... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Nana En La Rueca

fuente foto: google.


Música: Yann Tiersen

"Duérmete niño,
Duérmete ya,
No tengas miedo,
Duerme mi niño,
Te hilamos un cuento
y todo pasará"

Hay un lugar en mi mundo al que se accede por una puerta muy vieja. Cuando la atravieso me siento pequeño, vuelvo a ser niño. Tras esa puerta sólo hay una habitación vacía de una casa de madera. Allí todo... hasta el tiempo, es austero y añejo, y el suelo es de arena.

Y en un rincón se amontonan unas tinajas y tiestos vacíos que dos hilanderas, vestidas de negro, llenan de cuentos. En el centro de la habitación hay una rueca y cuando ellas la hacen hilar suena a un sueño convertido en canción y a susurros de hadas contentas. Una hilandera se llama Luna. La otra Nobleza.

Un día sólo me encontré a Nobleza hilando en la rueca. Y sus palabras caían por el lado opuesto a las caricias de sus manos blancas de madre, formando el canto de mi nana:

"Duérmete niño,
Duérmete ya,
No tengas miedo,
Duerme mi niño,
Te hilamos un cuento
y todo pasará"

- ¿Dónde está Luna? - pregunté.
- ¿Ves esa ventana, mi pequeño?.
- Sí.
- Mira por ella - dijo sonriendo.

Y en el cielo nocturno brillaba Luna, muy alta, a veces carmesí, a veces del color de la plata, pero siempre con ojos risueños y bailando al son de nuestras miradas.

- ¿No vas a dormir, nene? - preguntó Nobleza.
- No tengo sueño - dije sentándome en un pequeño taburete de madera -. Si no te importa... me voy a quedar aquí, mirando cómo hilas mis cuentos en tu rueca de nácar.

-.-

(Este cuento tiene más trasfondo del que se hace notar. Además de eso, probablemente Luna no lo pueda leer pero... este es un homenaje, no sólo a Luna Carmesí -que se fue hace muy poco- sino también a todos los cuentos que dos hilanderas engarzaban en esta rueca).

30 Comentarios | Escribe el tuyo:

Anónimo 4/10/08 20:23  

Es la primera vez que veo una rueca. Despues de leer tu cuento, tambien puedo imaginar como suena.

Saludos.

Óscar 4/10/08 22:00  

¿A qué huele el cuento?

Es tierno, como la inocencia de los ojos de un niño, dichosa imaginación.


Por cierto, te invito a visitar www.360gradospress.com
A ver si te gusta, ya me dirás. Saludos

Carlota 4/10/08 22:11  

Un beso enorme para Luna, que además era una de las hilanderas, si no recuerdo mal... seguirá contando cuentos, de eso estoy segura, tendremos que hablar con el viento para que nos los muestre ;). Precioso dedicado :)

Sureña 4/10/08 23:03  

Tiene todo el sentido del mundo... que hilanderas como éstas no se encuentran tan fácilmente... ellas sí que saben tejer palabras.

Afortunadamente, aún nos queda la Nobleza, no? :) Y la Luna...pues eso, que siempre podemos mirar por nuestra ventana...

Un besazo

berrendita 5/10/08 0:48  

En mi casa hay una vieja rueca. Cuando era niña me pasaba las horas mirándola, porque me evocaba los cuentos de hadas, el pinchazo de la princesita que se queda dormida hasta que un príncipe la despierta con un beso de amor.

Sigo pensando que la ternura que desprendes es un regalo y que me maravilla la facildad que tienes para traspasar las puertas de mi alma. Te lo digo tanto que me da vergüenza.

Por lo demás, no sé muy bien a dónde se ha ido tu luna carmesí. Pero si se ha ido, sea donde sea, seguro que brilla en tus noches mientras alguien teje tus sueños en su rueca de nácar. La mía es de madera, pero cuando quieras intentamos hilar. :)

Besos, siempre.

dintel 5/10/08 7:54  

Mmmm, se "accede por una puerta vieja", mmmm, me gusta.

