... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Autopista Hacia El Cielo

Las primeras veces que bajaba a Cádiz en autobús, hace muchos años, me gustaba oír esta canción:



Empieza diciendo: Hay una doncella que asegura que todo lo que brilla es oro, y está comprando una autopista hacia el cielo.

Y para mí esa doncella es mi ciudad, que me compra el camino a mi casa cada vez que quiero. Aunque en la canción la doncella sea otra cosa. Pero para mí todo es lo que tú quieras que sea en cada momento.

Hacía tiempo que no bajaba en autobús a Cádiz. Y el viernes pasado lo hice solo, y volví a oir esa canción. Mis padres me estarían esperando en la parada y al bajarme mi madre me daría un abrazo y los besos que se ha guardado desde las últimas Navidades. El autobús llegó y no estaban. Es la primera vez que no llegaban a tiempo a esperarme. De modo que me quedé allí de pie, de noche, hasta que apareció el Renault de mi padre.

- ¿Conduces tú?
- No, papá, llévame tú.

Y al llegar me bajé con mi madre y él se quedó aparcando, los naranjos de la calle se balanceaban azotados por el viento, y en el portal del número 1 se arremolinaban unas bolsas y papeles; y un buen montón de arena de la playa cercana. Eso ocurre muchos días al año. Que el viento trae a tu puerta cosas que no quieres o no has pedido.

- Llevamos con este levante más de una semana. No para.

Y mientras subíamos ella me preguntó:

- ¿Quieres un platito de puchero? (allí le llamamos así a la sopa de fideos)

(Silencio)

- Hijo, he hecho puchero ¿quieres?.
- Ah, sí, mamá. Mi hermana se queda a dormir ¿verdad? Me tengo que ir al otro piso. Aquí no hay camas.
- Sí hay, nos hemos traído tu cama... esa que el somier hace tanto ruido. La hemos puesto en tu cuarto.

... Y una vez en la cocina yo me senté a la mesa a cenar mientras veía a mi madre recoger y hablarme de muchas cosas. Luego llegó mi hermana y nos dimos unos besos. Las dos se quedaron mirando cómo me acababa el plato, me miraron como si yo hubiera vuelto de un viaje de años.

Al entrar en mi cuarto vi la cama allí. Y mi madre y mi hermana la empezaron a vestir para mí con sábanas limpias y bien planchadas. Me quedé en la puerta viendo cómo se movían sus manos, guiadas por el ritmo y las caricias en el aire que sólo ellas saben darles.

- Seguro que no has traído pijama. Aquí tienes uno de tu padre. Está un poco viejo, pero al menos te abrigará.

Salieron. Me desnudé y me lo puse. Miré a mi alrededor y tuve esa sensación...
... que por mi cuarto no parecían haber pasado los últimos siete años... Y que volvía a estar en casa.

30 Comentarios | Escribe el tuyo:

pati 17/2/08 17:32  

Sí, así nos dan la bienvenida ...

Aloja este deleitoso recibimiento en tu memoria y haz uso de él en tiempos venideros.

Los próximos pasos serán nuevos, frescos y en esas huellas de vuelta es donde la memoria no debería hacerte trampas.

Besos.

Esther 17/2/08 17:36  

Vaya..sí, que agradable es cuando llegas a casa, las olores,los recuerdos es como si fuera ayer.
Y Viajar en autobús,hace tantos años que no voy en él, pero llega a ser hasta divertido...

Estas dosis de visitas a Cádiz te van bien..me alegro,un beso guapo.

Belén 17/2/08 18:47  

Haciéndote la cama????

jajajajaja!!! perdona me salio la vena feminista, jajajajja!!! perdona

Me alegro que aún puedas irte a casa de tus padres y los disfrutes nene...

Besos!

BORJA F. CAAMAÑO 17/2/08 21:20  

Un saludo hermano.

Decirte que este relato es de lo mejor que he leido últimamente... y puede que algo más allá. Me ha recordado mucho a las narraciones de Raymond Carver. Si no lo conoces lee algo de él.

