... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Lentejas (Segundo Plato)

(Mi madre me recordó esto hace unos días. Y no me preguntéis por qué... También puedes leer: Lentejas)

Los días de lluvia no podía salir a jugar a la calle. Así que me quedaba en el descansillo de la escalera del tercero, justo en la puerta de mi casa, jugando a algo con mi vecina S. o dejando pasar el tiempo. Tendríamos siete años. Entonces, tras la ventana comenzaron a materializarse los peores y más profundos miedos de mi vecina: truenos y relámpagos.

fuente foto: google.

Mala combinación: Truenos y AdR. Solté:

- Ze va a colá por la ventana un rayo y va a caé ahí mismito. Al laíto tuya.
- ¡Nooo, mamá mira lo que me diceee! - gritaba ella.

Y su madre había salido a hacer la compra. Pero la mía sí que estaba al tanto de mí. Siempre lo ha estado.

- Angelito, Angelito... que no tenga yo que salí a la escalera, Angelito - cantaba desde la cocina.

Y luego rasgaba el cielo un trueno. Y S. llorando.
- ¡Diooo, eze zi que es grande! - yo hablaba así, con la z-. Parece que ze está cayendo tor cielo...
- ¡Nooo!.
- ... encima de los tesho.
- ¡Izabeee! - ella también hablaba con la z, todos -, mira lo que me dice er niño esteee.

Y mi madre asomaba la cabeza por la puerta, sólo la cabeza, y eso es lo que me daba miedo, a eso había que temerla, porque unos años más tarde haría lo mismo desde el balcón para llamarme.
- Te la estás ganando, Angelito. Ya no te lo digo ma.

Y al rato otro trueno:
- Mira, mira, está temblando hasta er zuelo.
- Ayyy.

Entonces mi madre hizo acto de presencia. Pero de cuerpo entero. Era como la Reina de Corazones. Igual de morena, recta, el mismo fuego en los ojos. Me apuntó con el dedo índice y a mí me pareció un bate de béisbol.

- Zeacabó. Talasganao, Ziesquemetienejartita. Jartitametieneenerdíadehoy, hijoya, quelozepa. Avé, avé, ¿porquélatienequehacédelloráalashiquilla, porqué? Avéporqué.
- Pero es que yo...
- Cállatecuandotehablo, niñohijo, quetecalleya.
- Juuu, maaaa.

Y luego cambiaba la cara y decía con una media sonrisa:
- ¿Tú zabe lo que hay de comé?
- Zi. Papafritaconpollo.
- No, no. Ezo era ante, pishita. Ahora hay otra cozita pa ti. Del otro día.
- (Ofú verá) ¿el qué?.
- Lentejita.
- ¡Nooo, mamá nooo!. Otra ve lenteja nooo.
- Siii, andapadentroAngelito, anda... (niñolamadrequeteparió).

Y le rebatí con lo peor que se les puede rebatir a las madres andaluzas: una buena pataleta. Así que el castigo no se hizo esperar. Cogió el plato de lentejas en una mano y a su hijo en la otra. Salió de la cocina y atravesó el salón como una corriente de aire invernal. Entramos en el baño y el plato sonó sobre la tapa como todos los truenos juntos de todas las tormentas que estaban por llegar en años venideros... sonó sobre la tapa del váter.

- Cuando yo vuelva no quiero ni una lentaja en er plato. Lo quiero tan blanco, tan limpio y tan brillante como la taza del váter - y a mí llegándome el olor del pollo -. Azín que ya puede empezá a mojá pan.

Las lentejas cogieron el frío de los azulejos blancos demasiado rápido y los golpes de cuchara resonaban el doble. Yo iba por la mitad del plato y mi llanto cuando mi madre apareció por la puerta del cuarto de baño y dijo:

- Bueno ¿qué? ¿Cómo vamo?.
Y yo la miré con dos lágrimas colgando y le dije:
- Mamá, ¿me puede traé un vazito de cazera blanca pa eshá er pan pabajo?.

