... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

La Estación de los Sueños Rotos


Hoy no voy a ejercer de cuentacuentos. Iba a contar esta historia como si fuese un sueño pero... ¿cómo se cuentan los sueños rotos?. He parado las máquinas de la fábrica en que se ha convertido Scriptoria para contaros esto con mis propios recuerdos.

Han demolido la estación de tren de mi pueblo.

En sus andenes lloraron vidas y de ellos se han barrido adioses, abrazos y versos. Aquella estación se levantó en torno a 1860 y formó parte de la segunda red ferroviaria del país. Era una de las más antiguas de España. El andén de esa estación fue lo primero que pisó mi abuela al llegar a Andalucía, con tan sólo 15 años. Y de allí tuvo que partir en los años de posguerra, sola, y con cinco hijos bajo el brazo.

Sobre aquel andén se dejaron besos que flotaron en el aire encendido, a fuego y a sangre, entre dos Españas enfrentadas en una absurda guerra de casapuertas.

Allí esperé a amigos, al viento, a amores perdidos. Allí he repasado las últimas líneas para un examen, he escrito, he llorado, he reído. Y hasta intenté averiguar a veces, mirando el reloj que colgaba del techo de la estación, las horas que me quedaban para sentirme vivo.

Y ahora todo se ha roto a golpe de grúas, metales, hierros y ni un solo grito.
Maldigo a todos los responsables que han permitido que el patrimonio de los sueños rotos se vea engrandecido por la riqueza de sus bolsillos... sean quienes sean... yo los maldigo.

*fotos de la estación de mi pueblo (Principios S. XX. Archivo histórico municipal).

41 Comentarios | Escribe el tuyo:

no comments 27/7/09 10:35  

Lo siento, me da pena sí.
El dinero y el progreso se lleva tantos sueños rotos...

Tan sólo nos quedan los recuerdos. Esa estación igual que otras, está compuesta por todos los sentimientos que tú y otra mucha gente conserva de ella.

Un saludo indio y ánimo

Silencios 27/7/09 10:52  

AdR un homenaje muy bonito, es una lástima que tengamos que decir adiós a los sentimientos encontrados y a la historia de muchos y de nadie.

Mis besos a mar.

Está vez Excelentes fotografías.

la granota 27/7/09 10:56  

Viviendo en un sitio donde no hay trenes, las pocas veces que he viajado en ellos me ha embargado una emoción especial, de libro de aventuras. Me ha cautivado cómo expresaste las vivencias que guarda una estación... pero éstas no han desaparecido. Siguen ahí, en el aire.

Wen 27/7/09 11:57  

Yo tb los maldigo.. por si sirve de algo. Además una estación de tren... que tienen y han tenido siempre un no sé qué... sobre todo las mínimamente antigüas.... vaya, solo se me ocure decirte que lo lamento mucho y que ojalá la recuerdes siempre aunque no esté.
Y un besote hombre, que no soy muy besucona yo pero hoy....

Jadeth 27/7/09 13:31  

Tan vieja era? Entonces,no debería ser patrimonio local?

Deprisa 27/7/09 14:08  

Pues ya lo siento, que pena. Son esos lugares a los que van ligados los recuerdos los que nunca deberían demoler. Y una estación es sisnduda uno de ellos.

Sureña 27/7/09 14:54  

Hoy suena a cuento y sueño más que nunca.
Porque se parece a una de esas historias contadas de generación en generación, con esa nebulosa nostálgica tan característica que las envuelve.

Tu nostalgia.

Lo malo es que no hay final feliz...

Yo también los maldigo, a todos ésos y a los que son como ellos.

Besitos

AdR 27/7/09 17:42  

A TODOS...

Estos días estaré muy ocupado, me asomaré por Scriptoria y por vuestras casas cuando tenga huecos libres, si no es posible... nos veremos...

... algún día.
.

No comments, el dinero y el progreso deberían ir cogidos de la mano del Patrimonio que nos deja la Historia.

