... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Relatos a Cuatro Manos y Metropolitanos


No sé hacer crítica literaria. Os lo aviso.

Y ya hay mucha gente que ha hablado de estos maravillosos relatos pero yo no he leído las críticas o reseñas que han hecho, no es que las desprecie, en absoluto, pero las he pasado por encima, lo siento. Es que si las leo me veo influenciado por lo que puedan decir, y no quiero eso. Es muy raro que yo me detenga a leer algo de lo que dicen de un libro (a no ser que sea el propio autor la voz cantante), prefiero leerlo, sin más.

Así que es eso, no sé hacer crítica literaria, pero quiero escribir aquí lo que he sentido leyendo los relatos que se contienen en estos dos libros.

-.-

A mí me gusta pensar que Relatos a Cuatro Manos son dos novelas cortas que no se complementan. Son independientes pero capaces de convivir la una con la otra.

Carlos narra de una forma muy directa en Clandestino, a mí me parece rudo a veces, pero no de una rudeza áspera, sino de una de esas solitarias y por las que gusta pasar el reverso de la mano, porque sabes que por debajo está la sensibilidad que desviste a los personajes. Yo creo que la suya es una historia de un soñador que anda divagando, buscando un lugar adecuado, aunque desconoce el significado de esa palabra.

La historia de Mariano (Dos Maletas y una Montaña Rusa) es diferente. Nos hace vivir de un recuerdo, uno que a mi me pareció que se iba ramificando conforme iba avanzando en la historia, pero siempre volviendo al principio... es difícil entenderlo si no lo leéis, claro. Sus metáforas son un bombardeo constante de imágenes. Yo creo que El Zurdo es bastante bueno en eso.

-.-

En Relatos Metropolitanos (de nuevo Mariano Vega) se nos ofrece una serie de relatos ambientados y/o escritos en el metro de Madrid. A mí me gusta verlo como un mismo recorrido: uno de ida (crónicas del metro) y otro de vuelta (crónicas desde el metro). Quiero destacar por encima de todos el relato más largo: el guitarrista zurdo y el retratista pálido. Un auténtico duelo de juegos entre dos personajes, una delicia narrativa con sorpresas que se van descubriendo conforme vamos avanzando en su lectura.

-.-

Desde aquí sólo os puedo decir que os hagáis con unos ejemplares de estos dos libros. Son los primeros que han editado Editores Policarbonados. De ese proyecto y de la Librería La Clandestina hablo en la entrada de arriba.

10 Comentarios | Escribe el tuyo:

Sureña 13/12/08 14:31  

Como buena bruja sé que debo hacerte caso... ;)

Me voy parriba y te cuento.

Belén 13/12/08 18:23  

Hazle caso Sureña, ya te lo dije yo en mi Blog y ya te lo dice ArD.. a qué esperas? jajajajajjaja

besos

Sureña 13/12/08 21:05  

Si es que me tenéis loca los dos, Belén!!! jajaja

Besicos

AdR 14/12/08 1:38  

Sureña, haznos caso a los locos de atar, :D

Belén, ¿ArD? ¿Quién es ese? :D

Besos para las dos

Belén 14/12/08 12:45  

Cojones! jajajajajjjajaja

Puta dislexia!!!!

AdR jajajajajajjajaja

Penélope 15/12/08 0:14  

Siempre me he preguntado por qué existen los críticos. Al menos con ese nombre. Podrían decir que son opinadores, no? Pero críticos???
Y todos podemos dar nuestra opinión, pero no todos cobramos por ello, jajaja!
Yo creo que el crítico es innecesario. ;)
Me quedo con tu opinión.

Un besito


P

Mariano Zurdo 16/12/08 0:11  

No deja de ser curioso. El relato que más miedo me daba (y a la vez el que más ilusión me hacía) es el que está gustando más. Esta es la magia de la literatura.

Muchas gracias Ángel. Dentro de nada serás policarbonado.
Besitos/azos.

berrendita 17/12/08 1:11  

Pues habrá que hacerte caso. Si tú lo recomiendas, seguro que me gusta. Si no, seguiré queriéndote igual(¿queriéndote???, jajaja. Sí, ¿no) y me sorprenderé no estando de acuerdo en algo contigo. Diez a uno a que me gustan, joé. :)

AdR 17/12/08 13:13  

Beeln, puat disleixa, sí. XD

Besso.

Penélope, pues sí, deberían ser opinadores, pero creo que el fallo está en nosotros, que vestimos a la palabra crítica con el traje de la mala condición, y no tendríamos que hacerlo.

Yo también me quedo con mi opinión, jajaja, aunque oiré todas después de haber leído los libros en cuestión.

Besos

Mariano, sí, esa es la magia, al final va a ser que con miedo escribes mejor :) Así que ya sabes, vístete de pavor y a soltar tinta azul.

Gracias a ti. Policarbonado y empapelado :) ¡Qué bonita la portada roja!. La voy a poner en el lateral ya mismo ;)

Abrazos.

berrendita, apuesto lo que sea a que te gusta, claro que sí. Sólo tienes que pedirlo a La Clandestina :) y si me apuras con un libro (de relatos) más que acaba de salir y del que hablaré en breve :)

dintel 20/12/08 8:21  

Tomo nota...