... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

De la Mar al Papel

(Si quieres saber de donde vienen los cuentos... lee antes Del Papel a la Mar. Si sólo quieres sentir... sigue leyendo)

Pulsa Play para oír de nuevo Nuages (de Django Reinhardt) Sin él, este cuento no es nada.

"Las nubes de la playa no tardaron en ponerle nombre a la lluvia, la llamaron Nostalgia, y el viento susurró el anuncio de una llegada inesperada, extraña, junto a su ventana. Él se levantó, más cansado de lo habitual, sobrepasado ya el mediodía. Se puso lo primero que vio en su armario y se encaminó a la playa con paso lento, sin apenas peinar sus cabellos.

Era invierno y la arena vestía de color tierra mientras las barcas dormían volcadas esperando el buen tiempo. Una lengua tranquila de agua salada acariciaba a las barcas, dejando a su paso melenas de caracolas, de conchas y algas.

Miró al horizonte y vio a su flota de cuentos en blanco, que se acercaban lentos, navegando sobre una cama encrestada de espumas. Se sentó junto a una de las barcas y expuso sobre la arena su lienzo vacío y los pinceles del alma.

Esperó.

Y cuando el agua alcanzó a la barca la flota de cuentos subió, como por arte de magia, desde la popa vuelta del revés a la espina de madera herida y cascada. El papel de los cuentos enteló en cartón blanco a la barca...
... cubriéndola por completo...
... durmiéndola a nanas.

Entonces el pintor mojó los pinceles en sus ojos en lágrimas y, sobre el lienzo de arena, volcó el retrato de la cuna de cuentos que le había regalado a la mujer que amaba."


*imagen: la cuna volcada al lienzo del cuentacuentos (AdR).

-.-

Aclaraciones en el primer comentario

37 Comentarios | Escribe el tuyo:

AdR 5/3/09 12:05  

No, no son aclaraciones sobre el cuento, que espero haya estado a la altura de su comienzo.

Sólo quería deciros que he reordenado un poco la barra lateral, que no me gustaba como estaba, y sigue sin gustarme del todo, ggrrrrr. Sobre todo lo mal que quedaba la nube de seguidores que se han sacado de la manga los de Blogger, me tenía de los nervios. La he puesto al final de la página, debajo del todo. Además ahí hay más espacio y salís todos juntitos :)

Seguiré reordenando e inventando estos días, a mi juicio.
He añadido... novedades, investigad :)

Por otra parte, he reabierto la página de El Hombre Sin Tildes. Pero por ahora no sé lo que pondré en ella, estoy indeciso, vaya... a mi edad, qué raro :)
... sigo escribiendo ese cuento, y más decidido y cómodo que nunca.

Besos y abrazos.

DianNa_ 5/3/09 13:59  

Cuentos y más cuentos del alma...
Pequeño, qué bonito :)

Besos, shikillo eterno.

pati 5/3/09 15:27  

Me parece estar viéndolos...

Una flota de cuentos en blanco que llegan por la izquierda (poniente), y suben de cara (sur) por esa barquita que está a la derecha (levante) del pintor que la cubre con ese lienzo que fija con los clavos de la voluntad.

Quizá sea así cómo ella imaginó que le llegarían al cuentacuentos... O quizá fuese la explicación que le dió al nene de cómo nos llegan los vientos...

No debería sorprenderme que con un par de frase dichas al teléfono te saques este dulce cuento de la manga... No debería, pero lo hace.

;)

Besos :)

Penélope 5/3/09 16:23  

Ohhh, qué hermosuraaaa....
Sabía que los cuentos no podían quedar en el fondo del mar.
Al fondo del mar sólo van las cosas inertes.

Qué bonito, me ha encantado.
De la mar al papel.....síiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! :D



Un beso


P


P.D. Yo no estoy en las fotitos de seguidores, no estoy en ningún lado, pero que sepas que te sigo la pista....sé donde vives....donde trabajas....a qué misa de los domingos vassss.....MUUUAAAAHAHAHAHAHAAAAAA!
xDDD!!!