AlmA :) 5/10/08 10:02  

Hay una puerta o una ventana visible o invisble en cada cada hogar...a veces está en el techo, otras, en el segundo ladrillo a mano derecha del fuego a tierra...bajo la cama o tras la puerta... el poder de las palabras, dichas o pensadas se llama imaginación...
¿cuánto poder tiene esa estrella, esa Luna?
hilanderascuentacuentos
madres y padres, tíos, tías, abuelos, abuelas, profes del cole... cuántos cuentos...

los pekes son increíbles, los mayores son increíbles,
los másmayores son...historiafascinantes...
el recuerdo poderoso

canta, canta... duérmete niño,
duérmete ya...


un :* de cuento

Trini 5/10/08 10:19  

Una puerta, aunque vieja, siempre nos lleva a otro lugar, a otro mundo... y esta tuya nos ha llevado al mundo de la infancia, al de los cuentos narrados por abuelas o madres, a fantasear, a soñar, a serenarnos...

Precioso

Un abrazo

Iraunsugue_Eternia 5/10/08 14:54  

Quién fue Cuentacuentos jamás deja de serlo, aunque su presencia se convierta en el reflejo de nuestras noches en vela. Siempre esta ahí, tras todas las puertas de nuestros recuerdos, alojadas en cada uno de nuestros mundos internos.

Besos hilados.

Belén 5/10/08 15:54  

No me preguntes porqué, pero sabía que eran ellas...

Y el noble eres tu, que lo sepas :)

Precioso, muy bonito...

Besicos

verdial 5/10/08 19:38  

Este cuento tiene toda la candidez y la inocencia de los ojos de un niño.
El entorno que describes, el ambiente que transmites, es el que vive un niño cuando aún necesita ser dormido en los brazos de su madre, ya sea al son de una nana, o bajo la entonación de un cuento.
Como ya te he dicho, tienes una gran habilidad para transformarte en el protagonista de la historia que escribes, sea del sexo, edad o condición que sea.

Un abrazo

Mita 5/10/08 20:44  

Es hermoso! Me gusta mucho, es sereno.
Qué imaginas que encontrarías al mirar por el ojo de una cerradura?
Besitos

39escalones 6/10/08 8:39  

Muy hermoso, AdR. Derrocha ternura.
Un abrazo.

DianNa_ 6/10/08 8:45  

Hola, shikillo, intento recomponer mi puzzle :)

Gracias, te quiero, amigo.

Me ha encantado el cuento, es precioso :)

Besos, shikillo y feliz día

El Ente 6/10/08 10:35  

yo tengo una ventana que abro cada dia y a traves de ella veo cosas tan bellas como las que veo aqui adr, si esa ventana no existiera yo mismo la pintaria para poder seguir leyendote.

Un abrazo!!!

AdR 6/10/08 11:47  

Anónimo, por eso... por imaginar como suena... casi no le pongo música a este texto. Pero oí esa noria de Yann y me cautivó. Un saludo.

Óscar, mmm... a sueños.

Gracias :)
La tengo en mis favoritos, está genial ese periódico :) Lo voy a seguir. Un abrazo.

Carlota, Sí, es una de las hilanderas, aunque ya no se siente junto a la rueca seguro que seguirá hilando a su modo :) A ver si cambia el viento. Besos.

Sureña, ya te digo, y de una manera pasmosa. Se sientan e hilan tapices para vestir mis paredes vacías.

Nos queda la Nobleza, sí :) Me sigo sentando.

Besos.

Berrendita, uy, no sientas vergüenza... yo desde aquí no sé qué puedo traspasar con las palabras. Yo sólo escribo, lo suelto todo y luego no digo ni veo nada :)

Yo sé que la Luna sigue estando, y la rueca no ha quedado vacía, para mi dicha y fortuna. Así que a veces pongo las manos en forma de cuenco y recojo los cuentos que van saliendo :) Tú ya hilas muy bien en tu rueca. Es una maravilla. Se llama Fábrica de Sueños, que yo lo sé :). Besos.

