... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

La Espera de unos Labios


Música: Gnossienne 3 (Satie)

Él.

"Recuerda cada uno de sus besos. Su boca moldeando sus labios y dándole el calor justo para mantenerle vivo de ilusiones durante... años.

Es tarde, él se va a dormir, soñando. Soñando que espera sin prisas, que ella puede tardar la vida entera porque él permanecerá helado pero se mantendrá caliente bajo la nieve, recordando la sonrisa que le dibujaban sus labios.

Es tarde, él se va a dormir, soñando."

Ella.

"No quiere tardar su vida entera. No quiere eso.
Va a su encuentro.
Hace calor sobre la nieve, pero sus labios están fríos.

Cava hasta encontrar su pelo mojado.
Va a besarle.

Él despierta.
Ya no es tiempo de relojes varados."

(recordando a... Dodecaedro, del Relatario de Scriptoria)

*foto de Jack Vettriano

38 Comentarios | Escribe el tuyo:

Lala 15/9/09 17:14  

Músicos adelantados a su tiempo...Debussy, Satie...Me dejo llevar por la música. Veo e ese enlace la lista de reproducción...estoy tocando mucho últimamente el aria de las Goldberg de Bach...y pronto lo tocaré en clave. Qué coincidencias.

Ay, la entrada!
Cómo va a tardar, si hay deseo y amor!
Sueña él y sueña ella, y entonces el tiempo se reduce a nada, y el espacio desaparece como obstáculo!!!
Yujuuuuuuuuuuuu!
Mientras, de fondo suena ese aria...que me encanta!


Un besito



Lala

Virginia Vadillo 15/9/09 17:24  

Las esperas y los relojes varados tienen un algo dulce y, aún así, prefiero ser impaciente! Será que "él" tiene siempre el papel del que espera y "ella" el del que corre??

Silencios 15/9/09 17:49  

La eternidad se hace más corta de lo que pensamos.
Con las prisas en las pausas, Él y Ella.

Mis besos en tus nubes

Sureña 15/9/09 18:02  

Recordando a Dodecaedro, sí, pero con otro aire más... limpio, más fresco.
Con menos nostalgia de la que pueda parecer que transmite.

Es como una resurreción.

Y utilizas el verbo moldear, que tanto bien hace.

Dispuesto a marcar en punto... :)

Besos

Carlos 15/9/09 18:13  

Cada palabra son huellas que van dejando sobre el color de nieve otoñal sus pasos.
No hay que cavar mucho, tan solo fijar la vista en la superficie para ver como lo que nunca muere no desaparece, y tus huellas al escribir son imborrables genio.
Cada párrafo cuan labios al unirse crean un beso.

Un abrazo! Y ese Cai a ver si comienza la escalada ya! :)

atuca 15/9/09 20:19  

La eternidad es el tiempo que transcurre entre una nota y otra en una "gimnopedia" de Satie. A cada momento piensas que la melodía se va a romper ... triste.

Saludos,

Mil Violetas 15/9/09 21:36  

precioso....


Besos.

guillermo elt 15/9/09 22:27  

Y cuando se unieron, una explosión de sensaciones iluminó sus vidas.

Un abrazo.

Iraunsugue_Eternia 15/9/09 22:46  

...la búsqueda siempre da sus frutos, tarde o temprando ambos deben encontrarse.

Un beso.

TriniReina 16/9/09 8:26  

Esperar una eternidad, me parece un precio demasiado alto para, sea lo que sea...

Relojes varados, que bellos y qué inútiles.

PD: Hoy me he levantado escéptica:)

Abrazos

39escalones 16/9/09 9:13  

Fantástico... Varados, mejor los relojes que nosotros...
Abrazos.

sueño 16/9/09 9:31  

Dí que sí. Ya está bien de historia amargas, aunque de ese sabor parece alimentarse el corazón. jeje. Alimentémosle de dulce que parece que la vida se vé mejor.

Al menos él y ella, se esperaban, en la vida real, uno de los dos camina en persecución del otro, y a veces.... jamás se encuentran.

un abrazo pirata.

una más... 16/9/09 10:24  

Esto es algo dulcemente triste..será el otoño?
Besotes

Belén 16/9/09 10:36  

El miedo que me da de los recuerdos es que muchas veces son totalmente irreales, son mas bien producto de nuestra ilusión...

Besicos

verdial 16/9/09 11:01  

Porqué será que el tiempo suele cambiar la imagen predeterminada que tenemos de algo que ocurrió.
Tal vez porque cada espacio tiene su momento.

