... Y la chica regresaba al bosque a oír historias, a veces nevaba, a veces llovía, y en aquellas tardes sus ojos se volvían de un gris tan claro que en ocasiones parecían blancos.

-Piedra y la chica de ojos azules-

Obsesión

Hace 10 años escribí este relato corto. Los que lo leyeron no llegaron a entenderlo. Así que comencé a sospechar que eso se debía a que estaba mal escrito, claro. Como ahora tengo este blog he decidido publicarlo aquí (tal y como lo dejé en 1997) y que me déis vuestra opinión.

Lo quise hacer un relato-adivinanza pero me salió un tanto enrevesado o "paranoico". Simplemente habría que responder a estas preguntas:

1) ¿Cuántos personajes hay en el relato?
2) ¿Dónde está(n)?

El relato no es nada del otro mundo, sólo un divertimento.

Pondré la respuesta (si nadie lo ha adivinado) el lunes 5 de Noviembre en los comentarios a este post. Estos días me voy a hacer una ruta artística y gastronómica por Castilla y León ;)

Pasadlo bien.

OBSESION

- Conocí a Marta en uno de esos cabarets a los que acuden algunos tipos para eliminar su estrés tras una dura jornada de trabajo, algún que otro borracho impertinente y los curiosos que, como yo, se sienten atraídos por el sorprendente cartel anunciador del espectáculo.

“Quizás por lo mismo está ahora aquí, sentado, aunque, para mal, no es curiosidad lo que le ha movido sino más bien la más turbada locura que casi ciega sus cinco sentidos.”

- Era maravillosa. La tenue y parpadeante luz azul del cartel de “MARCO´S”, que bañaba el dormitorio de mi apartamento, recortaba sus sensuales curvas proyectando sobre mí la sombra del esbelto cuerpo que pronto sería mío.

“Me pareció que el ver los relucientes trajes le hizo recordar más detalles.”

- Mi mirada cruzaba la habitación y se paraba en su picardía rojo que se deslizaba por su piel, raudo como el movimiento de alas de mil mariposas malvas, y que caía al suelo, con el brillante centelleo de sus lentejuelas.
>Entonces venía hacia mí y era cuando podía contemplarla en todo su esplendor y belleza: sus largas piernas, sus tiernos senos, su ondulada y oscura melena... pero antes había recogido el picardía y lo traía en la mano como el valeroso hombre que se acerca con aires de victoria, y temor ninguno, a las armas de la bestia.

“Ahora sí, era evidente que comenzaba a hacer comparaciones con lo que estábamos presenciando.”

- Pero no, esta vez el animal no volvería a ser yo. No obstante, seguí su juego, el que siempre me proponía sin vacilaciones, y disfrutaba haciéndole creer que era ella, y no yo, quien llevaba las riendas.

“Sus ojos cayeron sobre el recién salido jinete en el instante en que pronunciaba la última palabra.”

- En el aire flotaba, envolviéndome, el embriagador perfume de su prenda. Sus rojos labios recorrieron mi cuerpo erizándome el cabello y acariciaron orejas, frente, ojos y cara hasta llegar a mi boca donde su lengua, húmeda y cargada de licor, irrumpía serpenteando entre mis dientes. >Luego, lo de siempre, sus jadeos se tornaban intensos y yo, excitado, pellizcaba sus endurecidos pezones, sonrosados como los de una dulce e inocente niña.

“El espectáculo llegaba a su fin y, al parecer, su historia también.”

- Ya lo había hecho con muchas otras pero Marta no era como las demás, con ella era especial. Aunque no por eso iba a acabar de distinta forma que todas. Al amanecer su pelo de azabache salpicado por la muerte se esparciría por el suelo, su perdida mirada jamás volvería a recuperar su rumbo, y la sugerente prenda, aún más roja, yacería sobre sus castigados senos, ya fláccidos y sin vida.

“El animal, como siempre, había muerto, sacrificado, como tantos otros. Ahora saldríamos de la plaza y detendría a este pervertido acusado de cometer cinco asesinatos a sangre fría.”