Para mí la estación sigue viva :)

Saludos.

Silencios, una lástima que no quede ni un andén recordando los pasos.

Besos oceánicos.
P.D.: El archivo no está nada mal :)

la granota, sí, siguen en el aire, yo tengo algo especial con el tren, siempre lo tuve, desde el principio lo veo ligado al mar, y no tiene nada que ver...

Besos.

Wen, sirve, sirve. A ver si se les agujerean los bolsillos.

Eso sí, la recordaré siempre, por algo tengo fotografías, más recientes que las que he puesto, claro, que no soy tan viejo... :D

Besitos.

Jadeth, intenté indagar un poco para averiguar a quién competía el derrumbe de la estación, si a la antigua Renfe o al Ayuntamiento... pero, ya sabes, aquí ven a alguien preguntar cosas así... y ya te crucifican. Y no estoy yo para crucifixiones, la verdad. Patrimonio al fin y al cabo, y barrido de la faz del Planeta.

Besitos.
P.D.: Si te contara la de patrimonios locales que se han barrido en este pueblo...

Deprisa, en este pueblo han demolido muchos lugares en los que guardaba recuerdos. Una vez demolidos... vuelven a mí :)

Abrazos.

Sureña, si al final es que no tengo remedio... :D Suena a lo que siento :D

Espero que mi nostalgia se disperse de generación en generación (uy, eso ha quedado muy erótico :D Mejor me callo).

Ya habrá finales felices, ojalá monten un museo de la estación en algún lugar... pero me temo que no.

Malditos sean, pues.

Besitos, niña.

Carlos 27/7/09 20:04  

Maldito sea el tiempo que no concede ni un momento para preservar lugares vivos del vendaval de su paso.
Las compañías presionan, la comisión presiona, el sindicato presiona, la constructora presiona, la bolsa presiona, la industria presiona, medioambiente presiona, y la máquina muda, impregnada del carbón mira al pequeño vagón de madera y ambos miran a los ladrillos antaño coloridos y desde lo alto el muro de cal de la azotea les mira y saben en ese momento su final, pero una cámara les salva para siempre.
Hicieron aquí lo mismo.
Bellísimo homenaje amigo mio.

Un abrazo y de vuelta pronto por aquí que sale el tren! :)

sueño 27/7/09 20:15  

Vaya¡¡ ahora que vuelvo tu te vas xd.

La estación de Granada también está a pique de un repique.... así que te entiendo perfectamente. Yo también he pasado muchas horas de mi infancia allí aunque mis recuerdos son menos intensos que los tuyos.
Ciertamente no es justo.
Un abrazo.

TriniReina 27/7/09 21:13  

No es para menos. Malditos, como todos los que se dedican a romper sueños.

Lo siento. Ha tenido que ser muy triste el ver desaparecer el lugar de tantos recuerdos.

Abrazos

dintel 27/7/09 21:25  

A mí, también, me derrumban mi passado.

Nayuribe 27/7/09 21:48  

Apoyo tu grito de protesta... detesto que se enriiquezcan con el dolor de otros, y con la pérdida de patrimonios para la humanidad.
besitos

carmen 27/7/09 23:28  

Hola otra vez Hombre sin Tildes. Comprendo perfectamente lo que has sentido al ver derribar esa estación.
Hace unos años en mi ciudad pasó algo similar.Tiraron la estación de mis despedidas,de mis encuentros,de mis alegías por ver a gente querida,y de mis tristezas,por despedir también a personas queridas.
Ahora tengo una estación en la cual no puedo abrazar, cuando viene alguien a quien he estado mucho tiempo sin ver.Ni puedo despedir diciendole mi adiós con la mano mientras me mira por la ventanilla del tren.
A mi el día que tiraron esa estación,también me tiraron muchos sueños............
Saludicos y féliz descanso veraniego

Perséfone 28/7/09 2:41  

Parece mentira que tantos recuerdos puedan quedar impregnados en un lugar, a nuestro entender, casi inerte.

