... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

El Don de los Actos y las Palabras

(Esto es para Sosó. Porque siempre me hace reír)

fuente foto: google.

- ¿Tú eres consciente del poder que tienes, loco? - me preguntó risueña.
- Yo no tengo ningún poder, payasa - dije sonriendo.
- Sí que lo tienes, un don con las palabras. Haces sentir... cosas.
- Pero tú me dijiste una vez que lo más importante en la relación con las personas son los actos que realizamos por ellas. Que las palabras embaucan y luego... se las lleva el viento. Incluso las escritas - continué-. Así que... tengo que aprender a no creer solo en las palabras que me dicen.
- Eso es - dijo.

Luego hubo un silencio en el que ambos recordamos historias por separado, historias que nunca nos habíamos contado. Después ella siguió:

- ¿Te acuerdas de cuando me dijiste que te describiera lo que sentía al oler el papel?.
- Claro. Es lo que a mí me gusta hacer cuando voy a mi papelería favorita - afirmé.
- Me dijiste: "Sosó, primero paso mis dedos sobre el pliego, a unos milímetros, sin tocarlo. Luego me inclino y aspiro el olor que desprende. Así sé si es para mí".
- Sí. Al día siguiente tú probaste en la papelería donde trabajas y me dijiste que sólo te olía a madera.
- Sí - sonrió-, ya te dije que soy muy mala con las palabras. Tú nunca me contaste a qué te olía el papel.
- Es verdad. Nunca te lo dije - concluí.

Pasaron los días y ella decoraba una vitrina de la papelería donde trabaja. Al colocar una pluma ella pensó que era ideal para mí. Cuando volvimos a hablar Sosó me contó eso, y yo le dije que esa pluma era muy elegante.

- No te la he descrito. Es del color del bronce, y cuando le da la luz despide destellos como el champagne. ¿Cómo sabías que era elegante? - preguntó.
- Porque he podido ver cómo colocabas con mimo esa pluma. Tu mano, tus dedos suaves y temblorosos de cuidado al depositarla.

(Sosó, el papel me huele a esas palabras que me faltan para describir tu don: el de los actos que realizas por las personas que amas)

Ahora escuchando: Feist - My Moon, My Man

-.-

Mi amiga Ayshane ha condecorado a Scriptoria con el premio Blog de Oro. Tengo que elegir cinco blogs. Esta vez he querido elegir unas cuantas bitácoras veteranas y que llevo mucho tiempo leyendo. Son estas:

-Que 20 años no es nada
-El Desván de Luna
-Milonga Sureña
-Arcángel Mirón
-Verde Oscuro

27 Comentarios | Escribe el tuyo:

Ulysses 20/8/08 20:20  

Que buena ilustración has escogido. Lo que no se cuenta es a veces mas importante que lo que se dice


Saludos

Milya 20/8/08 20:42  

Hola como andas? paso por tu blog, esta muy bueno pasate por el mio así te agrego en mis blogs amigos un abrazo

http://fueradecontrol666.blogspot.com/

Ayshane 20/8/08 21:17  

Es todo perfecto, tus letras y la imagen...

Como siempre genial... mi querido escritor...

Como imaginarás te mereces cualquier premio...

Besitos guapo!!!

Tamaruca 20/8/08 21:28  

Qué dedicatoria tan absolutamente preciosa...






¿Puédes sentir a través de este simple comentario cómo sonrío mientras imagino a Sosó con su pluma?

Angel 20/8/08 22:37  

Y a que te huele el papel?? Ahora me has dejado en ascuas... ejejej..

Iraunsugue_Eternia 20/8/08 23:04  

La primera conversación con tu amiga me ha robado una sonrisa, porque esa misma conversación la he tenido infinidad de veces con mi mejor amiga…es gracioso porque ella también me dice que me fíe de los gestos y no de las palabras, que siempre tiendo a fiarme más de ellas.

¿A que huele el papel? Para mí, el mío, el que siente y sobre el que trazo las sílabas, a veces a bosque y naturaleza, otras a ciudad, ruido, nostalgia, muchas a besos que se fueron, a los que llegan, huelen a gente, a pasado y futuro, pero siempre a letras y sueños.

Besos.

ISOBEL 20/8/08 23:17  

cuando las cosas no son lo que son, mas bien lo que sentimos o imaginamos, que maravilla, un abrazo

Belén 20/8/08 23:47  

A mi me gusta esnifar directamente...

Besicos

emma woodhouse 21/8/08 0:05  

No sé como te las apañas, truhán, pero me acabas robando siempre una sonrisa pillina y embobada...