Por otro lado una sugerencia, de toda buena fé, y con la esperanza de que no la malinterpretes:

-"Y al llegar me bajé con mi madre y él se quedó aparcando, los naranjos de la calle se balanceaban azotados por el viento, y en el portal del número 1 se arremolinaban unas bolsas y papeles; y un buen montón de arena de la playa cercana. Eso ocurre muchos días al año. Que el viento trae a tu puerta cosas que no quieres o no has pedido."

Interesante construcción y un final glorioso para el párrafo... realmente lo es. Pero hay un punto a valorar; si tratabas de crear una enumeración con rapidez, deberías sopesar que la descripción de los naranjos (que resulta muy literaria) hace perder ritmo a la narración y te rompe la enumeración. Por otro lado no alcanzo a comprender el porqué de utilizar el "punto y coma"... tal vez sea yo el equivocado cuando lo utilizo cómo sustitutivo del "puesto que". De todos modos yo pondría una nueva coma o incluso un punto.

Por todo lo demás sigue así... y comienza a borrar eso de frustrado; creo que no lo eres ya que se ve cierto nivel.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

BORJA F. CAAMAÑO 17/2/08 21:20  

Un saludo hermano.

Decirte que este relato es de lo mejor que he leido últimamente... y puede que algo más allá. Me ha recordado mucho a las narraciones de Raymond Carver. Si no lo conoces lee algo de él.

Por otro lado una sugerencia, de toda buena fé, y con la esperanza de que no la malinterpretes:

-"Y al llegar me bajé con mi madre y él se quedó aparcando, los naranjos de la calle se balanceaban azotados por el viento, y en el portal del número 1 se arremolinaban unas bolsas y papeles; y un buen montón de arena de la playa cercana. Eso ocurre muchos días al año. Que el viento trae a tu puerta cosas que no quieres o no has pedido."

Interesante construcción y un final glorioso para el párrafo... realmente lo es. Pero hay un punto a valorar; si tratabas de crear una enumeración con rapidez, deberías sopesar que la descripción de los naranjos (que resulta muy literaria) hace perder ritmo a la narración y te rompe la enumeración. Por otro lado no alcanzo a comprender el porqué de utilizar el "punto y coma"... tal vez sea yo el equivocado cuando lo utilizo cómo sustitutivo del "puesto que". De todos modos yo pondría una nueva coma o incluso un punto.

Por todo lo demás sigue así... y comienza a borrar eso de frustrado; creo que no lo eres ya que se ve cierto nivel.

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

Luna Carmesi 17/2/08 21:39  

Estoy entusiasma con el relato... Y quisiera ser original en este comentario.
Narracion... me narras y yo disfruto.
Narracion ... debe ser buena palabra esta.

Genial guapo. Genial.
Besos.

santiago 17/2/08 22:27  

una sensación maravillosa, me has hecho sentir lo mismo, que no sentía hace 6 años(mis padres murieron), cuando iba a su casa, me tenía el cuarto igual, y una buena tortilla de patatas, que sabía que eme encantaba.
amigo, gracias a ti he vivido viejos recuerdos.
saludos

ISOBEL 18/2/08 0:10  

una sopita y olor a sabanas límpias... eso es el hogar, anda que no estas tu mimao ni na, besitos.

Montse 18/2/08 8:44  

Que bonita esa sensacion! al margen de la de volver a tu tierra y a tu casa. Esta la de volver a ser un poco pequeño y que te cuiden , con lo que apetece ser mayor cuando eres un crio y luego en el fondo lo echas de menos.
Un beso

39escalones 18/2/08 8:46  

Según dicen, el olfato y el oído son las dos puertas de la nostalgia. No me extraña, porque la canción es absolutamente evocadora. Buena manera de expresar sensaciones paralelas, las personales y las que transmite una canción sobresaliente.
Un abrazo

Angel 18/2/08 9:55  

Tiene que ser todo un encuentro de sensaciones volver a casa después de algo de tiempo, aunque solo sea por unos días. Nunca he experimentado esa situación.

Sonámbula 18/2/08 10:24  

A veces no hay nada mejor que dejarse cuidar por aquellos que lo han hecho durante tanto tiempo, como lo hacen las madres. Y llegas a tu casa, y parece que vuelves a la niñez, rodeado por esa extraña candidez que te hace sentir seguro.

