... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

El Fantasma del Espejo de la Medianoche


(Esto es un cuento infantil que improvisé mientras jugaba con la hija de mi amigo, ella tiene 5 años y en un momento de la tarde nos vimos reflejados en el espejo del cuarto. Se lo dedico a Ana, que sé que le gusta contar cuentos y, además, me preguntó por él)

"En una casa como la que nos encontramos, había una habitación como esta y un espejo tan grande y alto como en el que nos estamos mirando.

La familia que vivía en la casa lo llamaba el Espejo de la Medianoche, porque cuando el reloj daba las 12 y todo estaba en penumbras te asomabas al espejo y no te veías reflejado, sino que parecía que había una habitación dentro, y en ella vivía un fantasma.

Pero no era un fantasma de sábana blanca y cadenas ruidosas, no. Dentro del Espejo de la Medianoche vivía el fantasma de un niño. Y, cada noche, después de las 12, el fantasma del Niño Pálido se asomaba desde dentro del espejo y decía con voz larga y cansada:

- Daaame maaas.

Y su mano salía del espejo, como pidiendo algo.
Aquello ocurría una noche tras otra, su voz suplicante despertaba a la familia de la casa y los padres no entendían el porqué de la existencia de aquel fantasma. Hasta que un día en que sus padres no estaban... la niña pequeña de la casa se sentó a comer caramelos frente al espejo. Y cuando dieron las 12 el Niño Pálido apareció, y sacó la mano del espejo pidiendo que le dieran más. Entonces la pequeña soltó unos caramelos en su palma. Y el fantasma dijo:

- Graaaciaaas.

Y tomó asiento frente a ella a saborear lo que tanto añoraba.
Y es por esto tan sencillo por lo que no hay que temer a los niños fantasmas."

*foto de aquí

40 Comentarios | Escribe el tuyo:

Camille 22/6/09 7:27  

Pues porque lo has arreglado con los caramelos, eh? pero se me han puesto los pelos como escarpias con el "daaaameee másssssssss" brrrr

Un cuento muy tierno!

Besos

una más... 22/6/09 9:53  

Inocencia antes y después :)
Un niño siempre será un niño..lástima que no nos demos cuenta de eso mientras lo somos jaj
Besote de lunes! inocente, por supuesto.. :P

Susana 22/6/09 10:09  

¡¡¡Un cuento!!! Buen comienzo para este lunes que ya tengo ganas de acabar...

ME ha gustado el cuento, A. Una pena que no pueda contarlo a "mis chicos" en el cole. Fijo fijo que alguno acababa llorando. En cualquier caso a mí me ha gustado.

Un abrazo.

Wen 22/6/09 11:40  

Qué espabilao el pitufo !! Ahí pidiendo caramelos para siempre.... está claro que lo que no haga el azúcar..... XDD
Me ha molado un montón :D

Sombras en el corazón 22/6/09 12:51  

Muy simpático :0)
Menudo misterio para el programa de Iker :0)
Buen refugio el espejo.

Un abrazo

Belén 22/6/09 12:51  

Buf, pues igual no hay que temer a los niños fantasmas, pero no se si ha sido el aire acondicionado... pero vaya escalofrío!!!

Besicos

el angel de las mil violetas 22/6/09 12:55  

vaya, mira que he visto pelis de miedo y esa frase no me suena de nada...

Como me la digan este finde y se me corte el punto por el susto del fantasmita jejeje preparateee...

Besos

Virginia Vadillo 22/6/09 13:31  

=) me encanta!
Una gran táctica para perderles el miedo a los fantasmas!!

Silencios 22/6/09 13:42  

Llevaré siempre caramelos en los bolsillos, por si acaso tú fantasma se aparece detrás de mis espejos silenciosos….
De tú cuento a mi realidad, es un Placer leerte siempre…
Mis besos de colores…

Sureña 22/6/09 14:49  

Ya soy feliz ;)

A partir de ahora me sentaré frente a mi espejo a comer caramelos y las historias de fantasmas serán más dulces que nunca...

¿Miedo? ¿quién dijo miedo?

:)

Un besito

P.d.: Infinitas gracias, Angelito

AlmA :) 22/6/09 15:25  

Es un cuento lindo... de esos que te hacen sonreir...
la verdad es que... en estos días.. esa sonrisa biene de caramelo...

muchos besos...te sigo

Gilda 22/6/09 16:34  

Pobre nene. Seguro que, en vida, los padres le daban a comer algo asqueroso (no voy a decir "canela", no voy a decir "canela") y ahora, en muerte, purga su pena pidiendo caramelos. Me dio un poco de tristeza y me recordó a Sexto sentido.