Besines jefazo

DianNa_ 21/8/08 0:40  

A qué huele el papel? humm... a emociones presentes y futuras y algunos a pasado :)

Felicidades por tu premio, peque :)

Besitos, amigo

Tormenta. 21/8/08 2:21  

Que difícil es a veces describir una olor, sobre todo, cuando gusta.. o eso creo.
Yo antes pensaba que las palabras se las llevaba el viento,pero con el tiempo me di cuenta, que no siempre es así.Al final, cuenta lo que hacemos, tal vez sea eso, y tú nos regalas estos momentos..que son geniales, Ergo,como me gusta verte por aquí.
Besos,niño, bien daos.

Raúl 21/8/08 3:13  

Siendo sinceros, es cierto; las palabras son siempre instrumento embaucador. Siempre. Doy fe.

dintel 21/8/08 8:51  

Yo huelo los libros, el papel, el vino y la comida cuando cocino...

Felicidades por el premio.

berrendita 21/8/08 10:56  

Precioso, hombre sin tildes. Me encanta esa idea de que sabemos qué papel es para nosotros por el olor. Vengo a verte desde una fábrica de sueños. Te enlazaré junto a los fabricantes. Y seguiré visitándote, si me dejas.

Un abrazo.

veinteañera 21/8/08 13:48  

"Cuando las palabras están cargadas de simbolismo se convierten en actos por si mismas"
Sosó es muy buena describiendo con sus actos, y tu eres muy bueno describiendo con tus palabras^^

Besos traductor

Ps: gracias por el premio^^, blog de oro, con lo olímpica que estoy yo ultimamente. Yo te daría el premio al blog de bronce pero ese ya te lo ha otorgado Sosó. Así que te lo agradezco concediéndote la plata que te falta^^ XD

Arcángel Mirón 21/8/08 16:26  

Che, me gusta lo de bitácora veterana, gracias!

:)

El papel huele a cosas prometidas.

Lobadiz 21/8/08 18:50  

Tus palabras no se las lleva el viento, quedan grabadas con esa pluma tan elegante en la cabeza de todos los que te leemos :)

Un saludo

Aiutami, Schopenhauer!!!!!! 21/8/08 20:52  

esta frase sobre los filósofos me ha hecho sonreír. Muy bueno el cuento, logras evocar sensaciones delicadas, proyectar una atmósfera casi de sueño, de cristal. Sin embargo, la conexión entre las fases temporales del cuento no son muy fluidas.
Perdón.
Simplemente pasaba aquí, es la primera vez que entro, y la primera cosa que leo...con calma, sumergiéndome en tus palabras.
Muchas gracias.
C.

AdR 21/8/08 22:25  

Ulysses, Bienvenido a Scriptoria. Cuando vi la foto me dije: "Es ésta. Idónea" :) Gracias y un abrazo.

Milya, Bienvenida a Scriptoria, por mi parte me puedes enlazar, claro. Tienes un blog con mucha música :) Gracias y un saludo.

Ayshane, gracias :) Espero seguir así mucho tiempo, pero, sobre todo, espero que sigáis pasando por este escritorio. Besos y gracias por el premio :)

Tamaruca, lo puedo ver, sí. Una sonrisa así :)

;) Besos.

Ángel, :) A cosas que no se pueden expresar con palabras escritas. Un abrazo.

Iraunsugue E., y, ahora llevándolo al ámbito de las relaciones (y no de amigos) diré que está muy jodida la cosa. A veces ahí hasta los gestos cambian. Estamos llenos de ambigüedades... ¡y yo con estos pelos! :) Besos

P.D.: siempre a letras y sueños, muy bello.

Isobel, maravilla que te pases por aquí y me dejes tus palabras :) Besos.

Belén, ¡Ése era el verbo! :D Es que no me ha salido, pero siiií, yo esnifo Belén, estoy enganchado. Besos.

Emma W., ya era hora de alguna sonrisa ¿no?. Que dure. ¡Has cambiado tu foto! Besos.

Dianna, gracias :) Huele a todo lo que queramos ¿verdad? Huele a tantas cosas que a veces me olvido de mi propio aroma. Besos.

Tormenta, tienes razón, es mejor sentirlo. Sí que cuenta más los actos, lo que cada uno hacemos por los demás, pero más aún por nosotros mismos. A mí también me gusta verte por aquí. Besos.

Raúl, yo también doy fe. Totalmente. Un abrazo.

Dintel, gracias :) Olfateamos lo mismo entonces, aunque te tengo que contar un secreto: he dejado de cocinar tanto. Besos.

Berrendita, Bienvenida a Scriptoria. ¡Vaya entrada! llamándome Hombre Sin Tildes :) Por supuesto que dejo que hurgues en el Escritorio cada vez que desees. Echaré un vistazo a tu fábrica, esto también lo bauticé así. Puedes enlazarme, claro. Un abrazo.