16 Comentarios | Escribe el tuyo:

Nosotras mismas 31/10/07 16:57  

Bueno..., a la preguntan de cuanto personajes, solo puedo decir que creo, que uno solo: el narrador, ese animal que se imagina a Marta y a los borrachos, y a los curiosos.

A la pregunta donde están: Creo que físicamente está en su dormitorio, recordando e imaginandose a Marta.


saludos.

Leodegundia 31/10/07 20:19  

Me da la impresión que toda la historia se desarrolla en la imaginación del protagonista que recrea personajes y situaciones que terminan siempre de la misma manera.
:-) Quizás esté equivocada, así que volveré para ver la solución a las preguntas.
Que disfrutes de la ruta artística y gastronómica por esas bellas tierras.

IRIS 31/10/07 23:42  

Hola Adr!!
A ver te cuento, me ha encantado el relato, lo he leído una y otra vez,y al principio pensaba que había un solo autor y que era un policía, que estaba leyendo el diario de un asesino, por el contraste y cambios que haces a lo largo del relato, pero no contenta con esto, lo volví a leer y como bien dice el título del relato me obsesioné con su título y pensé que podía ser que era un chico que estaba en una plaza de toros y estaba contando lo que había hecho el día anterior y lo que tenía pensado hacer a una persona, un detective o policía. Bueno, como no estoy contenta con estas dos conclusiones seguiré leyendo tu relato a ver si se me ocurre algo más. Ains, antes esperaba a que llegara el miércoles para leerlo y ahora hay que esperar al lunes para la solución, que ya me tarda, jajajaja, Bueno, tu ahora disfruta de ese maravilloso viaje!!!! Pasalo muy bien!!! y ya nos contarás el lunes!!
Un saludo majete!!!

Trini 1/11/07 8:52  

Yo creo que es uno. Un personaje, un torero obsesionado con su "arte" que imagina al toro como una hembra a la que seducir y una vez hecho... eliminar.

Un abrazo.
Feliz finde

39escalones 1/11/07 11:10  

Pues yo, siendo más bien neófito en estas cosas, creo que hay tres personajes y dos narradores. Las frases comenzadas con guión son narradas por el pervertido asesino, y las que van entre comillas por el policía. El pervertido rememora su historia mientras ve una corrida de toros; el policía mira al asesino y su voz interior se expresa libremente mientras espera el momento de la detención.
La pregunta es ¿le pondría las banderillas a Marta?
Un saludo.

Belén 1/11/07 11:41  

Si que es una obsesión si...

A ver, yo creo que son dos narradores distintos recreando distintas escenas, la cursiva habla de la muerte de un animal y la normal recuerda de como el narrador conoció a Marta, que trabajaba en el cabaret.

Como soy mal pensada, es posible que el animal que se muere sea Marta? aissss no se si esperaré al lunes :)

Pasalo genial este fin de semana anda!

Besos!

MaRo 1/11/07 17:16  

Parece ser que la historia se desarrolla en la mente del torero.

¿Personajes? Diría que 3:
-Torero
-Marta (toro)
-"Ser omnisciente" que comenta sobre el torero.

De todas formas es bastante liosa la historia :S

JaleoJaputa 2/11/07 14:11  

Bueno, las conclusiones son parecidas y la mía también lo es al resto. Yo opto por pensar que son tres personajes: El policía, el asesino y Marta. Estan en una corrida de toros y el asesino cuenta al hombre que tiene al lado (policia) la historia de Marta (una de las cinco mujeres asesinadas), por la que sintió algo especial, inspirado por la corrida que están presenciando.

unknow 3/11/07 14:21  

si que es un tanto paranoico pero es bonito, y talvez yo no lo he entendido pero me ha gustado, es original

IRIS 4/11/07 20:22  

En fin he releído tu relato de nuevo varias veces, pero creo que mi anterior comentario es el más adecuado , aún así otras conclusiones llegaron a mi mente, entre ellas que Marta era su droga, su obsesión, es decir, que Marta representa las drogas, en este caso esta era especial, podía ser otro nuevo tipo de droga que probaba. No sé, seguiré leyendo a ver que se me ocurre, fijo que la solución es de los más simple, y yo aquí estrujándome el cerebro!!