:)

Apapacho.

Roberto 22/6/09 16:56  

Joder, seguro que le has creado un trauma a la niña con los espejos...como eres :-)

39escalones 22/6/09 18:38  

Fantástico, en todos los sentidos. Muy sutil, inquietante y tierno, nada que ver con el tan manido recurso (en cine) de los niños-espectros vomitones para infundir miedo. Y es que el Shyamalan ése ha hecho mucho daño a la infancia fantasmal...
Abrazos.

39escalones 22/6/09 18:38  

Aunque claro, el Casper ése también se las trae...

verdial 22/6/09 19:37  

Pues la hija de tu amigo estará encantada de tener un cuentacuentos personal, que los cuentas recién salidos del horno. Esos son los que más gustan.

Un abrazo

sueño 22/6/09 21:46  

por dios¡¡¡¡
A partir de ahora llevare bombones, caramelos, caracolas de nata o lo que haga falta.
Ya te digo¡¡¡
y una buena botella de moscatel para mí porque se me aparece a mi el puñetero de los caramelos....
Joe con lo cagao que soy¡¡¡¡

Muy bueno y perturbador xd.
(como siempre)
Un abrazo.

Bolero 22/6/09 21:49  

Jo majo pues un poco cagaita me has dejado, si es mi hija la q tiene la chuches, le da una patá al fantasma y le dice,
quien quiera peces q se moje el culo,
fijo q le dice eso

muakkkkkkkkkk

Habitaciones rojas, pensamientos negros 22/6/09 21:55  

Tierno y encantador tú cuento, para exorcizar el miedo de los fantasmas de medianoche…

Besos rojos AdR,
HR.

Dara Scully 22/6/09 22:07  

¿Y los fantasmas grandes qué piden?



un miau en una cáscara de nuez :)

AdR 22/6/09 23:24  

Camille, yo estaba narrándolo y conforme lo imaginaba lo iba escenificando... "dame maaaás" me salió una voz fantasmal, la verdad :)

Besitos.

una más, ya te digo, la inocencia sigue acompañándome, así que sigo siendo niño.

Besitos inocentes, vale.

Susana, prueba a contarlo... a ver qué pasa :D Y luego me dices el resultado. Me haría ilusión, oye :P

Besitos.

Wen, pobrecito mío, que sufría lo suyo no pudiendo ir a comprar al kiosco de la esquina :)

Besitos.

Sombras..., yo creo que Iker se reiría de mí :D

El espejo es uno de los mejores refugios que existen tú lo has dicho.

Besos.

Belén, yo temo más a algunos niños reales que a los fantasmas. Los hay que vaya tela... :D

Besitos, niña. Es el aire, el aire.

el ángel..., me dio por ese título, creo que no existe en película... habrá que rodar el cuento :P

Alguien te susurrará este y otros cuentos de terror de noche, cuando las sombras se extiendan por las paredes... :P

Besos.

Virginia, gracias. Espero que resulte y no le tenga miedo a nada conforme vaya creciendo :)

Besos.

Silencios, tras los espejos silenciosos debe haber multitud de historias escondidas a la espera de ser descubiertas.

Gracias.
Besos, del color del mar.

Sureña, y yo :)

Eso intenté con esta historia, que el terror se convirtiera en caramelo :)

Besitos :)
P.D.: Infinitas gracias por impulsarme a escribirlo :)

Alma :), pues si te hace sonreír... yo tan contento :)

Gracias.
Besos.

Gilda, :D La canela te ha dado fuerte, sí. Para que te hagas una idea, los caramelos estaban espolvoreados de canela, hala :D

¿Al Sexto Sentido? Pero aquí nadie dice eso de:
"En ocasiones veo muertos". Ni aparece el Bruce Willis :P

Besitos, querida.

Roberto, :D Qué va, si conocieras a la hija de mi amigo... a esta no le da miedo nada de nada :P Aunque un día que le hablé de Sandman... se puso un poco nerviosa con eso de robarle los sueños, sí :D

Abrazos, amigo.

39escalones, me gusta que hayas dicho lo de inquietante, y eso que la resolución es muy sencilla, para niños, claro.

La verdad es que yo no soy mucho de los fantasmas cinematográficos, no. Me gustan más los literarios :)

Abrazos.

