... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Mi Huerto de Besos


"Tengo un huerto al viento fresco de poniente,
en él sembré unas palabras de amor que el borde de mi boca no pudo retener...
... Llorándote.

Un día volví,
y
en el huerto habían florecido mis cuentos en hojas blancas bailando al viento.
Las acogí en mi pecho y me supieron a los sueños que te guardaste...
... Despidiéndote.

Y cada noche los arropo a caricias... los cuentos, tus besos,
y, cada día, los vuelvo a soñar despierto...
... Inventándote.

No sé si fuiste tú la que te llevaste mis besos y los convertiste en tus sueños.
No sé si tú sigues soñando con el sabor de mis cuentos...
... Imaginándome.

Yo te amo. Yo te sueño... escribo cuentos y sigo a besos...
... Sembrándote.
"

*foto de aquí

-.-

Lee cómo y cuándo nace esto... en el primer comentario.

43 Comentarios | Escribe el tuyo:

AdR 2/2/09 23:17  

En Agosto del verano pasado estuve solo dos semanas, todos se fueron de vacaciones, así que me quedé a cuidar de la casa y de un huerto que tiene mi padre. Cuando lo estaba regando bajo el sol vi que había unos tomates bien rojos. Hacía calor, me incliné a cogerlos y expiré un soplo de aire, y pensé que con ese soplo se me escapaba también un beso que quedaba huérfano. Entonces me vinieron estas palabras, y con las manos todavía manchadas de tierra y sudor cogí mi libreta y mi pilot negros y escribí...

... eso.

Mr blueberry 2/2/09 23:39  

Si la inspiración para este poema te ha venido agachándote a recoger unos tomates, la tomatina puede ser una muy buena fuente de musas para tí...;)

Me ha gustado el poema, tío

Abrazotes

moderato_Dos_josef 2/2/09 23:42  

Un poema donde los besos no solo tienen gusto a tomate, sino a una dulce promesa de ensueño... Excelente.

isobel 3/2/09 0:20  

menuda la has liado, ahora cada vez que recoja los tomates de mi padre me acordare de ti, porque saben a tierra, a agua y a vida

berrendita 3/2/09 1:29  

Bien, Adr. Es que los besos son como los tomates que maduran al sol: intensos, jugosos, deseados. Y los sueños son como el agua y como la tierra, de todos los colores. Y los cuentos son como el sudor, enhebrados poro a poro... no sé.... que muy bonito, joé.

Besos.

Perséfone 3/2/09 3:35  

No sé qué me ha gustado más, si el texto o la explicacón del mismo.

Sublime.

Un abrazo.

dintel 3/2/09 8:32  

Cada día me gusta más leerte. Cada día, por lo que cuentas, sé cuanto te desconozco. Me muestras los recodos de tu alma, sin dejarme andar los caminos de esta. Cerca de tus palabras, lejos de tus sitagmas. Esto es lo que siento y pienso cuando te leo.

Bea M 3/2/09 13:19  

Jajaja pues nada cuando este falta de musas te hare una visitilla;)

veinteañera 3/2/09 13:22  

Un huerto, un jardín…

El Hombre Sin Tildes aparte de jardinero es un buen hortelano. Sabe como pedirle a la tierra los frutos de su amor y de su existencia tan etérea: hacer de las semillas invisibles cuentos que se rozan con las yemas de los dedos.
Yo creo que el secreto está en regar las palabras con lágrimas mitad dulces mitad saladas, así crecen sanas^^

Beso

...no he podido evitar encontrarle en tu huerto.

Penélope 3/2/09 14:09  

Los besos se quedan huérfanos, se escapan al tiempo que nos llenamos de deseso.
Cuántos besos esparcidos en el aire!
Cuántos deseos acumulados en los pulmones!
No deberían existir los besos sin labios deseosos de ellos...


Un beso (en frasco, por si acaso...)


P

Penélope 3/2/09 14:10  

De deseso, no, de deseo.
En fin, estas cosas pasan...
:D


Más besos


P

Camille 3/2/09 14:19  

Es que acaso hay algo más tierno y romántico que un tomate en su mata al sol? ;)

Kisses

Belén 3/2/09 15:32  

Tu imaginación brota como los besos que nunca diste... eso es bello, llegará el día en que todo se volverá turgente, como esos tomates...

Besicos

Sureña 3/2/09 15:59  

Estás repleto de besos...

Tanto, como de color estaban repletos esos tomates de tu huerto. Y tantos besos guardas, entregados y por entregar, que se te salen del cuerpo sin que apenas te des cuenta.