Otro saludote majete!!

BLOGus 5/11/07 9:50  

A ver... muy claro la verdad no es (hay que ser honesto, no?) pero coincido en que hay dos narradores, el asesino y los policias que matan su tiempo en la plaza y hacen una alusión entre la sangre y el picardías. Sino, no entendí nada. Un saludo

AdR 5/11/07 10:34  

Hola a todo@s.

Gracias por vuestros comentarios. y bienvenid@s a los que pisan "Scriptoria" por primera vez. Ya os dije que el relato no tenía mucho donde rebuscar :) Y la verdad es que 3 de vosotros (Iris, 39escalones y Jaleoputa) han "dado en el clavo" ;)

La historia es simple:
-Hay 2 personajes, o 3, con Marta.
-La letra normal es lo que dice el criminal, la letra cursiva los pensamientos del investigador.
-Un asesino es perseguido por un investigador.
-El asesino entra en una plaza de toros.
-El investigador se sienta a su lado y el asesino le narra su último crimen mientras lo compara con lo que ve durante la corrida de toros.

Como detalle final sólo destacar que el criminal se enamoró de su quinta víctima, Marta. Pero no pudo controlar su obsesión y acabó asesinándola, como a otras 4 mujeres.

Abrazos blogueros ;D

vitruvia 5/11/07 11:38  

AAAAAHHHHHHHH!!!!, llego tarde. Vale, yo iba a decir exactamente lo mismo que tú, jajajajjaa. No cuela, no, bueno, igualmente un beso.

IRIS 6/11/07 0:46  

Ohhhhhhh, acerté!!!, Si al final mi cabecilla va pensar y to!!
Un saludo majete!!

39escalones 6/11/07 9:15  

No creas que el relato tiene poco donde rascar, no se trata de eso, a mi juicio. Quizá las dos voces están muy bien diferenciadas, a lo mejor demasiado. Es posible que mezclando dos voces en una narración uniforme la confusión para el lector fuera mayor y tanto la sensación como la resolución, aunque sospechadas, fuera más efectiva.
Por otro lado, si me lo permites, al final de tu comentario mencionas que el asesino se enamoró de Marta. No soy crítico literario ni nada, pero no me encaja: si de la última se enamoró y la mató igualmente, ¿qué importancia tiene que se enamorara? ¿en qué se diferencia esa muerte de las anteriores? ¿no estaría igualmente enamorado de cada una de ellas? No te hago estas preguntas por criticar, sino para mostrar el tipo de reflexiones que pueden venirle a la cabeza al lector, o a un lector perturbado como yo.
En cualquier caso, me parece interesante la idea.
Saludos.

AdR 6/11/07 11:00  

Ay, vitruvia, llegaste tarde :( para otra vez será :)

Sí, sí, acertaste Iris :) ya sabía que ibas a dar en el clavo.

39escalones, al principio el relato no diferenciaba entre la letra cursiva y la normal, eso lo hacía más enrevesado, claro. Es cierto que en ningún momento el protagonista dice que está enamorado de Marta pero al menos, eso creo, se puede entrever (por la forma tan "adornada y pastelera" que usa al hablar) que Marta era diferente:

Ya lo había hecho con muchas otras pero Marta no era como las demás, con ella era especial

La única importancia que puede tener que se enamorase de ella es que quizás (todo suposiciones :D) fuese más descuidado al "limpiar" la escena del crimen y dejase alguna pista que le indicase al policía dónde encontrarle ;)

Gracias por tus reflexiones y preguntas, son muy interesantes y me han hecho pensar mucho. Eso significa que el relato me quedó más abierto (e incompleto) de lo que pensaba :)

Saludos a todos