Veinteañera, Eso es complementar. Las dos caras de la moneda. ¿Tú sabes convertir en simbolismo las palabras? Vaya pregunta tonta... sólo hace falta leerte. Besos, soñadora.

P.D.: Merecido lo tienes. Me enfundo mi maillot de plata, que me gustan mucho las bicis :)

Arcángel Mirón, a cosas prometidas, qué grande :) Merecido lo tienes :) Besos.

Lobadiz, uy, gracias, ojalá siempre se quedasen grabadas, ni siquiera las escritas a veces, mira lo que le pasó al Hombre Muerto. Besos

Aiutami, Bienvenido a Scriptoria, la de Somerset que encabeza a los comments :) Me he perdido en las fases temporales que has abierto :) Lo leeré de nuevo, gracias a ti por esa crítica, de veras. Pásate cuando quieras :). Un saludo

Σ=o) Pau 21/8/08 23:08  

Son las palabras las embaucadoras o nuestros oídos los que se dejan embobar por ellas y escuchamos lo que queremos oir ya sea cuando estamos tristes o alegres?
Cuando no podemos decirlas las ponemos en papel y éste conserva cada lágrima, beso, gesto o mirada que diste o soñaste y ese aroma te hace sentir vivo y te dan ganas de soñar :)
Me encanta verte sonreir, por lo menos así huele este post ;)

Muchos besos ronroneados
pd: blog y corazón de oro, felicidades :)

India 21/8/08 23:56  

Una vez, un compañero de fatigas blogueras, al despedirme de un antiguo blog, me dedicó un post muy bonito que venía a decir más o menos lo que tú dices en este post... Que "somos palabras"... Y que me iban a recordar siempre por esas huellas en forma de palabras que allí dejé...

Cada vez que veo la palabra "palabras" me acuerdo de ese antiguo compañero y sonrio agradecida...

Gracias por hacerme sonreir. Un beso

Nayuribe 22/8/08 7:08  

De verdad me encantan tus historias, usas palabras tan sencillas pero a la vez inusuales que me hacen pensar que de verdad dos personas conversan, pero tiene un algo extracotidiano...
besos

verdial 23/8/08 9:52  

De tus letras se desprende una amistad totamente compenetrada, todo un lujo en los tiempos que corren.

El olor del papel es único. Me encanta y me gusta que lo hayas sacado en esta entrada. Oler a papel es oler a sabiduría.

Un millón de gracias por el premio que me otorgas y un fuerte abrazo para tí.

verdial 23/8/08 9:52  

De tus letras se desprende una amistad totamente compenetrada, todo un lujo en los tiempos que corren.

El olor del papel es único. Me encanta y me gusta que lo hayas sacado en esta entrada. Oler a papel es oler a sabiduría.

Un millón de gracias por el premio que me otorgas y un fuerte abrazo para tí.

AdR 23/8/08 11:53  

Pau, también son los oídos los que nos fallan a veces, sí que es posible. Huele a sonrisa y a amistad :) Besos.
P.D.: gracias por el doble halago dorado :)

India, :) gracias por contar esa historia. Y es verdad, aquí en este mundo somos palabras, se leen, se disfrutan, y luego se van o se quedan, unas más que otras.

Estarás sonriendo todo el día :) Eso me alegra. Besos.

Nayuribe, Sí, me gusta que hayas usado esa palabra: extracotidiano. Tiene ese ingrediente, me gusta darle ese toque entre lo real y lo fantasioso, pero verdadero. Besos

Verdial, Enhorabuena amiga :) Me haces pasar muy buenos momentos en tu blog. El olor a papel está en cada entrada, casi. Pero aparecerá en muchas más (futuras, claro). Besos

Óscar Delgado Barrientos 23/8/08 20:13  

Me ha gustado mucho.

¿Qué porcentaje de la sociedad olerá las páginas de los libros, los dípticos publicitarios, los cuadernos nuevos, los catálogos de empresa?

Yo también huelo el papel, y me da igual quién esté delante o si el protocolo lo desaconseja.

Por cierto, vaya suerte para la persona que trabaja en una papelería, con ese conglomerado de olores evocadores de momentos oportunos e inoportunos de la vida.

Saludos.

AdR 26/8/08 20:23  

Óscar, yo creo que ese porcentaje es muy alto, se lo dejamos a los estadistas, :)

A mí también me da igual, una vez mi madre me dijo: "Niño, ¿qué haces metiendo la nariz ahí?". "Déjame. Es un vicio que tengo, mama".

Sí, Sosó tiene la suerte que algunos no tenemos :)

Un abrazo.