Algún día alguien los sabrá cobijar como tú cobijas las rutas de tus palabras.

Hoy te envío tomates :)

P.d.: te has empeñado en emocionarme cada vez que te lea no? ;)

Sibyla 3/2/09 17:51  

Qué bonito Adr!
Sabes, casi me ha emocionado y gustado más tu explicación sobre el escrito, y ya es decir, porque "Tu huerto de besos" está sembrao!

Me encantaría hacer una ensalada con esos tomates que recogiste, bautizándolos con tu aliento...

Besos:)

Mary 3/2/09 19:22  

Es que a veces los tomates esconden una nostalgia de besos.
besines

Angel 3/2/09 20:35  

Y a mi que no me entendían cuando les decia a mis amigas que las queria llevar al huerto, si hubiese usado ese verso tuyo seguro que el triunfo era mio..

Bolero 3/2/09 21:31  

Por fin te encuentro, me habían hablado de tí
Acabo de leer tu poema, miedo me da cuando te sientes frente a un acantilado... si esto lo hacen unos tomates ( q no les quito absoultamente su aquel), no quiero pensar lo q puedes hacer con un acantilado o una aurora boreal
Un
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

India 3/2/09 21:33  

Cualquier momento es bueno para que llegue la inspiración ;) Viendo unos tomates rojos en un huerto, escuchando música en un bus, leyendo un buen libro... La cosa es que nos hagas llegar textos tan buenos como este ;) Besos Ángel (un placer volver a leerte) Muak

Tesa 3/2/09 21:34  

Muy bonito, precioso

Carlos 3/2/09 21:36  

Bajo los mismos rayos que crean magia en la salina,sobre esa misma tierra de carnaval y sentío,al tacto de ese manjar tarteso destino rebaná de pan,aceite y sal,y teniendo cerca boli y papel,transformaste los surcos del huerto en versos y un suspiro en beso.
Eres un genio.

Porque como dice el dicho Eso es Cai y ahí hay que escribir :)
Un abrazo!

Mario 3/2/09 21:43  

Qué gracia me ha hecho que hablaras de la inspiración porque era exactamente lo que iba a escribir en este recuadrito; si tenía base real o no que no importa del todo a la hora de leerlo pero sí a la hora de saber hasta dónde puedes llegar teniendo como fuente de inspiración un deseo más serio que el del tomate (a ver, sin ofender a los tomates que son muy buenos chavales ni a los besos que se escapan en los suspiros)

Monica Alvarez 3/2/09 22:07  

Comenzó con unos tomates.Vaya pues,así mismo es.La inspiración llega de las más increíbles maneras.A veces me inspiro mientras intento conciliar el sueño y como no uso pilot,tengo que memorizar los versos para que al día siguiente no se me hayan olvidado y los pueda escribir en word.
Tu poema,muy inspirado y con sabor a nostalgia.

Saludos desde Chile

AdR 3/2/09 23:13  

Mr Blueberry, ¿cuándo es la tomatina? Porque voy a pegar suspiros por ahí ¿eh? :)

Abrazos.

moderato, y la promesa de ensueños contienen cuentos ¿no? :)

Abrazos.

isobel, como los de mi padre :) Es que a veces me los comía nada más cogerlos y darles un enjuagaíto :)

Besos.

Berrendita, y mira... que todo se dio allí aquella tarde: los sueños, los besos, los cuentos... :)

Besos

Perséfone, ¿el making off también es bueno? ;)

Gracias.

Besos.

Dintel, aprendí a mostrar sólo los recodos, aprendí tarde pero aprendí... los caminos... aún los estoy reconociendo :)

Gracias por sentir y por leer.

Besos.

Bea, ven a ver el huerto, sigue habiendo tomates, y la higuera dentro de poco comenzará a florecer de nuevo :)

...que no se entere nadie...: en la higuera viven mis musas.

Besos.

veinteañera, y es que este podría ser un poema de EHST una vez recuperadas sus tildes ¿verdad? :) Pero no, en aquella época lo tenía tan abandonado... que sólo era yo. El poema de EHST será otro :)

Así las regué. Incluso con alguna amarga, no tenía otro remedio.

Besos
P.D.: Haces bien no evitándolo. He dicho que era sólo yo... mentí :)

Penélope, ¡Cuántos besos con nombres de deseos se me cayeron sembrados en ese huerto! :)

Besos, en frasco de cristal, que se vean :)

Camille, mmm... comérselo con la persona que amas :)

Besos.
P.D.: Qué erótico ¿no? :D

Belén, es cierto, y que incluso pueda tocar y palpar esos besos, o más antiguos, o nuevos. Nunca se sabe.