Un abrazo

no comments 16/9/09 14:26  

A veces los recuerdos nos condenan para no permitirnos seguir adelante. Nos anclan en un mar de imágenes pasadas. Y como han dicho por ahí no siempre se ajusta a la realidad.

Aún así, es inevitable. Si se está enamorado todo se vara.

Un saludo indio

AdR 16/9/09 20:21  

Lala, me hablas de música clásica y embelesa. Esa lista de reproducción la he oído varias veces, invita a multitud de cosas.

En este caso el relato es una ruptura de Dodecaedro. En aquello tenían lugar desencuentros. Aquí... todo lo contrario. Aunque el reloj siga varado, realmente.

Besos.

Virginia, ese papel era el de los "él" en Dodecaedro, y el de las "ellas". Yo también soy muy impaciente a veces.

Besos.

Silencios, es cierto, los momentos que creemos eternos son fugaces, al final suele ser al revés.

Los míos en tus silencios.

Sureña, otro aire, como el que corre sobre la nieve, aunque me guste mucho más hablar de las playas. Pero a veces un paisaje helado es más idóneo para congelar el tiempo de unos amantes.

Moldear es otro de mis verbos favoritos. Si es que te fijas en todo.

En punto resucitado :)

Besos, niña.

Carlos, hay veces que las huellas sobre la nieve no se entierran, no se hunden, ni se las lleva el viento. Ella sabía donde esperaba él, caliente bajo la nieve.

Tú sí que creas besos con tus comentarios :D

Abrazos.
P.D.: ¿Te puedes creer que no veo na de fútbol? :)

atuca, me ha encantado que hayas hecho referencia a Satie, demuestras un gusto excelente.

Besos

mil violetas, gracias y más gracias :)

Besos.

Guillermo, es muy posible, aunque yo siempre me quede en el momento justo antes de que todo eso ocurra, manía relojera la mía, de parar el tiempo digo :)

Abrazos.

Iraunsugue, hay búsquedas que acaban con el tiempo parado sobre las cabezas y el corazón helado en un puño.

Lo sabes.

Besitos.

Trini, esos relojes varados la encierran, a la absurdez de lo eterno. Por eso escribo sobre ellos, porque me parecen un enemigo contra el que no se puede luchar.

Besos.
P.D.: Yo te veo buena cara :)

39escalones, sí, pero si nos acaban por afectar... malo.

Abrazos.

sueño, de dulce, me gusta. Los besos suelen serlo, haya nieve o fuego de por medio :)

Tú lo has dicho, a veces jamás.

Abrazos, soñador

una más, creo que has acertado de pleno.

Besos.

Belén, es un miedo de lo más real, más que los recuerdos de los que hablan, que vienen de lujo para soltar la pluma sobre el papel :)

Besitos, amiga.

Verdial, se nota que sabes de lo que hablas/escribes. Los espacios y momentos quedan siempre atrás, el recuerdo a veces... delante.

Besos.

no comments, yo he sentido sobre mis hombros varias condenas, me enorgullezco de cada una de ellas, pero las condenas cumplen, siempre. Se varan, como los relojes :)

El caso del relato es diferente.

Abrazos.

Laura 16/9/09 22:50  

:-) A VECES VALE LA PENA ESPERAR :-)

Deprisa 17/9/09 1:09  

El reencuentro compensa la espera.

dintel 17/9/09 6:20  

Nunca es tiempo de relojes varados.

isobel 17/9/09 9:35  

vengo a por mi regalo del día, un abrazo

belita 17/9/09 11:14  

Vidas cuyos relojes tienen compases distintos, no obstante, manecilla varadas o no, siempre existirá un momento en que ambos se reencuentren.

Besos

Sara 17/9/09 16:17  

... una vida entera es mucho tiempo para pasarlo esperando...

Juanjo 17/9/09 16:59  

Qué gran virtud la paciencia, y que virtud más sosa.

Eria.. 17/9/09 20:52  

Seré rara... pero a mi me ha parecido tétrico ( seguro que es culpa de la musica)

mary 18/9/09 0:33  

Nunca es tarde (dichosos relojes de mierrrda, grrrr)... al final de la espera siempre está lo mejor, el problema es que las personas sufrimos de impaciencia más de lo que creemos.

Y si la espera es para un rato, habrá merecido la pena, porque a veces la felicidad es eso.

besito

charlotte 18/9/09 2:22  

Me escapo de la urbe y caigo en tu scriptoria tan querida, son solo minutos, pero tus palabras abrazan, se quedan en el cuerpo. Es precioso AdR.