Dintel, y a mí, todo lo añejo :) el vino también, ea. Besos.

Alma, me alegra que lo veas así, porque es uno de los trasfondos de este cuento (otros que quedan ocultos sólo podrán entenderlos una de las hilanderas): hacer notar que en cada lugar puede haber una puerta a un mundo de cuento :) Gracias por la nana... voy a dormir de nuevo. Besos.

Trini, así se queda el niño del cuento cuando ve que ninguna de las hilanderas se ha ido, sólo han cambiado un poco de sitio, se han vuelto a acomodar para seguir contando. Besos :)

Iraunsugue, te ha salido una poesía en prosa :) Es perfecta. Espero seguir siendo cuentacuentos de mayor :) Besos.

Belén, y yo sabía que lo ibas a saber :)

:D Seré noble, pero mi nombre no significa eso (mensajero... pero... ¿mensajero de qué? :D), se lo reservo a una hilandera.

Gracias. Besos.

Verdial, seré actor muy pronto :) por esa condición que dices, en una etapa de Scriptoria. Mientras tanto sigo con los cuentos :) A ver dónde me llevan. Que me los cuenten que yo los sueño. Besos.

Mita, mmm... un mundo en el que es posible quedarme a vivir con la persona que amo.

Besos.

39escalones, gracias, fenómeno :) Abrazos.

Dianna, si te falta alguna pieza mira al suelo, no sea que se te haya caído, anda :) Sigue a tu ritmo, besos.

El Ente, muy bonito :) Si alguna vez, por un descuido, cierro la ventana, dame un toque, que tiro una pared entera :) Un abrazo y gracias.

azabache 6/10/08 16:58  

Mi puerta abre a una cocina con olor a meriendas, pero compartimos ese hueco en el que la luna seguirá contándonos sus historias, esperando que alguna noche paremos para escucharla susurrar entre las nubes...

No guardes a Nobleza en el cuarto, que cuanto más la compartas, más cuentos te hará llegar.

Un saludo. Me gustó tu blog.

Sombras en el corazón 6/10/08 17:54  

Alrededor de las ruecas, de las tejedoras, de las hiladoras del tiempo, salen ovillos llenos de historias completas.

Un abrazo

Tesa 6/10/08 20:35  

Cuidado... que te pinchas con una de esas y te pasas 100 años durmiendo.
Con la escasez de príncipes azules que nos gastamos...

Bohemia 6/10/08 21:17  

Me gusta esa peculiar habitación, gracias por dejarnos pasar a través de la vieja puerta...

Yo que no tengo rueca te tejo un beso de croché.

Muack!

Doña Paranoica 6/10/08 22:02  

Esto me ha traido recuerdos de mi infancia, de la casa de mis abuelos, de tantos y tantos momentos dulces.....

Muchas gracias.

P.D: Muy perdida he estado, pero es que el tiempo no me llega. Un besazo enorme

Σ=o) Pau 6/10/08 22:41  

Si solo lo leyera diría que es un cuento cálido, dulce e inocente pero cómo se que a te refieres, porque lo he visto desde su rueca y en tu playa, siento que cada hilo tejido fue cubriéndote de ternura, aveces carmesí como la pasión y otras radiantes como la plata con una calidez que solo la intimidad de la luna te puede dar, y es que ella con sus breves palabras te toca el alma y con sus historias te abraza.
Debe estar pero no se quiere mostrar, pero sé que menguara para abrazarte y estará llena para seguir compartiendo cada palabra que escribes.
También siento que la otra hilandera no queda sola, aveces hay tormenta pero siempre hay sol y luna y mientras una renueve su estela los hilos seguirán tejendo en distintos camino pero en un tiempo no muy lejano, eso espero, volverán a cruzarse para seguir regalándonos su sonrisa y su dulce mirada.