Besos :)

Sureña, reboso.

Y desde Agosto se me han perdido unos cuantos por el camino. De besos, no de tomates.

Algún día...

Venga sí, tomates bien rojos para ti :)

P.D.: Siií, lo sientooo :P

Sibyla, gracias. Puse una semillita en la explicación, para los que supiérais verla :)

Yo los bautizo, faltaría más. Las ensaladas me salen de vicio.

Besos.

Mary, y al morderlos... saben a ellos, al tacto de dos bocas juntas.

Besos.

Ángel, XD

¿Te cuento un secreto? Esto tampoco resulta.

Abrazos.

Bolero, Bienvenida a Scriptoria. ¿Quién, quién? :D No he estado nunca frente a un acantilado, ni ante una aurora boreal... pero los efectos de ver el océano de frente y navegar por él... están esparcidos por todo Scriptoria :) Disfrútalos.

Besos.

India, últimamente me llega en cualquier sitio, sobre todo en las cafeterías que suelo frecuentar algunos días. Tengo esa suerte.

Besos :) Un placer verte por aquí.

Tesa, Gracias :) Besos

Carlos, y tú un comentario en poesía. Eres un genio, chaval.

:D Ese dicho es de otra manera, ya sabes, pero mejor nos quedamos con el tuyo, me gusta más :)

Abrazos.

Mario, :D Es verdad, la inspiración puede venir hasta de una mota de polvo que cae por entre un rayo de sol... pero los tomates son... eso, tomates. Lo suyo es que se me escapen más suspiros de esos :) Y tener la libreta a mano, eso siempre.

Abrazos.

Mónica Álvarez, bienvenida a Scriptoria. Tiene tintes muy nostálgicos, sí, :) ¿Sabes lo que yo hago cuando me estoy durmiendo y se me ocurren cosas? Me levanto y las escribo, déjate una libreta pequeña y un pilot a mano. Por la vigilia suelen escaparse las mejores frases :) Atrápalas.

Besos.

Roberto 4/2/09 1:00  

Que alegria volver a tu blog...

Nayuribe 4/2/09 5:38  

Muy bellas palabras, dichosa en quién te inspiraste, jeje
Cuanto amor y esperanzas sembraste en ese huerto??
Besitos

TriniReina 4/2/09 8:23  

Quién siembra besos cosecha amor?...

Muy bello

Un abrazo

Iraunsugue_Eternia 4/2/09 10:40  

Es que hay tomateras que tienen alma de poeta, y se vuelven rojas musas en besos nunca olvidados...

Un abrazo.

Virginia Vadillo 4/2/09 14:03  

Qué bonito =)
Me alegro de que hayas vuelto

Anita 4/2/09 16:30  

Adr, me paso por aqui ya que siempre o casi siempre visitas mi blog.

me ha encantado esta entrada por ejemplo.
Yo creo que más que el tomate lo que te inspiró fue el estar solo...

un beso!

María 4/2/09 21:39  

Un placer descubrirte, bellos versos, sigue a besos regalando palabras que hacen suspirar a los demás y quien sabe si como a tí, esos suspiros le inspiran hermosos poemas...

Alma 5/2/09 0:20  

Adr, te superas. Hoy no puedo decir nada... bueno sí... que me has emocionado.


Bessos salados

Raúl 5/2/09 10:10  

Incluso sin el comentario inicial que a modo de aclaración nos regalas, el texto, el poema (pues no son más que versos) tiene una identidad lo suficientemente atractiva, incluso como para poder imaginarse la escena... con tomates u todo.
Un saludo.

guillermo elt 5/2/09 14:18  

Y es que, las musas, las buenas musas como las tuyas, vienen cuando uno menos se lo espera.
Felicítalas de mi parte.
un abrazo

guillermo elt 5/2/09 14:25  

No sé, pero no pude entrar al "zombi"

Abrazos.

sueño 6/2/09 9:40  

Estas que te sales "maestro".

Muchísimas gracias por regalarnos algo así. Estoy empezando a salir de mi bloqueo intelectual y leer algo así ayuda mucho
Un abrazo.

P.D. Joe, ¿le echarias sal y te lo comerias no?. Estoy babeando

AdR 6/2/09 14:24  

Roberto, y qué alegría la mía verte por aquí :) Abrazos.