Tormenta. 5/3/09 16:28  

Es un cuento y una caricia, adr, este cuento acaricia;) así que sonrisa dibujada, y un beso que te mando, sin prisas;)

ESto, me moló eso de scriptómanos que me siguen jajaja,yo estoy enganchá, soy una scriptómana.Pero me sienta bien!

¡Muack!.

Eria.. 5/3/09 17:20  

Adr... las mariposas están aquí, no hay más que leerte. Me fascinas. Y me emocionas.Un beso.

Bohemia 5/3/09 20:37  

De la mar al verso...y para ti, cuentista, besos...

Elèna Casero 5/3/09 20:39  

Dulzura hecha letras. El pintor que moja el pincel en sus lágrimas.

¡cuánta ternura inspira lo que escribes!

Un beso

Bea M 5/3/09 20:57  

textos asi son dignos de ser recitado ^^ ya se que sigo lo mismo pero me sigue gustando tu musicalidad. un beso e investigare lo que has actualizao, nos leemos;)

Belén 5/3/09 22:20  

No se qué decir... cuanto tiempo hace ya que nos leemos, querido?

Y me has pillado, no se que decir, espero encontrar las palabras de las lágrimas que corren por mis mejillas...

besicos

sueño 5/3/09 22:49  

Ya te digo si tienes estilo propio.... ya te digo.
Eres un cuentacuentos a veces realista otras veces fantástico, otras veces ensoñador...

Pero cuentas y cuentas, y mojas tu pluma en tu alma.

un abrazo.
Me gusta... mucho. Me gusta.

berrendita 6/3/09 0:18  

Empapó el pincel en lágrimas. Quizá no sabía que la mujer había echado los cuentos a la mar para que volviesen a encolar su barquita, no como sudario, sino en espera de un nuevo verano.

Quién sabe, Ángel. Quién sabe...

Un beso.

Anónimo 6/3/09 0:22  

sigue, sigue cuenta cuentos que me quedo en la playa esperandote!

me encanta,

un beso,

ely.

AdR 6/3/09 1:09  

Dianna, y más que me quedan por hacer volar :) Espero que nunca se agoten. Gracias.

Besos.

Pati, a mí me pareció ver llegar esa flota cuando le hice la foto a la barca... y me dije: "Soy un pintor, pero no de palabras, de barcas enteladas". Tardé una tarde en escribir en mi cabeza y luego volqué al lienzo. Es lo que pasa cuando uno juega a ser cuentacuentos con el pelo desaliñado a media mañana :)

¿Cómo nos llegan los vientos?

Con un par de frases y con un "halaaa" ;)

Besos.

Penélope, las cosas inertes, sí, y estos cuentos tenían vida propia :)

Gracias :)

Besos.
P.D: eres scriptómana acérrima :) Y yo te lo agradezco, es un placer tenerte por aquí. Aunque no estés en la nube de seguidores :). Qué miedo lo de la misa, por Dios... :P

Tormenta, qué bien que acaricie :) No lo había imaginado así.

Seré tu camello pues, yo encantado :D De momento te pongo tazás de café bien cargado :P

Besos.

Eria, pues vinieron a parar aquí el brillo de los cuervos de tus versos :) Genial. Gracias.

Besos.

Bohemia, olé. Qué intenso :)
Besos.

Elena, como el escritor que moja su pluma en ellas :) Gracias, para mí es un placer siempre verte por aquí y saber que me lees.

Besos.

Bea, y yo espero no perder esa musicalidad de letras, ni que la imaginación se me vaya volando con el viento :)

Investiga, investiga...

Besos.

Belén, hace más de un año, querida. Pero parecen décadas :)

Y tú a mí me dejas también sin ellas, sin las palabras, ¡te las has llevado en tus lágrimas! No se te caigan ¿eh? :) Cuídalas.

Besos.

sueño, y llegará el cuentacuentos perverso ;) Ay, pobres poetas... ya no puedo dar más pistas :P

Gracias.
Abrazos.

berrendita, qué bonito lo del nuevo verano :) me encanta. Yo creo que ni los propios cuentos sabían que iban a acabar así :)

Quién sabe :)

Besos

ely, seguimos... el próximo... Beso en Cautiverio, eso creo :)

Gracias.
Besos.