O eso em dice tu relato mezclado con mis sentimientos cuando vuelvo a casa de mis padres.

Besos

Mariano Zurdo 18/2/08 11:25  

La sensación de regresar al hogar lejano tiene que ser muy potente, especialmente si el hogar no deja de serlo a pesar de los años.
Un abrazo zurdo y besitos/azos.

DianNa_ 18/2/08 11:27  

Claro que te conozco, de toda la vida, pones tu alma al descubierto y yo encontré el camino.
Tu escribes y yo lo "veo", tan preciso y tan vívido que para mi es real.
Yo me entiendo, me entiendes tú??
Besos XXL

veinteañera 18/2/08 12:42  

Y el olor de esas sábanas...ummm
Yo lo recuerdo muy bien, cuando en mi caso mis abuelos me recogían en la estación y al llegar a casa las descolgábamos de las cuerdas y al estirarlas para hacer la cama...olían tan bien.

Son las pequeñas cosas que hacen que siempre queramos regresar.

En un viaje tan largo te daría tiempo a escuchar todos los discos del mundo...Pásate al Altaria hombre ;)

Besitos veinteañeros^^

Sureña 18/2/08 13:00  

Y te sentías como un rey...,claro no me extraña...¡qué bien te cuidan! pero es que no es para menos.

¡Qué gustazo dan esos reencuentros!

Besos!!

Trini 18/2/08 13:28  

Scrip, porqué las madres del sur, siempre reciben al hij@, vengan de donde vuelvan, con un plato de puchero?... Eso es así siempre, verdad??
Ah, y con yerbabuena, sino no vale jajajaja
Me ha emocionado tu relato, es tan vívido.


Un abrazo

dintel 18/2/08 16:30  

Si supiera inglés escribiría algo así como "home sweet home".

Óscar 18/2/08 18:03  

Me quedo con la llegada a la estación. Genial.

Saludos

Arcángel Mirón 18/2/08 19:17  

A veces la nostalgia es un cuchillo afilado.

AdR 18/2/08 19:20  

Pati, alojado queda, he seguido tu recomendación. Y he decidido ponerlo junto a uno que tengo de pequeño. Uno que aún no he escrito. No debería hacerme trampas la memoria... pero es que a veces es tan delicioso caer en ellas :) Besos, y gracias.

Esther, es divertido... pero uno ya no está para mucho trote en autobús :) Lo que ocurre es que esta vez era necesario que fuese así. Besos

Belén, cashoperra XD Que sepas que yo hago la cama todos los días, pero como mi madre y mi hermana... es imposible :) Besos

Borja, Le echo un vistazo a Raymond Carver. Lo mío con el punto y coma es un vicio :), lo pongo y no me fijo si va bien o no. Supongo que en algunos momentos necesitaré un corrector de puntuaciones.

Yo creo que los naranjos de mi calle están bien ahí, de verdad. No me quites los naranjos, hombre :P, aunque rompan la enumeración.

Buscaré una palabra para sustituir a frustrado. Estoy en ello :) Un abrazo y gracias por todo.

Luna, Narración: lo que tú ves detrás de cada una de mis palabras y yo nunca te digo. Lo que yo puedo ver tras tus palabras y siempre me callo :) Gracias, es un placer tenerte por aquí. Besos.

Santiago, las gracias te las tengo que dar yo por potenciar así mi escrito. Un abrazo.

Isobel, :) Pero no te engañes, yo soy muy amo de casa, lo que pasa es que cuando voy allí me "rindo" (no ni ná). Besos

Montse, es eso, es volver a tener un buen puñado de años menos. Y necesitaba eso, que me tratasen así por unos momentos. Besos.

39escalones, gracias, la canción tenía que ser esa, no hay otra que evoque para mí tan fuerte y alto. Abrazos.

Ángel, yo muchas veces, y esta vez es la que la he sentido más hondo :) Abrazos

Sonámbula, "sentirse seguro", has sabido leer tras las palabras que he escrito. Sólo te puedo decir eso, eso y gracias. Besos.