Parece mentira también que se pueda terminar con ellos en tan sólo unos segundos.

Un abrazo.

Belén 28/7/09 7:04  

Aunque tu digas que has parado la fábrica por este post, me ha gustado, porque eres tu el que habla, porque me llega al alma que una estación de ferrocalir se cierre, y porque ahí están varios sueños tuyos... que por muchas gruas que haya jamás de los jamases conseguirán que eso se vaya...

Yo también los maldigo

Besicos

Danilo Parte, a.k.a ,Martín iconli Mon 28/7/09 10:05  

evocador

Lala 28/7/09 11:20  

Qué valor!
Yo tengo un especial apego por la conservación de las cosas con solera. Y me da mucha rabia que destruyan esas cosas que tienen alma por otras...
Es que nadie tiene ya gusto por lo sentimental? Todo debe ser práctico y productivo?
Pues yo los maldigo también!


Un besito


Lala

Paco Merlo Ansin 28/7/09 14:52  

Hola! Veo que escribes cosas muy bonitas y muy sentidas. Como veo que a veces las ilustras con fotos te confieso que me gustaría participar. creo que mis fotos se revalorizarían. Antes las ponía en fotonatura (http://www.fotonatura.org/galerias/11099/) pero tenía una cuenta de pago que ya no pude pagar más y me la cerraron. Ansin que ahora ya sólo en mi blog. Puedes ver si alguna te interesa y también hago fotos de encargo. Es solo para divulgarlas y sin cobrar nada.
Saludos!

Juanjo 28/7/09 17:14  

Las estaciones nunca deberían derrumbarse, ni siquiera dejar que se arruinaran, como pasa tantas veces. Es una lástima.

Borja F. Caamaño 28/7/09 17:58  

Las estaciones, encrucijadas del destino, siempre han llamado poderosamente mi atención...

... quizás con más fuerza que un aeropuerto y al menos con tanta como unos viejos muelles carcomidos por la carcoma y la salitre.

Muy bueno.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

Borja F. Caamaño 28/7/09 17:58  

Las estaciones, encrucijadas del destino, siempre han llamado poderosamente mi atención...

... quizás con más fuerza que un aeropuerto y al menos con tanta como unos viejos muelles carcomidos por la carcoma y la salitre.

Muy bueno.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

Mary 28/7/09 19:20  

Qué penita, Adr, la verdad, y sobre todo cuando ha formado parte de tu vida. Somos seres que sienten y experimentan, pero alrededor lo que hay suele ser intereses, intereses, intereses.....

María 29/7/09 16:26  

Ese sitio seguirá desprendiendo nostalgia

María 29/7/09 16:26  

Ese sitio seguirá desprendiendo nostalgia

Dara Scully 29/7/09 20:08  

En las cosas viejas hay magia. En cada historia que vivieron, en pisada, cada sonido, cada cambio de estación. Hay gente que no tiene magia, ni alma. Y no sabe apreciar las cosas viejas. Qué pena.


miau de café solo de regalo :)

Darilea 29/7/09 21:44  

Con la de recuerdos que guardan rincones sajados y para nosotros son un hermoso paraíso y para otros no son más que nuevos pérfiles de materialismo.
Que no mueran tus sueños guardalos en ambar.
Besos.

Susana 29/7/09 21:46  

Nunca he entendido muy bien las razones que llevan a quienes están en el poder a acabar con los sueños y los recuerdos de tod@s.

A pesar de ello he de decir que en el caso de Zaragoza han recuperado la antigua estación de ferrocarril, durante muchos años prácticamente en ruinas, y la han integrado en la modernísima intermodal. Lástima que apenas se vea.

Y sin embargo no puedo evitar sentir la destrucción de tan bella estación, llena de tan bonitos recuerdos.

Abrazos.

Raúl 30/7/09 9:53  

La del mío también cayó, hace ya unos años. Hoy es sede de la policía local... ¡Anda que no cambia!.

Sombras en el corazón 30/7/09 13:45  

Es muy triste cuando desaparecen así los "contenedores" de tantos recuerdos y sensaciones.