Nayuribe, sembré mucho, y todavía sigue dando sus frutos, pero..., si escribo en clave,... aún no he recogido nada. Aunque ya hay cosas de antes que me he guardado. Muchas.

Besos.

Trini, no necesariamente... pero hay más probabilidades de que ocurra :) Yo sembré y coseché :)

Gracias.
Besos.

Eternia, a mí las musas de rojo me encantan, yo creo que por eso me vino, al ver el rojo del tomate, el color del amor... o al menos de la pasión y los besos, dicen.

Besos.
P.D.: Siempre me haces hablar de musas ¿eh? y al fin y al cabo yo creo que no tengo, jajaja. Que "mi musa" es el narrador de EHST :)

Virginia, y yo de que andes por aquí. ¿Para cuando algo nuevo? Tengo mono :)

Besos.

Anita, sí, me gusta leer lo que escribes. Te doy la bienvenida a Scriptoria.

Tienes buena parte de razón, estar solo me inspiró muchísimo.

Besos.

María, bienvenida a Scriptoria. Ojalá mis palabras le sirvan de inspiración a alguien. Sería como hacerme un regalo :)

Besos.

Alma, ayyy. Gracias :) No puedo decir más.

Besos.

Raúl, lo sé, pero soy muy dado a los making off, ¡qué se le va a hacer! :D Me alegra que hayas disfrutado :)

Abrazos.

Guillermo, lo haré. Por eso voy con la libretita a todas partes, a saber lo que se me va a ocurrir y en qué momento.

Abrazos
P.d.: to sí puedo entrar en el diario :) Habrá sido tema de servidores.

Sueño, ¿tenías bloqueo? No te preocupes, eso se pasa. Y yo encantado de contribuir a alejarlo ¿eh? Ánimo.

Abrazos.
P.D: Algunos tomates... incluso me los he comido sin sal :D

Σ=o) Pau 10/2/09 7:14  

Que versos tan lindos!!!!!!! si te enamoras de cada uno ayyyyyy! lo siento es que son bellísimos!
los tomates tienen color rojo como labios y se ven color pasión como los besos, a mi me gustan sin sal siempre se me olvida echarles.. será porque me gusta el sabor que ellos encierran?... no sé es como si tomaras los tuyos y en vez de salir jugo se escurrieran los versos entre tus dedos y salpicaran a tu libreta como un gotario desde tu lápiz.

pd: cuando vi este título en un cajón cerrado ya me gustó y ahora leerte me fascinó, eres increíble! :)
cuando puedas en mi balcón hay un cuento, en realidad 2 :) y me gustaría saber tu opinión

un abrazo ronroneado y muchos besos

verdial 10/2/09 17:30  

Me ha encantado la idea de sembrar las palabras. Dicho así, como tu lo escribres, se alberga la esperanza de que un día renazcan con frutos nuevos, como esos tomates (la semejanza con la boca, tal y como te han dicho ya, es total) y con el viento de poniente.

Un abrazo

Eme 10/2/09 21:18  

No dejo de leerte, y me sigues emocionando cada vez que lo hago... hoy te comento "en exclusiva" y medio escondida: tu pluma podrá morir, es algo material, pero entonces ve y compra otra... pero no dejeis de deleitar nuestros sentidos, y esto no va sólo pa'ti... un besuco ;)

AdR 11/2/09 21:50  

Pau, pues yo, al menos esos, también me los como sin sal, me gusta pringarme con el jugo. ¡Y recién cogidos! :) Eso no tiene precio. Tal vez deba escribir más desde este huerto para que los versos también sean frescos.

Besos

Verdial, que renazcan las palabras en cuentos :) realmente me hace mucha falta. Los cuentos son esperanzas.

Besos.

Eme, gracias por seguir ahí :) Mi pluma, aunque rara, sigue por los senderos, a veces oscuros, a veces estrellados... Yo también necesito deleitarme con cuentos que ya no están :)

Besos.

María 20/2/09 10:51  

He vuelto a esta entrada, que fue en la primera que te dejé un comentario...había hecho trampas y no había leido las demás...ahora que descorro tu scriptoria, tiene más sentido, no fueron los tomates, ni el sol, ni el suspiro con sabor a beso huérfano...fuiste tú...
Ahora es todavía más hermoso....

AdR 20/2/09 23:03  

María, siempre eres bienvenida las veces que quieras regresar sobre tus pasos por este Escritorio :).

La verdad es que has sabido verme (y comentarlo) aquí, sí. Scriptoria lleva arrastrándome desde hace mucho tiempo.

Besos