37 Comentarios | Escribe el tuyo:

Carlota 7/9/08 14:38  

ainsss... angelito.. me has hecho recordar a cada vez que mi madre ponía lengua de vaca :P, me daba igual que fuese con tomate o rebozada, me daba arcadas el sabor, la textura, todo.. puarghhh... así que cuando la llevaba a la playa, ya me ves haciendo hoyos en la arena, y disimuladamente echarla. Mi madre decía a mi tía... "hay que ver, lo bien que le sienta el aire del mar a la niña, que ni le cuesta comerse la lengua..." grr... pero prefería pasar hambre que comerla.. :). Muy bueno el método de mi madre, a la próxima pataleta lo pruebo, vaya! Un besuco

Carlota 7/9/08 14:39  

Perdona... el método de TU madre, jajaa...

veinteañera 7/9/08 14:51  

Ayyy que me has recordado a un chiste que contaba el gran Paco Gandía, el chiste del niño harto de garbanzos... jajaja claro que tu eres el niño jartito de lentejas...espero que no tuvieras el mismo final... ;)

Menudo prenda tenías que estar tu hecho de pequeño niño

Po yo hoy como paellita, si no queré la lenteja te invito :)

Besos Angelito (lo digo por tu nombre no porque lo seas...anda que pobre muchacha!!)

India 7/9/08 16:10  

Jajajajaja q arte por dios!! jajaja de Cádiz tenías que ser jajaja :) Ay que malas las lentejas verdad? jajaja. Me he reído mogollón jeje. Besos de otra andaluza. Muak

Tormenta. 7/9/08 16:58  

Niñooooooo eso no se haceeeeeeee jajaja, es genial en serio Adr, es que ni pintao, cuando hablas de tu gente, de la familia,de tus recuerdos, oufff niño, todaví estoy riendo de verdad, gracias por alegrarme esta tarde del domingo,Eres un Angel, con todas las letras! besos a montón!!!!!!!!.

Luna Carmesi 7/9/08 20:47  

Ahi ahi con el metodo!
jajajaja
Toma lentejas!
:-D
:-P

Besines!

berrendita 7/9/08 21:07  

Jajajajaja, dios mío, que no puedo con mi alma, que me va a dar algo. Qué bastinaso, Angelito. Tú sabe no?

Sublime. Un beso, con cazera blanca pa eshá er pan pabajo, si eso.

Iraunsugue_Eternia 7/9/08 21:48  

Jajajaja que buenooo la última frase, estas madres!!!! Yo también era así de mala y atormentaba a mis primos las tardes de tormenta. Una pequeña venganza para cuando ellos se olvidaban de mí y se iban a coger ranas solos :(

Besos.

Iraunsugue_Eternia 7/9/08 21:48  

Jajajaja que buenooo la última frase, estas madres!!!! Yo también era así de mala y atormentaba a mis primos las tardes de tormenta. Una pequeña venganza para cuando ellos se olvidaban de mí y se iban a coger ranas solos :(

Besos.

AdR 7/9/08 23:31  

Carlota, jajaja, Dios lo de la lengua... mi madre me llega a poner lengua en lugar de lentejas y no sé lo que hubiera pasado... en el váter, la lengua... la taza del... puaaaghh. XD

Besos.

Veinteañera, jajaja, qué arte ("que no comía caliente desde que la calle Sierpes tenía hierba", "se encontró una boina y se fue a Bilbao pa aprovecharla", "opá que vi a largá ¿eh?") XD. Ay, no puedo... no tuve el mismo final, menos mal.

Un prenda de mucho cuidao :) Pásame un plato de esa paella, anda. Bueno, no, te lo cambio por las lentejas, jajaja.

Besos, soñadora.

India, :) De Cai. Ahora las lentejas me las como bien. Resignación se llama eso :) Me alegro que te hayas contagiado de las risas. Besos :)

Tormenta, Bueno, aquí soy un angelito, pero bastante travieso. Ríete, ríete, venga :D Besos.