Un abrazo

moderato_Dos_josef 30/7/09 21:45  

que injusta, cruel y estúpida es la vida a veces verdad? Estoy contigo, porque no entiendo como se puede echar a perder un lugar de tanto valor sentimental de un plumazo. alcaldes y estamentos corruptos!!!

Pies descalzos y Arena en los bolsillos 31/7/09 21:58  

A veces sólo nos quedan retazos de recuerdos cuando a nuestro alrededor matan todo aquello que nos proporciona felicidad, estabilidad, añoranza... y buenos momentos...

saludo, un gran blog...

mErL 2/8/09 11:18  

El tren en aquellos años de la dictadura franquista, para muchos jovenes era subir en un anden en busca de libertad, sexo, cosas nuevas que detras del pirineo, iban con toda la ilusión, era escapar del dominio, aquellos trenes de carbon era la salvación de aquellos jovenes que buscaban un nuevo mundo.

El anden era lugar de lagrimas en la despedida, en el anden las horas eran lustros donde el tiempo no pasaba esperando ese tren que le costaba de llegar, en el anden los besos eran amargos, dolorosos, pero a la venida aquellos besos eran dulces, pasionales, fantasticos.

En algunos sitios el tren fue la promesa y la ilusión de un pueblo, que nunca llego porque las palabras se las lleva el viento, esto paso en mi pueblo, promesa de la II Republica, desilusión con la dictadura....EL TREN QUE NUNCA LLEGO.

Un abrazo.

Mr Blueberry 2/8/09 23:37  

Es que cuando se pierden esas partes de tu vida que han sido una constante, se siente una pena enorme...Un abrazote tío

AdR 3/8/09 16:02  

Carlos, eres puro sentimiento, chaval :) He saltado de un material a otro, eso del metal, el vapor, el vagón, el ladrillo... y el calor pegando de lleno en los andenes, he podido ver todo eso. Así que lo mejor que nos queda es que las cámaras hacen su trabajo a la perfección.

Abrazos.

sueño, ya he vuelto, pero un ratito de nada :) A ver si me da tiempo de leeros a todos.

Espero que la estación de Granada no corra la misma mala suerte...

Abrazos.

Trini, al menos me quedan las fotos :(

Besitos.

dintel, y eso es difícil de lograr, ¿eh? Pero sé que es posible. Habrá que endurecerlo.

Besos.

Nayu, gracias, amiga :)

Besitos.

Carmen, lo que sí es cierto es que no tendrás un lugar donde evocar al 100% esos recuerdos, pero por mucho que quieran derribar edificios en lugar de rehabilitarlos o integrarlos... por mucho que quieran hacer eso... los sueños seguirán existiendo vivos.

Besitos.

Perséfone, es cierto, parece mentira que lo que unos ven ladrillos... otros lo veamos como Patrimonio de Sueños y Recuerdos.

Besos.

Belén, y tú que me conoces sabes que los sueños seguirán aunque pare las máquinas :) De verdad que siento ahogo al ver que no está la estación de tren en su sitio... :(

Besitos, niña.

Danilo, muchas gracias, y bienvenido :)

Lala, por lo visto todo debe ser práctico, como poner la sede central del ayuntamiento en el paseo marítimo, de eso ya ha llovido, un edificio que rompe con el paisaje y lo afea a más no poder.

Besitos.

Paco, bienvenido a Scriptoria. He echado un vistazo a tus fotos. Me gusta tu propuesta, he de reconocer que son excelentes, aunque las de la naturaleza no se ajusten a la temática de lo que escribo... algo se me ocurrirá, cuenta con ello.

¿Todas las fotos del blog son tuyas?

Un abrazo.

Juanjo, deberían ser museos ¿verdad?

Abrazos.

Borja, has nombrado a los muelles de salitre :) En mi pueblo también hay uno, casi abandonado. Es un lugar de una paz celestial.

Abrazos.

