabor del limón le da un aliño de frustración que le hará volver a soñar de nuevo con mas fuerza, porque los camaleones cambiarán del negro al verde :)

Un abrazo genio!

Darilea 20/3/10 23:41  

Al agrio limonero, ni con 100 años
de sueño endulzaron sus besos..
Limones, camaleones me encantan tus cavilas.
Y para cuando un libro?
Un besito.

Mary 21/3/10 12:41  

PUfff, qué difícil es de llevar una decepción, un algo muerto, un vuelta a empezar que todavía no se vislumbra siquiera, un "he fracasado" un quise y ya no puedo, un adiós sin palabras, adiós a las ilusiones de uno mismo....

bueno, que la caida de esos frutos den paso a una primavera más deseable.

un besito

*Sechat* 21/3/10 15:40  

Supongo que el fruto del limonero siempre fue ácido. Un abrazo.

Wara 21/3/10 17:31  

Vaya, yo que me estaba emocionando poco a poco y alegrándome por fin de toda una vida de contemplación de limoneros a los que no encontraba magia (es el único árbol frutal en mi casa, pero cuántos tenermos...) y como que ese final de tu historia me ha confirmado mi impresión personal. No hay magia.

Que no, que no, que hay mucha, jaja, aunque sea en otro lado. Besos.

pequeña m. 21/3/10 22:19  

Si la vida te da limones....

:)

Perséfone 23/3/10 19:18  

Y luego me quejo yo de mis malos despertares...

Un saludo.

celebes2 25/3/10 13:52  

"Y ya no durmió nunca más ..." :(

AdR 26/3/10 13:26  

berrendita, era el limonero de un sueño que al final... se volvió contra su soñador. Eso puede ocurrir, ya pueden pasar 100 años dormidos que el odio traspasa cualquier barrera.

Tu sueño me gusta :) Me lo quedo.

Besos, escritora.

No comments, sin princesa. Total, aquí... ni falta que hace :D

Y ya paro con los camaleones un ratito.

Abrazos.

Lala, yo ya me he olvidado del limonero, sólo lo uso como recurso literario :)

Besitos.

Raquel, totalmente. Aquí parece que la princesa hubiera sido esencial para el protagonista, pero no.

Besos.

Jugador, sólo te digo que... el limonero y los camaleones los tengo cerquita :) Pero controlados, menos mal. Siempre voy un paso por delante, no sea que me pase como al del relato.

Abrazos.

moderato, el color no podía ser otro :) Bueno, también rojo.

Abrazos.

guillermo, eso, eso. Renovarse, que es lo que deberían hacer algunas personas. Pero vamos, que los camaleones lo hacen bien rápido, eso de renovarse, como lo de cambiar el color.

Últimamente tengo a todos los camaleones conmigo :)

Abrazos.

Nela, mucho tiempo.

Me vale :D
Otro para ti.
P.D.: Ea, ea, ea, ya pasó.

sueño, un sueño dentro de otro... es posible, ahora que lo dices podría ser.

Muestro muchas, pero en persona sólo tengo una :D

Abrazos y gracias.

César, de siniestro tiene lo mismo que la muerte, al menos eso quise reflejar. Yo tengo un limonero y sí que es fuerte, es como la vida, el contraste con el camaleón.

Abrazos.

Raúl, tranquilo, tío, que es sólo un relato. Yo no soy ese :D

Abrazos elefantiásicos :P

Belén, la rima es a propósito, pero no acaba de convencerme.

Besitos, querida :)

Nayuribe, esto demuestra que da igual los años que duerma añorando, la muerte siempre estará al acecho.

Besitos.

Trini, sin duda mejor acurrucadito en unos buenos brazos :D

Qué va, mujer, yo no soy eso :D

Besos.

39escalones, uy, pues me la apunto y la busco.

Abrazos.

Luzdeana, una pesadilla que aguardó hasta que él despertara. Eso sí que es injusto, estaba condenado, era su destino.

Ese jardín lo habitaba la peor de las brujas.

Besos.

AdR 26/3/10 13:27  

Virginia, pues a ver si puedo seguir creando atmósferas con facilidad, que no se me vaya como a los sueños de este protagonista :)

Besos.

i am, bien, eso de los colores me ha gustado, que los visualices.

Eso, los frutos podridos... bien lejos.

Besos.

Sureña, del peor luto imaginable.

Como una pesadilla burtoniana, aunque mucho más siniestra... o no. Ya lo dudo :D

Mmmm... no era mi idea que despertase, pero bueno, bien pensado que se salvara.

Besitos, mira como Bowie :D

mErl, eso que dices, que el pasado siempre juega malas pasadas, no sabes la razón que tienes, y sobre todo quienes juegan malas pasadas son las personas del pasado. De eso también va este relato.

Me gustó mucho cuando vi esa foto.

Abrazos.

Juanjo, pues este es vinagre puro :D

Abrazos.

Carlos, si has visto en este relato la muerte de una estación y el nacimiento de otra... has pillado bien uno de los significados :D

Si es que eres un crack, chaval.

Abrazos.

Darilea, y a mí me encantan tus escritos :)

¿Un libro?... pronto, pronto ;)

Besos.

Mary, la desesperanza, el miedo y el desamor son difíciles de llevar, claro, pero... yo creo que llega un tiempo en que terminan (al menos para las personas normales), en el caso de este relato, nunca acabó.

Los frutos en la vida real darán paso :)

Besazos.

Sechat, siempre lo fue, tal y como se los "comieron" los camaleones.

Besos.

Wara, que va. La magia se fue, la dejamos para otros relatos :D. Yo también tengo un limonero :)

Besos.

pequeña, los exprimo ¿no? :D
Yo es que me dicen: limones, y pienso en limones sí, pero también en otros limones :D

No me hagas caso.

Besos.

Perséfone, Ya ves, peor despertar que este. Ninguno.

Besos.

celebes, o durmió para siempre.

Abrazos.

santiago 4/4/10 9:42  

mi querido amigo, quién no se acuerda del R5.
Un abrazo y un placer leerte

AdR 9/4/10 13:49  

Santiago, y del rosa chicle, que también corresponde al post de arriba :P

Abrazos