Satie y vos, es como demasiado ;)

Dara Scully 18/9/09 14:10  

Es momento de presentes sin frío ni horas dormido.


miau para los dos y para ti doble

Pescador de Ballenas 18/9/09 15:29  

Esas sonrisas dan tanto calor que a veces provocan fiebre.
Un saludo y un canto de ballena =)

Perséfone 18/9/09 17:41  

La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce... Al menos eso dicen.

Lo cierto es que a veces estaria genial poder manejar las manecillas de esos relojes varados a nuestro propio antojo.

Un abrazo enorme.

mErL 18/9/09 18:38  

La incertidumbre mezclado con el recuerdo es una condena eterna...Él y ella estan condenados a sufrir desde el silencio. Con la losa del recuerdo.

Abrazos.

Darilea 18/9/09 23:39  

Besos y labios congelados, en mi anterior post "Sentimientos tardíos" era el título de un tanka que podría conjuntar con tu tiempo de reloj varado anclado en un espacio aún por determinar.
Besitos.
Pd: Siempre es un placer leerte AdR.

Lluviané 19/9/09 0:12  

Saludos AdR, después de muchos días de ausencia por vacaciones.

Todavía estoy liadilla. Con más tiempo pasaré a comentar tus estupendos pots.

Besicos

AdR 19/9/09 10:45  

Laura, sí, pero no mucho (te dejo que otorgas el no mucho al vale la pena o al esperar. Tú eliges :D).

Besitos.

Deprisa, en este caso lo recompensa con creces.

Abrazos.

dintel, lo fue.

Besos.

isobel, llévatelo :) yo te lo agradezco.

Besos.

belita, en este caso sus relojes coincidieron en el frío de la nieve.

Besos.

Sara, muchísimo. De ahí que se entierre bajo la nieve. Nadie lo soportaría.

Besos.

Juanjo, :) Tú sí que sabes. A mí se me esfuma de repente para muchas cosas.

Abrazos.

Eria, eres rara pero excepcional. Y después de esto te digo que sí, que su punto tétrico tiene :)

Besitos.

Mary, para este tipo de cosas somos muy impacientes, por regla general, claro.

Llevas toda la razón, todo depende de la percepción de cada uno y del valor que le demos a ese rato.

Besos.

charlotte, escaparse de la urbe es algo necesario :)

Muchas gracias, amiga.
Habrá más Satie.

Besos.

Dara Scully, tú lo has dicho, sin frío ni adormecidos.

Eso, eso, el miau normal que se lo queden los protagonistas, para mí el doble ;)

Un beso enorme para ti.

Pescador de Ballenas, bienvenido :) justo eso. Es como si las conocieras de sobra.

Me pasaré por tu blog más detenidamente.

Abrazos.

Perséfone, yo me he comido ese fruto muchas veces, al final era del sabor más amargo que te puedas imaginar.

Ojalá pudiéramos manejarlas. Si recuerdas el relatario de Dodecaedro... iba de eso, de la imposibilidad de dominarlas.

Besos.

mErl, es la peor de las condenas. Yo no hubiera podido explicarlo mejor en tan pocas palabras :)

Abrazos.

Darilea, tienes razón, se conjugan a la perfección. El espacio que elegí es sólo un paisaje nevado. Sin especificar.

Besos.
P.D.: Y leerte a ti :)

Lluviané, espero que te hayas pegado la buena vida :)

Cuando desees.
Besos de vuelta.

*Sechat* 20/9/09 16:48  

Merece la pena aguardar hasta ver cumplido un sueño. ¡Así que adiós relojes!

AdR 23/9/09 13:46  

Sechat, merece la pena si la espera no es tediosa y larga, si se duerme uno en la nieve... igual es otra cosa.

Besos.

Martina 30/9/09 1:13  

Quieren cosas diferentes... A él le basta con soñar, ella quiere vivir.

Dicen que puedes matar al soñador, nunca al sueño... pero yo no estoy tan segura.

Magníficos relatos.

Un beso.

AdR 1/10/09 11:23  

Martina, bienvenida a Scriptoria. Te puedo decir que él quiere vivir, pero al no poder... sueña. Ella, en este relato, decide dejar de soñar y salir a vivir.

Yo tampoco estoy tan seguro de eso, yo me considero un soñador con sueños, y creo que algún día dejaré de estar, pero mis sueños se irán a alguna parte, o serán los de otros.

Muchas gracias :)

Besos.