Mary, la nueva estación no será igual, sobre todo porque estará bajo tierra. Seguro que más cómodo todo, más rápido... sí, pero... es una demostración más de que los sueños son inmateriales.

Besos.

María, a borbotones :)
Ah, y bienvenida a Scriptoria :)

Besos.

Dara, una pena que todo lo vean del color del dinero. Algo de provecho sacarán. Y luego serán los primeros en hacerse la foto.

Besitos y miaus salados.

Darilea, al alcalde de aquí le importan muy pocas cosas. Sólo el afán de protagonismo.

Mis sueños y recuerdos siguen en ámbar :)

Besos.

Susana, yo estoy a favor de la integración de edificios antiguos en nuevos, siempre que se haga bien, claro. La de Zaragoza no la conozco. Aquí directamente la han barrido, y no van a hacerle homenaje alguno. Una vergüenza.

Besitos.

Raúl, si es sede de algo pero no han derrumbado el edificio... algo es algo.

Abrazos.

Sombras en el corazón, tristísimo, yo cuando subo por un puente cercano... prefiero no mirar a la zona en obras.

Besos.

moderato, pues así como dices, de un plumazo barren todo. Lo de la corrupción me recuerda a que en este país se pagan unos a otros las cosas con nuestro dinero y al final no pasa nada.

Abrazos.

pies descalzos..., bienvenid@ a Scriptoria, este lugar ha quedado para eso que dices. Para que los retazos no mueran.

Gracias. Saludos.

mErl, me gusta sacar estas historias porque a veces me dejáis aquí por escrito las vuestras.

O, como has hecho, has poetizado sobre ellas :)
Ojalá el tren llegase a todas partes.

Abrazos.

Mr. Blueberry, tú lo has dicho, pena, por no poder pasear por ese lugar.

Abrazos.

berrendita 4/8/09 21:15  

Mi primer recuerdo de Cádiz es la vieja estación de Cortadura al caer el sol con el viento de poniente azotando de cara. Por atroz que sea la ley de la piqueta, más fuerte es el patrimonio de nuestros recuerdos. Cierra los ojos, niño, y volverán tus sueños, tus idas y venidas, tus despedidas, tus encuentros.

Si te llega el leve soplo del viento del norte, es que te abrazo. Un beso.

Bolero 6/8/09 13:15  

Un secretillo
mi abuelo fue ferroviario, estaba en la estación de Daroca ( Zaragoza)
también la tiraron y era preciosa
A los diecisiete me estrené en esa estación ya derruida

muakkkk

AdR 25/8/09 1:30  

berrendita, cierro los ojos y vuelven, esta estación estaba de espaldas al mar y la van a enterrar, pero los recuerdos vuelan, eso siempre.

Besitos. Abrazo en soplo recibido.

Bolero, ese sí que es un recuerdo :) Gracias por compartir.

Besos.

*Sechat* 7/9/09 18:10  

Lo siento yo soy una nostálgica empecinada y me duelen esas situaciones que dejan paso al progreso a costa de abandonar un pasado hermoso.

Alegría 12/9/09 23:35  

... creo que también era la mía... y sí, pasaron muchos recuerdos por mi mente, mientras la veía ya, difuminada, convertida siquiera en un montón de escombros... Tántas esperas... de instituto, luego de trabajo... Siento un especial cariño inexplicable por todas las estaciones de tren... Me parecen muy evocadoras... un montón de vidas, que pasan sin cesar, y tú estás ahí...

Un saludo de, te sigo intermitentemente desde hace un año.

AdR 15/9/09 16:32  

Sechat, yo soy igual que tú, un nostálgico. Estoy a favor del progreso, pero siempre que respeten el pasado. Y aquí no se hace, una pena.

Besos.

Alegría, bienvenida a Scriptoria. Y por seguirme en silencio, y también por haberlo roto con este comentario tan especial :)

La vista del lugar de la antigua estación desde arriba del puente es...

... desolador.

Una pena.
Pero no nos quitarán los recuerdos.

Besos.