Nayuribe 6/3/09 1:45  

Cuanta magia hay en tus relatos... me invitan a soñar, a imaginar lo inexplicable...
Cuentos hechos con lágrimas, nacidos desde las entrañas, desde las melodías y el agua de mar...
besitos

Lía Vega Erao 6/3/09 8:32  

¿Por qué la palabra Lágrima suena tan triste?

Besos Nazaríes.

TriniReina 6/3/09 9:04  

Este cuento es una delicía de leer en una mañana que no pinta a cuento, al menos, no a cuento bello:(

Un abrazo

Miguelo 6/3/09 9:57  

que bien escribes. has esrito alguna vez en plan profesional?

Miguelo 6/3/09 10:17  

holaaaa!

que te enlazo en mi blog, asi te leo mejor

bye

Camille 6/3/09 13:12  

Un cuento mágico, con sabor dulce, como los de antes.

Besos

Carlos 6/3/09 17:46  

Justo sobre la playa de las acacias hay dos jábegas boca abajo cubiertas de,eso pensaba hasta ahora,lona.Mas tras leer,mejor dicho presenciar,ya no sabria diferenciar real o cuento,el momento mágico que nos narras,temblaré cuando me acerque a la orilla y quiera levantarla.
Porque como mago que eres das vida a tus palabras,y podía sentir cada pisada sobre la arena,el olor a tierra mojada,el poniente ondulando la tela,y
me parece que la lona,se está tornando blanca! :o
Lo dicho,eres un mago quillo! :)
Un abrazo

Me olvido del abradacadabra,para crear magia hay que pronunciar AdSurVenPat :)

Sureña 6/3/09 18:29  

Tus palabras siempre hablan por sí solas, no necesitan colorantes de ningún tipo, pero hoy... fíjate, hoy me dice tantas cosas esa imagen...

Es como si esa cuna volcada recogiese todas las cosas que nunca nos has dicho.

Es la manera más bonita que podrías haber encontrado para marcar el viaje de esos cuentos, de Levante a Atlántico.

Besos, de pelo revuelto ;)

39escalones 6/3/09 19:59  

Las lágrimas siempre han sido fuente para el arco iris.
Un abrazo.

María 7/3/09 10:20  

Bello, absolutamente bello, casi cinemátografico...tienes ese don de hacer viajar a quien te lee.
Un abrazo a la orilla del mar.

dintel 8/3/09 9:12  

Léote y siento.

Svor 8/3/09 17:23  

Necesito un pintor que llene mis ojos. Necesito un poema en colores que me llene de amor.
La mujer de este cuento es dichosa y ya ha pasado al para siempre.

mErL 8/3/09 18:51  

Cuentos que aman el mar, leyendas desde el mar que finalizan en cuentos, pintores que buscan la inspiación y en el mar la encuentran.
Al final el pintor es cuenta cuentos desde su retina.

Un abrazo.

guillermo elt 8/3/09 19:02  

Lágrimas que son de mar en lienzo de arena. Nunca mejor regalo para la amada.
Un abrazo.

Angel 8/3/09 19:54  

Ha estado a la altura...

belita 8/3/09 22:44  

No soy nadie para juzgar tus cuentos pero no solo creo que si ha estado a la altura si no que además leídos uno tras otro dejan lágrimas y sonrisas intercaladas en el alma (la imagen de la cuna volcada también me parece preciosa).

Besos

DianNa_ 9/3/09 10:35  

Vuela, vuela alto...

Besos voladores :)

^^♥^^

AdR 9/3/09 11:14  

Nayuribe, yo muchas veces me siento frente a ese mar que dices, bueno... es una bahía, para mí es diferente al océano abierto. Y como cada día la veo diferente... sueño cosas inexplicables. Así me va, escribiendo estas cosas :)

Besos.

Lia, porque está soldada al Recuerdo.

Fdo.: El Hombre Sin Tildes.
Besos :)

Trini, me tienes en ascuas con eso de tu blog :( Espero que el cuento se convierta en ensueño.

Besos.

Miguelo, tú ya estás enlazado por aquí, chaval :) ¿En plan profesional te refieres a si he publicado algo? Busco editores interesados... si conoces a alguno... ya sabes donde estoy :P

Abrazos.