Mariano, potente y necesario. Así lo veo. Abrazos :)

Dianna, ver lo que se escribe es difícil. No sé cómo lo haces pero consigues verlo todo. Besos.

Veinteañera, me he pasado al avión incluso, :) de veras. Pero esta vez necesitaba el autobús, necesitaba bajar lento y que durase mucho tiempo. Besos.

Sureña, y tengo unos tuppers de mi madre en la nevera que no tienen precio. :) Besos.

Trini, es así. Sí, sí. Lo del puchero. Es como una tradición en muchas familias. Y mi madre me conoce, y sabe que no lo como igual en Madrid. Besos.

Dintel, pues ya lo has escrito :) Gracias, besos.

Óscar, gracias, amigo. Abrazos.

Arcángel, yo no puedo vivir sin ella, aunque me corte las manos, el pecho, los hombros... pero la tengo que abrazar. Besos

Esther 18/2/08 20:29  

Adr..Sí bueno, ir en autobús no es una comodidad digamos..está vez porque no hubo otra,pero no está mal..hay que variar..depende como lo mires.

Un beso guapo.

PD;por cierto espero que no te moleste,te puse en mis enlaces,ya que me gustaría tenerte bien a mano.

Argan 18/2/08 20:36  

Buáaaa, esa vuelta a casa... ese puchero, esas sábanas, ese levante con el que te ha recibido el sur... no hay nada como estar en casa.

Y que bueno saberlo apreciar!!!

Un abrazo.

Inaicool 19/2/08 1:50  

Muy bueno, si señor!! AdR... tu en tu linea de exitazos..., me encanta tu escritura!

Aunque cuando leí el título francamente pensé, que iba relacionado con el post anterior y que te había entrado la vena sensible ypuesto a retroceder en el tiempo, te acordaste de esa fantástica serie de nuestra más tierna infancia "autopista hacia el cielo"

bEsOs!

Evinchi 19/2/08 11:08  

Otra vez sin palabras...

ays, esa sensación, tantas veces, joooooooo.

Gracias.

Muaaaaaaaaaaaaaas.

DianNa_ 19/2/08 12:22  

Se te olvida que soy bruja ehhh!!
Besos de Martes^^

emma woodhouse 19/2/08 18:02  

Tu actualizando y yo en babiaaaaaaaa
Dioooooooooos que mal estoy....

Como siempre.... genial....

Pero... plagiando título de serie de tv... no pue ze' jefe.....


besotes!

AdR 20/2/08 9:32  

Esther, ¿como me va a molestar estar entre tus enlaces? :P Te pongo a mano tambien que tengo que actualizar mi listado de blogs que leo :) Besos.

Argan, ¿A que tu tambien has saboreado ese pucherito a la vuelta de algun viaje? No hace falta que contestes :) Como si lo viera... Si es que el viento de la Bahia... es lo que tiene :) Un abrazo.

InaiCool, Que va ,mujer, nada de la serie de TV, es la traduccion directa de la cancion de Led Zeppelin. La que me ha ayudado a darle titulo a este post, que no sabia como ponerle :) Yo la vena sensible la tengo siempre, jamia.
BeS.O.S

Evinchi, :D Po na shiquilla, po otra vez sin palabras, ea. :D Gracias por pasearte por aqui. Besos

Dianna, y presidenta, y presidenta :) Besos

Emma, No te preocupes, ¡pero si yo estoy en la Luna y me paso por tu casa cada 3 dias por lo menos! Tu pasate por aqui cuando quieras, mujer. Plagiando titulo de tema de Led Zeppelin :) Gracias, besitos.

Ispilatze 20/2/08 22:12  

Lo que demuestra que, además de con los ojos, hay que pasear el mundo con los oídos biennnn abiertos.
O te pierdes delicias como ésta.

Claro que... la delicia está en tu pluma, adr. Si no... lo mismo no es lo mismo...

(un gustazo más. Gracias)

AdR 21/2/08 19:40  

Ispilatze, pero lo de la delicia con los oídos... ¿lo dices por la canción de Led Zeppelin? :)

Besos, y gracias a ti.