Luna Carmesí, ahí, qué mal... jajaja. No digas lo de "toma lentejas", que me viene la visión de mi madre cogiendo una cucharada llenita hasta el borde... jajaja. Besos.

Berrendita, lo sé, lo sé. Un bastinaso. Jajaja. Y la de tiempo que hace que no pruebo yo la Casera blanca... oye. :) Besos.

Iraunsugue E., los truenos y relámpagos, el punto débil de algunos. Tú eras como yo, te aprovechabas... :) Es que no saben aguantar una broma, jajaja. Besos

Belén 8/9/08 1:29  

Como es posible, por dios, que las madres están hechas todas bajo el mismo patrón?????

Yo también seré así????? :S la duda me corroe :)

Besicos

P.D me contarás un cuento, adr?

39escalones 8/9/08 8:39  

Los traumas infantiles de la comida... A un pariente mío una vez terminaron por echarle el plato de lentejas por la cabeza...
Un abrazo

Angel 8/9/08 9:54  

Es que te ganaste las lentejas a pulso jajajaaja, que jodio niño jajajaaj.. Tendrías a S contenta la pobrecita...

Magnolia de Acero 8/9/08 10:13  

Muy bueno, ¡qué risa! Y me sigo partiendo con el acento gaditano.
Pásame las lentejas que a mí me encantan. ¡Una vez le pedí a mi madre que me hiciera lentejas para comer durante toda una semana! ¡Qué bestia soy! Jajaja
Un beso fuerte.

Óscar 8/9/08 11:12  

Ese descansillo, esa vecindad, esos olores de platos mezclados, ese costumbrismo que tan bien has trasladado...

Saludos

D-Gen 8/9/08 13:20  

Perdona la expresión: pero qué cabrón eras con la pobre vecina xD

¡Un saludo!

DianNa_ 8/9/08 20:04  

Cada día me parezco más a tu madre!!

Eso les hacía yo el otro día amis niños jejeje "o lentejas o ni agua en todo el día".

Bah!! se enfriaron en la mesa y acabaron comiendo lo que les dio la gana... ya no hay madres como las de antes.

Me he reído un montón, gracias , peque :)

Besitos

Sibyla 8/9/08 20:46  

Pobrecito mi niño que se quedó sin sus "papafritasconpollo"!!!

Todo por ser un niño tan asustónnnnnnnnnnn!

Tu mae se ve que es una mujer con mucha personalidad, u sea "de armas tomar" vaya!

Ha sido muy diver...

Besitos:)

BORJA F. CAAMAÑO 8/9/08 22:24  

Me ha gustado, no se me ocurre mucho más que decir e imagino que eso se debe a que estoy bastante cansado. Horas y horas de trabajo y escritura al terminar.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado, y gracias por seguir visitándome a pesar de mis largas ausencias.

Sara_yooo 8/9/08 22:38  

Jajajaja, qué bueno Angelito!!! Lo que me he reído... Escribes muy bien, así que me pasaré a leerte más a menudo.
Por cierto, la plantilla, una pasada. Nada comparada con las mías, claro está (así igual te pico la curiosidad y hago que te des una vueltecita por mis tres blogs...xD)
Un saludo,
Sara.

AdR 8/9/08 22:51  

Belén, serás así, tiempo al tiempo, XD

Besos.
P.D.: Enga vale, Lentejas (postre) XD

39escalones, uuhhh, pues mira así no se lo tenía que comer :) Yo creo que lo hubiera preferido :) Abrazos.

Ángel, Yo es que era así... no me callaba, jajaja. Y no tuve en cuenta a las lentejas... tanto hierro, tanto hierro... ¡coño, que ahora no soy Iron Man de milagro!.

Abrazos.

Magnolia de Acero, ¿lentejas para toda una semana? ¿Todos los días? Eso para mí es el mismísimo Infierno, vamos. Te cambio mis lentejas por un muslito de pollo con patatas :) Besos.

Óscar, :) y gaditano. Ay, mi madre y su dedo-bate de béisbol... jajaja. Abrazos.