Que lindo regalo le has hecho, si yo entro por mi puerta quizás y ojalá lleguemos al mismo mundo. para mi, una gata no puede estar sin su luna :) asi que espero que pronto podamos compartir y ver de nuevo unapuesta de luna sonriente junto a sus hilos de plata carmesí :D

Un beso ronroneado

Juanjo 7/10/08 15:34  

Las hilanderas expertas, ¿se pinchan con el huso de la rueca? ¿O eso sólo les pasa a las princesas despistadas?

No auguro sueños de 100 años para estas hilanderas, por el bien de los cestos con cuentos. Y de nosotros, tus lectores.

Anónimo 7/10/08 17:10  

Muchas Gracias.
Siempre es calido leer tus regalos.

Besos.
:-)

L.C.

mErL 7/10/08 18:25  

Cuentos sabor a infancia, mundo magico, inocencia, transparencia, mirada clara, sabor dulce, años de grandisimos recuerdos....los cuentos de mi infancia...de mi calle en noches de verano.

Un magnifico cuento.

Un abrazo.

Herodes de la Bética 7/10/08 19:04  

Tanto tiempo sin venir a visitarte, y me encuentro un texto lleno de ternura, y amor. Que recuerdos me has traído. Me vienen a la cabeza el olor del heno, la lana recién esquilada (puaggghhh), y a mi bisabuela en su silla de enea, hilando en su rueca...
Un fuerte abrazo...

AdR 7/10/08 20:27  

Azabache, Bienvenida a Scriptoria. Pues en tu cocina parece que se manejan ingredientes de primera. No guardo a Nobleza. No está escondida :), así que su rueca sigue hilando. Gracias, saludos.

Sombras en el corazón, de esas que se guardan en tinajas de barro :) Que rebosen todas. Besos.

Tesa, sí, cuidado :) Yo por eso no me acerco a la rueca, la dejo en manos profesionales, así que me quedó leyendo de lo que ella sale :) Besos.

Bohemia, es una habitación austera pero queda completa con lo que de ella sale :) No tienes rueca pero... como si la tuvieras. He colgado el beso de croché de una de mis paredes. Besos.

Doña Paranoica, me alegro que la historia te hay hecho aflorar esos recuerdos. Besos.
P.D.: No te pierdas, anda :)

Pau, yo es como si viera que desde la luna descuelga uno de esos hilos que se cuelan por la ventana, de noche.

Claro que sabes a lo que me refiero con este cuento. Tú también has entrado muchas veces en esa casa :) Besos.

Juanjo, yo creo que no se pinchan :D Porque si fuese así más de una vez me las hubiera encontrado dormidas al pie de la rueca.

Yo ya no sé lo que auguro :) Gracias. Un abrazo.

L.C., a ti.
Hila por donde vayas.

Muchos besos :)

Merl, todo eso que dices y los cuentos que todavía me faltan. Abrazos. Gracias.

Herodes de la Bética, yo muchas veces te leo desde el feed :) Me gusta saber que te vengan recuerdos.

Por esta vez te has encontrado de nuevo con ternura y amor... a saber el mes que viene lo que te puedes encontrar, :D

Abrazos

Mr blueberry 8/10/08 0:18  

Que bueno tener a alguien que te cuente cuentes y te cante todas las noches...Aunque sea desde ahí arriba, bonito relato...

Abrazotes

Angel 12/10/08 20:42  

Me imaginaba que iba para luna carmesi, es una pena que se haya ido.... Genial homenaje que le has hecho..

AdR 13/10/08 17:07  

Mr Blueberry, ¿a que sí? Eso de oír y relatar cuentos siempre me ha gustado :) Un abrazo, a ver si encuentro huecos y me paso más por tu casa, que lo merece :)

Ángel, un pena, las historias y sus letras son únicas. Gracias. Un abrazo.