Verdial, cada vez que entro por casa, si no hay dibujos o tiene que hacer deberes... me lleva a jugar al cuarto. Le vamos otorgando personalidades distintas a cada peluche... un caso, vamos. :D

Besos.

sueño, la verdad es que en la penumbra... y así de sopetón... hasta yo mismo acabo con el moscatel de un trago :D

Yo no soy de chucherías, pero también las llevaría.

Abrazos.

Bolero, :D Pobre Niño Pálido si le da por vivir en tu espejo :)

Besos.

Habitaciones Rojas, podría haberlo hecho terrorífico pero... se me ocurrió que un niño encerrado en un espejo pediría caramelos :)

Gracias.

Besos.

Dara, los grandes piden... sueños inconclusos :)

Qué bonitos tus miaus. Me los guardo todos ¿eh? :)

Besos.

Juanjo 23/6/09 7:28  

La conclusión a la que llego es que los caramelos y los fantasmas son para compartir. Dame massss.

mErL 23/6/09 8:37  

Fantastico el juego de palabras que has utilizado para este cuento, niño, espejo, fantasma, caramelo.

Un buen cuento.
PD. Los caramelos supongo que sin azucar, no sea que el fantasma pille caries.....

Un abrazo.

Trini 23/6/09 8:45  

...Porque tanto niños como adultos, necesitamos algo que nos endulce.

Abrazos

Eria.. 23/6/09 13:10  

Que dulce eres cuando quieres... besitos varios.

Lluviané 23/6/09 16:54  

Ay..ay… a mi me saca alguien la mano de un espejo, por mucha casa que parezca, y aunque sea la de un niño y me da un “yuyu”.

Claro que si me pide caramelos, dice “- Daaame maaas” y me da las gracias, igual vamos cogiendo confianza.

Hermoso cuento con una dulce historia.

Besicos

Borja F. Caamaño 23/6/09 17:22  

Siempre sugerente y entrañable...

Me tendrás que decir cómo lo haces.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

David 23/6/09 19:10  

Sencillo, directo y conciso. No como otros, que paren 4oo páginas para cagarlo, y mal (y muchos, claro, tienen renombre y solera, tanto nacional o internacional. Ver, ahora que me viene a la testa, la peor trilogía que he leido desde hace decadas: "señor ese que ahora es un boooom literario"). Corriendo tupido velo, te diré que el cuento me ha recordado a muchos que se ponen en las ramblas de cualquier ciudad. Lo que pasa, en otro orden, es que el espejo ya no sé si es de aquí, allá, o de otros lados...
Saludos!

el angel de las mil violetas 24/6/09 1:18  

joe que gracia tienes, como las abispas, en el mismo sitio eh?:P

Pobrecito el niño fantasma con una bajada de azúcar pidiendo caramelitos....:P

Lo que cambian los cuentos, espero que se le quitara la palidez al subirle los niveles en sangre:P

Besos

Perséfone 24/6/09 4:20  

Jajaja ¡me encanta! es una manera genial de combatir el miedo de los pequeños.

Si me lo permites, me guardo tu texto. Puede venirme bien en alguna que otra ocasión.

Un abrazo.

Carlos 24/6/09 20:51  

Y es por esto que es, uyss nooo, es no, quise decir parece. Y es por esto que parece sencillo contar un cuento.
Porque cuando se sabe contar, cuando no se da la espalda al niño que se negó a marchar, cuando la ternura no se aplica solo al tacto sino a las palabras, cuando se cree en la mirada de un niño, pueden tener lugar maravillas como esta.
Y eso amigo mio no es sencillo, pero tú haces que lo parezca.
Porque eres un genio.

Un abrazo!

*Dejaré caramelos esta noche delante del espejo

santiago 24/6/09 23:16  

querido amigo, hace tiempo que no entro en tus letras, no es por ganas es por tiempo, felicidades y un abrazo

AdR 24/6/09 23:51  

Juanjo, espléndida conclusión. A ver si creo otra historia de fantasmas y os doy más. Jugaré con la pequeña :)

Abrazos.

mErl, gracias. Sí, sí... sin azúcar :D Yo cuido mucho eso, tengo una edad :D

Abrazos.

Trini, justo eso. A mí me endulzan las palabras, las propias y las que os leo :)

Besos.

Eria, :D Eso, eso... cuando quiero, cuando no soy un torbellino :P

Besitos.

Lluviané, la verdad es que a mí también me daría yuyu.

Los caramelos... es eso, que dan confianza :)

Besos.