D-Gen, XD Te voy a decir que ella se vengó al año siguiente... me dijo que aquello era jugar a los médicos, y no, no lo era. Jajajaja. Abrazos. P.D.: No hay nada que perdonar.

Dianna, los hijos tampoco son como los de antes. Oblígales a engullir lentejas, sin casera blanca al principio. ¡Yo quiero igualdad de condiciones, favoritismos CERO! XD. Besos, madre.

Sibyla, y así, en ese orden: papafritaconpollo, jajaja. Mi madre es bajita pero la mirada se le enciende y te tienes que quitar de su camino, o encogerte como un osito. Yo tengo mucha habilidad haciéndolo, jajaja.

Besos.

Borja, Lo celebro, que te guste y que trabajes de esa manera, escribiendo. Sigo visitándote, claro :) Abrazos.

Sara, Bienvenida a Scriptoria. Gracias. La plantilla es de BlogCrowds, aunque modificada un poco en la cabecera y algún otro sitio que ya no recuerdo :) Por los 3 no lo sé pero hay uno que se llama historias de una escritora. Llama la atención. Saludos.

HyJ 9/9/08 0:08  

y me pregunto si sigues haciendo honor a tu nombre. June.

Sombras en el corazón 9/9/08 0:38  

¡Uy! de esas creo que tenemos guardados todos en el almacén de los recuerdos.
Y de como el material masticado iba minuto a minuto de un lado a otro de la boca sin decidirse a pasarlo...

Muy gracioso como lo cuentas. Me parece ver a la nena y a tu madre asomando la cabeza :0)

Un abrazo

ISOBEL 9/9/08 1:08  

ves ... no te consiento que hables mal de las lentejas de tu madre, que yo adoro las lentejas, pero lo mio era con el arroz con leche, que no se sabia como... pero algunas veces terminaba en las sabanas recién tendidas,que digo yo... que leches hacían unas sabanas, debajo de una ventana, llenas de gusanos, besitos con sabor a canela.

Bohemia 9/9/08 1:58  

Que gracia y que arte...me resulta tan cercano eze habla y ezas cozas...jejeje...Tu escrito me ha traido a la cabeza a Fernando Quiñones...jajaja

Un besote

PD: Hoy me entretuve leyendo tu perfil y me encanta todo lo que en él pones con sus juegos de posibilidades...

AdR 9/9/08 13:49  

hyj, jajaja. Bueno... es difícil... a veces Ángel, pero muchas otras Demonio, es irremediable. Así que... sí, hago honor :D. Un beso, June.

Sombras en el Corazón, Diooos, sí. Yo le daba tantas vueltas a las lentejas dentro de la boca que a veces parecían que habían salido del pasapurés, jajaja. Que asco, por Dios. ¿Has visto a mi madre asomando la cabeza? ¿A qué acojona? ;) Besos.

Isobel, jajaja. El arroz con leche yo lo devoraba con un placer indescriptible. Un día contaré un recuerdo que tengo, uno muy especial, sobre una de mis abuelas y el arroz con leche que hacía :) Y los olores... esa canela, uf. Besos.

Bohemia, ¿tú zabe bien de lo que te hablo verdá, shiquilla? :D

Uy, ¿a Fernando Quiñones? ze me zuben los colore. Gracias.

Besos.
P.D.: siempre lo estoy modificando, añadiendo cosas, es que me gustan tantas que no van a caber, y acabo por dejarlo :) Pero sí, me gustan los juegos de posibilidades.

Juanjo 9/9/08 23:29  

Si es que las madres saben latín. Me ha encantado el relato.

AdR 10/9/08 22:12  

Juanjo, la mía sabe griego también, pero la tía no se queda ahí, no, no.

Sabe:
Buriato
Kirundi
Ingusetio
Lingala
Chuvasio
Gagauzo
Patois
...