Camille, así es. Espero no echar más azúcar de la cuenta :)

Besos.

Carlos, ¿sabes? Cuando vi esa barca entelada en la playa de la bahía... me dio miedo mirar debajo, así que me puse a imaginar... no sé, cosas. De modo que te entiendo :)

Tú también lo eres :)

Abrazos.
P.D.: Tú y tus palabras mágicas... desde luego... :) Eres muy original... hasta pensé que era algo en latín :P

Sureña, a mí me habló sin palabras, eso es porque había nubes grises bajas y el viento hacía moverse un poco a la tela.

... o que no puedo decir :)

Viaje marcado y trayecto finalizado, pues.

Besos, peinate, anda :P

39escalones, maravilloso.

Abrazos.

María, uy, ya dijiste esa palabra prohibida: don :P Que no, que no, mujer... que yo sólo escribo lo que veo.

Ay, las orillas... preciosas :)

Besos.

dintel, agradezcótelo :P

Besos.

Svor, necesitas muchas cosas ¿eh? :) Y todas buenas.

Dichosa. Justo eso.

Besos.

Merl, sí, sí, lo sé, últimamente estoy muy legendario yo con el mar y las aguas :) Es lo que tiene verlo a diario, aunque a veces sea sólo de noche... más misterioso, inspirando más terror que otra cosa.
Justo, pintor cuenta cuentos :)

Abrazos.

guillermo, nunca mejor, y en la distancia de un cuento.

Abrazos.

Ángel, gracias :)
Abrazos.

belita, si te ha dejado eso a intervalos intercalados... entonces yo esta noche me acuesto contento. Vi de lejos esa barca cubierta y bajé hasta la orilla a estar con ella.

Besos

Dianna, pero no tanto como para que me queme el sol ¿no? Con cuidado :)

Besos.

veinteañera 9/3/09 20:41  

No conozco una mejor forma de soñar...

Cuentos, mar, la música de una gramola que hace que los aromas se mezclen...

Nostalgia......el mejor tinte para un cuento^^

Un beso pintor

*la cuna durmiente con forma de barca resucitará cuando el buen tiempo haga que las aguas la llamen... entonces,¿qué sucederá con los cuentos?¿navegarán de nuevo de un mar a otro?
da igual... tus cuentos siempre se atrapan en esferas congeladas de tiempo, ahí se hacen perfectos ^^

Anita 10/3/09 0:50  

Adr...regalar una cuna de cuentos a la mujer que amas...
Estas hecho un pintor de cuentos de lo más sensible eh!
enhorabuena! me ha encantado!
un beso!

AdR 13/3/09 0:08  

veinteañera, Nostalgia mezclada con todo eso que dices, desde el principio este cuento me olió a nostalgia y a recuerdos.

Besos.
P.D: ni yo mismo sé qué sucederá con los cuentos cuando llegue el verano. Tú sí que eres perfecta.

Anita, a veces pinto sensible y otras más gamberro o despiadado... ahora, para esto, tocaba sensibilidad :)

Gracias.
Besos.

Σ=o) Pau 18/3/09 20:28  

Esta parte que la esperaba no sabes cuanto me ha calado, no sabía el sabor de las cartas hasta que un día recibí las que me lo enseñaron.Una cuna de cartas que llevan la nostalgia hacia el otro y sus recuerdos pero avivan el amor que dio vida a la pluma que las escribió y el amor aveces es tan transparente como las lágrimas con que se escribe ya sea para llorar o reír.

Me encanta que tus cuentos lleguen a este lado de la orilla porque siempre me cubren de sonrisas ;)

Un besote ronroneado mago^^
pd: ya soy aprendiz, si te asomas a mi balcón descubriras que leerte me animó a encantarme de ti y a ronronear con mis palabras :)

AdR 25/3/09 15:45  

Pau, una cuna que no se hundió y llegó a otra orilla, digamos que fue a esa orilla que vio nacer a los cuentos.

Que sigan llegando :)

Besos.
Me he pasado por ese rincón :) Y es un placer también que te hayas pasado por el cajón de los magos.