Borja, ¿cómo lo hago? Ni idea la verdad... :D Pero no recuerdo si leíste lo de Perversus. Ahí pocas cosas había entrañable :D

Abrazos.

David, yo no sé si pariré en balde en el futuro, o si he parido demasiado en la novela que escribí... el tiempo y los editores lo dirán. Pero vamos, lo de la trilogía esa... no quiero leerla, la verdad :)

A mí los espejos siempre me han inspirado mucho, sean del lado que sean :)

Abrazos.

el ángel..., :D Sólo una de la tierra podría fijarse en lo de la bajada de azúcar y la palidez XD

Besitos.

Perséfone, gracias. Guárdalo, pero cuéntame qué tal te fue si decides contarlo :)

Besos.

Carlos, muchas veces me pongo a enrevesar las cosas... y no me doy cuenta que en lo sencillo radica la belleza, es así ¿no? (yo echándome flores, :D).

Tú sí que eres un genio :)
Abrazos.
P.D.: Me parece perfecto :)

santiago, no te preocupes, cuando puedas, esto siempre estará abierto :)

Abrazos

Sensaciones Encontradas 25/6/09 1:45  

Primero quiero pedirte disculpas por no pasarme estos dias por aqui... os tengo a todos un poco abandonados pero hoy empiezo a leer estos textos que tanto me gustan...

Debo admitir que en un principio leyendo el relato pensè que estabas loco... que còmo podias contarle una historia de fantasmas a una niña de 5 años.. que la pobre no iba a poder dormir... pero mira tu que al final conseguiste extinguirle un posible miedo... aunque como se quede esperando con los caramelos frente al espejo a ver que le cuentas, jeje

Besos

Nayuribe 25/6/09 17:23  

Que miedito, a mí me asusta pensar en que se me aparezca un fantasma... de veras q sólo la inocencia de esa niña evitó q saliera corriendo... como lo hubiese hecho yo, jeje
besitos

Lala 26/6/09 23:35  

Al principio no he querido leerte...y es que yo me acojono a estas horas, qué quieres que te diga! xDDD!
Pero luego me he dicho: Qué coñññ....todo lo que escribe el señor ADR es bueno!
(Adr....será posible? No sé tu nombre, qué cosas!)
Y bueno, ha sido muy bonito a pesar de ese toque fantasmagórico (la niña bien? jeje)

Todos los niños deberían tener caramelos.


Un besito


Lala

Magnolia de Acero 27/6/09 9:14  

Me gusta la moraleja, pero la foto ya anunciaba un niño un tanto siniestro.
¡Qué mal ha hecho poltergeist en nuestras mentes!

un abrazo bien fuerte

no comments 1/7/09 0:16  

Lo dicho ya pero no por repetirlo pierde veracidad, bello cuento que me transportó a mis años chicos.

Un saludo indio

berrendita 2/7/09 12:53  

Precioso, sobre todo porque al final los niños tienen un lenguaje que sólo entienden entre ellos. Tu niño podría pedirle caramelos a Tim Burton. ;)

Un beso.

p.d. Lo mejor, supongo, sería la sonrisa del pequeño para quien improvisaste el cuento. Yo, si fuera él, llevaría siempre el bolsillo lleno de caramelos.... :)

AdR 6/7/09 10:29  

Sensaciones E., no te preocupes, tú pásate cuando puedas y quieras. Sin problema.

:D Antes de quedarse a esperar al Niño Pálido con los caramelos en la mano... tendría que haberlo visto antes... y no creo que aparezca, no. Por Dios... espero que no, XD

Besos.

Nayu, ella es muy inocente, y como de mí se fía... pues yo me aprovecho de eso para estas cosas :D

La nena cuando crezca será cuentista :)

Besitos.

Lala, ¿mi nombre? Ya es archiconocido, querida. Está en mi e-mail y en la página de la novela :P Además de ser el nombre del Hombre Sin Tildes :)

La niña más feliz y contenta...
... como unas castañuelas, vamos :)

Es cierto, todos deberían tenerlos.

Besitos.

Magnolia de Acero, pobre niño pálido de la foto... :D

A mí me hizo bien en su momento esa película.

Besitos.

no comments, genial si te transportó. Ojalá a ella la transporte a maravillosos lugares cuando lo recuerde.

¡Saludos! :)

berrendita, en eso pensé, en el lenguaje entre ellos para anular los miedos :) Tim Burton, me encanta :D

Besos.
P.D.: se quedó un poco sorprendida y mirando al espejo :D