Jajajaja, pero para las lentejas siempre usa una frase en castellano que no le falla:
"Te las vas a comer por cojones"

Abrazos

Tesa 11/9/08 8:10  

Cuando era pequeña me daban un asco tremendo. Y no te cuento, los garbanzos del cocido.
Ahora, sin embargo, aprecio que las lentejas de mi madre (mi madre es ya muy viejita) son las mejores del mundo y cuando como en su casa, le pido que me las haga.

dintel 11/9/08 9:12  

Que sepas que de pequeño sufrías maltratos psicolentejeros. ;)

berrendita 11/9/08 11:24  

El otro día hizo hubo un tormentón impresionante por la noche. Y comí lentejas. Me acordé de ti, claro. :)

p.d. ¡¡ostias!! Quiñones??? pérate, que saco el pañuelo pa de llorá. ;) Besito.

AdR 12/9/08 11:18  

Tesa, Uuuhhh, los garbanzos del cocido, sí. A mí también, ahora ya no, pero no sé qué me ha pasado con las legumbres, oye :) Yo ahora... hay días en que me como las lentejas como si fueran agua, o casi. Pero es que no sé cómo explicarlo... a mi madre se le ha quedado eso de: "¡Mañana! ¡Lentejas!" (lo anuncia así). Y a mí se me ha quedado por inercia decir: "¡Ofuuuuú!" :D Besos.

Dintel, di que sí pero... ¿y lo bien que queda haber tenido la experiencia y comprobar que he salido "bien" ("bien loco y más payaso de todo aquello")?, jajaja. Tendré que ir al psicólogo para que me lo mire, jajaja. Besos.

Berrendita, Tormentón y Lentejas, eso es algo ya incompatible para mí :)

P.D.: Yo ya he llorao :) Besos.

Σ=o) Pau 19/9/08 8:32  

jajajaja ya me imagino tu cara juuu maaa qué lindo! y qué malo con la shiquilla no? Hasta de pequeñito tu acento es dulce, si S. hubiera sido yo te diría "huichi o lerolero" jejeje (que es como bromearte al decirte no me asustas con sacada de lengua y todo :P) porque mi madre nos enseño que cuando habían relámpagos era porque Dios estaba probando las luces del cielo y cuando eran truenos era porque estaba moviendo el piano así disfruto hasta el día de hoy las tormentas :D

Las lentejas contigo son como mafalda y la sopa jajaja pero uf! menos mal yo nunca las comi en el baño que tortura poeshito! así te las comías hasta con palitos una por una con tu ma tras la puerta :) pero creo que hoy no solo al comerlas, sino al escribirlas aquí lo que antes te parecía tedioso hoy es maravilloso, se siente :)

Muchos besos ronroneados

Σ=o) Pau 19/9/08 8:42  

pd: disculpa mi demora Ángel, no tenido días buenos y me ha costado escribir y llegar, sentir lo que leo, yo alegaba porque te ibas y al ritmo que vas uf! me has superado e impresionao con las piernas que te vi de pasada mmm... ya disfrutaré :) jejeje voy de apoco ya? eso si pero disfrutando a concho cada palabra, eres un verdadero oasis en mis tristezas :) gracias!
un abrazo y muchos besos ronroneaos

AdR 20/9/08 20:44  

Pau, "huichi o lerolero" :) vaya palabros. Eso que te dijo tu madre sobre las tormentas es del todo cierto ;) Qué bueno lo de Mafalda :)

Cuídate, y ve a tu ritmo, que siempre es el mejor. Recuérdalo.

Besos

verdial 23/9/08 19:47  

Por Dios, cuánta ternura se desprenden por tus palabras a pesar de la reprimenda y el castigo.
Sabes, hay ocasiones en las que aunque se esté formando la de troya, se palma el buen ambiete, el amor, el cariño, y sobre todo, las "guena gente".

Un abrazo

AdR 30/9/08 20:04  

Verdial, es eso :) El cariño ha estado presente hasta en las llamaradas en los ojos azabache de mi madre :) Todavía me da miedo recordarlo, fítetu, jajaja.

Besos :)